23 Ene

Planes para el verano con heladas

Estos días de sol y cielos descubiertos se prestan para disfrutar de estar afuera y no tener que resguardarse de la lluvia, como estamos muy acostumbrados en Bogotá. Sin embargo, para las personas que producen nuestros alimentos, el verano no es la mejor época y tiene graves consecuencias: se pierden cultivos, los productos no crecen como deberían, se presentan heladas, etc.

En el mercado convencional, el verano trae consigo escasés y por ende un alza en los precios de los alimentos. Afortunadamente, si bien el verano no está afectando a todas las familias que cultivan los productos de la Red, debemos estar atentos a las consecuencias que éste puede traer. Nosostros hemos estado monitoreando el tema y nos hemos puesto a pensar mucho en lo difícil que resulta definir hasta dónde van las responsabilidades de cada uno. ¿Quién debería asumir los costos que conlleva un verano largo, si tenemos en cuenta que en La Canasta manejamos precios fijos todo el año? ¿Deberíamos dejar que los productores asuman esos costos ellos solos? ¿Deberíamos ser solidarios como Red y pensar en una “prima de verano” para subir los precios temporalmente?

Como mencionamos antes, en el mercado convencional suben los precios por la reducción de la oferta; esto se presta además para que los intermediarios especulen con los precios, lo que no necesariamente se refleja en ganancias o aumentos de precios para los campesinos. En La Canasta funcionamos como facilitadores de una relación de confianza entre quienes producen y quienes consumen los alimentos. Promovemos el consumo consciente y responsable y la economía solidaria como nuestros ejes de trabajo y es por esto que nos parece de gran importancia introducir este tema con un ejemplo tan concreto como el verano. Por fortuna hasta ahora los estragos que ha causado el verano en las fincas de nuestra red no son muchos, pero los invitamos a que nos envíen sus ideas respecto de este tema a produccion@la-canasta.org.

Jairo y Judith, Mario y Ana y Wilson estaban hoy muy contentos porque la semana pasada llovió en la zona de Silvania y el Boquerón. En Subachoque no ha llovido y han caído un par de heladas que afectaron los brócolis, coliflores y calabacines, pero afortunadamente no ha pasado nada grave aún. El problema con las heladas es que, al estar la tierra menos saturada de agua, se enfría con mayor rapidez dañando la raiz y por consiguiente la planta. Por otro lado cae el rocio congelado que quema las hojas. El riego puede ayudar a mitigar estos efectos, pero no todas las fincas cuentan con esta opción. En Vianí la situación es más complicada, no ha llovido en las últimas 2 semanas y no hay mucha producción, los bananos y el colicero aguantan un poco mejor la falta de agua, pero el plátano dominico no crece y se afecta la producción.

En general, las plantas, al no encontrar suficiente agua, sufren de estrés y la poca agua que logran captar la almacenan para sobrevivir y no para crecer. Las plantas con frutos y hojas requieren bastante agua para que estas crezcan y es por esto que ciertas plantas se ven más afectadas que otras.

En resumidas cuentas, para mitigar los efectos del verano y las heladas es recomendable el riego, y éste es posible si se tienen fuentes de agua naturales (quebrada, etc) o si se hacen reservorios para almacenar agua. Desafortunadamente, no todas las fincas tienen acceso a fuentes naturales de agua o se cuenta con los recursos para hacer los reservorios y es difícil para los productores perder área cultivable para esto.

Les estaremos contando cómo avanza el tema. Por ahora los dejamos con una rica receta para disfrutar esta semana.

Puré de yuca (cayeye)

 


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *