03 Dic

Agua, territorio y agroecología

La cascada vista desde lejos

La cascada vista desde lejos

Estas últimas semanas hemos estado visitando a los grupos productores. Estuvimos en Vianí, Subachoque y en Silvania. Estos encuentros dan la oportunidad de reforzar el trabajo en red, encontrarnos con las personas que producen los alimentos en el campo, compartir las novedades, logros, propuestas y preocupaciones. En el caso de las visitas a Silvania, aprovechamos también el ofrecimiento de Ana y Mario para visitar la cascada cercana. Se unieron al paseo no sólo otros integrantes del grupo, sino también algunas personas que reciben La Canasta en Bogotá.

Imposible describir la cascada en este espacio, baste decir que para llegar a ella hay que atravesar una montaña tupida de bosque nativo, preservado de la intervención humana, y hermoso como pocas cosas. La cascada aparece de repente, alta, imponente, majestuosa, y con el agua muy muy fría, bajando desde el Sumapaz (lo comprobamos con chapuzón incluido).

Jairo y Judith en la cascada

Jairo y Judith en la cascada

Quisiéramos tener la certeza de que este espacio podrá ser disfrutado en el futuro, y que podrá seguir cumpliendo su rol regulador en el ecosistema de montaña. Sin embargo, penden sobre él muchas amenazas. De hecho, la región del Sumapaz está en la mira de varias empresas para la implantación de explotaciones minero energéticas. Ya han empezado las acciones de exploración petrolera, el intento de intervenciones para la construcción de centrales hidroeléctricas, y el otorgamiento de licencias ambientales para la explotación minera. De hecho, existen varias licencias de explotación en manos de empresas multinacionales, que afectarían toda la región. La avanzada ha sido detenida en gran parte por la resistencia de las comunidades organizadas, que son capaces de entender las consecuencias devastadoras que estas intervenciones tendrían sobre el territorio. Y que son capaces de privilegiar las lógicas de la vida por sobre las lógicas de la acumulación. Ya se han organizado en Fusagasugá, San Bernardo, Pasca, Arbeláez, Sumapaz, Cabrera y van sumando. Está claro que la posibilidad de frenar la locomotora minero energética y permitir la continuidad de la vida en los territorios, se relaciona directamente con los cambios urgentes en los modelos de consumo que tenemos como sociedad. Y también con la apertura e implementación de tecnologías alternativas que nos permitan una vida de disfrutes compartidos, y no de escasez. El tema es que el obstáculo al desarrollo e implementación de tecnologías que respondan a necesidades humanas, y no meramente económicas depende de voluntades políticas, y por lo tanto de relaciones de poder que por el momento no favorecen estas alternativas. Vamos avanzando en el proceso de construirlas, y La Canasta aporta su esfuerzo por demostrar que hay otras formas de vivir y relacionarse con la naturaleza y los territorios. Esperamos que la cascada que visitamos este fin de semana continúe siendo un símbolo de esa posibilidad.

Esta semana, les recomendamos una rica receta de Tortillas de papa con acelga

La Canasta 2014-11-25 054


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *