13 Feb

Algunas novedades en el campo

Históricamente se ha considerado que las ciudades son el lugar donde se encuentra “lo moderno”, “lo civilizado”, el tan mentado progreso. En la misma lógica, el campo ha sido desvalorizado. Las actividades campesinas no han gozado del reconocimiento y la valoración que se merecen, entre otras cosas, por ser las que permiten la provisión de alimentos.

Aportar al cambio de esta concepción es uno de los objetivos de La Canasta. Por eso hacemos un esfuerzo en tender los puentes entre el campo y la ciudad, entre quienes producen y quienes consumen los alimentos. Una de las formas de crear esos puentes es que todas las personas de la red estemos al tanto de las actividades, discusiones y reflexiones que se están dando en los grupos productores.

El grupo productor de La Pradera, Subachoque, acaba de terminar el proceso de reflexión y discusión que desembocó en su conformación legal. Esta decisión implicó muchas horas de reunión analizando el por qué, el para qué y para quién de este paso dado por el grupo. Hubo una reunión con Manuel, un abogado amigo de La Canasta que compartió sus experiencias y planteó los interrogantes fundamentales que debían ser respondidos en el proceso. Hubo una minga de pensamiento con el grupo de estudiantes de la Universidad Nacional que ha acompañado el proceso. Hubo una gran cantidad de reuniones y de trabajo de reflexión. Hoy, el grupo productor de Subachoque es la Asociación Red Agroecológica Campesina. Esperamos que este importante paso dado sea de mucho provecho para el grupo, les abra nuevas puertas y posibilidades, y facilite el trabajo serio y dedicado que vienen haciendo desde que empezaron a reunirse, hace más de dos años.

En Silvania, por su parte, las familias productoras ya tienen planificado su calendario de reuniones quincenales, en las que están previstas actividades varias. El jueves pasado ya comenzamos con la construcción de una especie de estufa ahorradora de leña, o macroondas, como la llaman a veces. Se trata de una caneca, rellena con aserrín apisonado, con un tiraje adecuado que le permite generar calor por muchas horas sin tener que recurrir al uso de leña. Está prevista la socialización del Diplomado en Agroecología por parte de Judith, quien fue elegida para asistir el año pasado y luego compartir los conocimientos con el resto del grupo. En quince días vamos a hacer unas prácticas de cromatografía (en una próxima entrega les contaremos más al respecto), la preparación de bioles, la siembra con curvas a nivel, la preparación del alimento para las gallinas felices, y mil cosas más que tenemos por aprender y compartir. Estas reuniones son también el espacio y la excusa para reforzar la red e ir incorporando a otras personas de la región, especialmente jóvenes, que se van interesando en el tema.

¡Para finalizar, que no nos falte una receta! Ensalada con remolacha y sus hojas


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *