17 Jun

¡Acelgas!!!

Esta semana queremos hablar de las acelgas. Qué decir de las acelgas… Las recibimos bastante seguido en La Canasta, y con su verdor impertinente (ahora rojo también, con la variedad que está llegando) nos desafía desde la caja, como diciendo ¿cómo me vas a cocinar esta vez? ¿qué receta te vas a inventar? En la página tenemos cerca de 15 recetas, ¡el doble que las recetas con espinaca! No sabemos si a ustedes les pasa, pero la espinaca nos complica menos la vida en la cocina, parece más versátil. Tal vez porque se puede comer cruda, mientras que la acelga requiere ser cocida. Queremos que sepan que desde el equipo de La Canasta hacemos todo lo posible por rotar las verduras dentro de la oferta disponible. Pero he aquí que casi siempre hay bastante acelga ofrecida.

La Canasta 2015-06-10 022

Entrados a averiguar por la prodigalidad en acelgas de parte de los grupos productores cada semana, nos contaron varias cosas que nos dan pistas de las razones de su abundancia.

Nos enteramos de que la acelga es una de las hortalizas que da menos trabajo para sembrarla, porque cualquier semilla nace con facilidad, y se adapta a los suelos sin necesidad de abonarlos mucho. Además, no se deja atacar fácilmente por las babosas, a diferencia de otras plantas de la huerta que son muy susceptibles de convertirse en comida para estos animales.

Nos contaron también que algunas personas de la red no conocían su cultivo cuando iniciaron, y que al cosechar las hojas, arrancaban toda la planta. En las reuniones de los grupos productores, en las que circulan muchos saberes en relación con los cultivos agroecológicos, aprendieron que se deben cortar las hojas más cercanas al piso sin necesidad de cortar toda la planta. De esta manera, la acelga esta en producción continua a partir de los 5 meses, con una periodicidad aproximada de 15 días, durante 3 o 4 meses. Esta es otra clara ventaja en su producción. A qué no lo sabían.

Si buscan en internet, van a encontrar los mil beneficios de comer acelga: desde beneficios para los ojos, hasta para el pelo, pasando por su alto contenido de antioxidantes que neutralizan los radicales libres, que aunque suene mal, en este caso neutralizar radicales libres es una buena acción para nuestros cuerpos.

En todo caso, es importante saber que tienen bastante sodio, por lo que se recomienda no agregarles sal. Y tal como sucede con todas las verduras, no hay que excederse en su cocción para que no se pierdan sus cualidades nutricionales. Otra cosa a tener en cuenta: se fermentan fácilmente, así que hay que cocinar las que se van a comer en el momento. Si hay que guardarlas, es mejor que estén crudas, envueltas en papel periódico en la nevera.

Esta semana, la invitación es a experimentar con algunas de las recetas de la página, o con esta que les mandamos hoy. Esperamos que les guste: Receta de Pencas de acelga gratinadas


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *