08 Ago

Armando la canasta

¿Se han preguntado alguna vez acerca del funcionamiento tras bambalinas de las cosas o los servicios que hacen parte de nuestra cotidianidad? Es interesante porque cuando lo hacemos, generalmente caemos en cuenta de que no tenemos idea de muchas cosas a nuestro alrededor, ni quién toma las decisiones, ni qué criterios se usan, ni cómo es el procedimiento. Cuando, por ejemplo, vemos en el supermercado un paquete de lentejas que dice “Grano importado”, empacado por tal y cual, no se preguntan, ¿De dónde vienen? ¿Cómo llegaron acá? ¿Las empacan en Barranquilla? ¿Será que vienen en barco? Así vamos acumulando respuestas que nunca podremos comprobar. Para que no pase lo mismo con La Canasta, queremos contarles algunas cosas básicas de lo qué pasa tras bambalinas, y por qué reciben cada semana los productos que reciben.

Como saben, La Canasta cuenta con un equipo de 3 personas. Sabina está encargada de las relaciones con las personas que producen los alimentos. Tiene la responsabilidad de trabajar con ellas y asegurar una provisión semanal de productos. Karen es la encargada de las relaciones con las personas que consumen los alimentos de La Canasta. Es la responsable de comunicarse con ellas, recibir los pedidos y todo lo relacionado con esa tarea. Daniel es el encargado de la logística. Tiene que asegurar que todos los productos lleguen a Bogotá, que estén los empaques necesarios y que las canastas sean distribuidas según las rutas más adecuadas, dependiendo de la cantidad de pedidos, las zonas, y las restricciones de horario. Grosso modo esas son las tareas, aunque seguramente ya sospechan que muchas veces somos “personas orquesta”, cuando las circunstancias obligan.

Mientras seguimos trabajando el tema de la planificación de siembras con quienes producen, armamos La Canasta con los productos disponibles, combinándolos con la cantidad de pedidos cada semana. Buscamos que la canasta de la semana sea balanceada, que haya diferentes tipos de verduras, frutas, etc. Que no se repita lo mismo de semana a semana. Que no haya más de una col por canasta. Que se puedan cocinar platos con las cantidades incluidas. Que el pedido entre los grupos productores sea equilibrado. Que no se pierdan las cosas que están en cosecha. Que no nos pasemos de la cantidad de dinero que podemos poner en productos. Que el pedido a quienes producen se concentre en lo posible por zona geográfica para minimizar los transportes. Que haya diversidad. Que podamos poner una buena cantidad de productos… ¿Responde esto a alguna de sus preguntas sobre el armado de La Canasta? ¡Esperamos que sí! Y les seguiremos contando…

El yacón

En esta ocasión reciben una prueba de yacón. El yacón es un tubérculo como la papa o la yuca, pero se consume principalmente como una ¡fruta fresca! Es una planta domesticada hace varios siglos por los pobladores de los Andes y tiene unas propiedades muy interesantes para la salud, pues almacena esencialmente fructooligosacáridos, una clase de azúcar de pocas calorías y que no eleva los niveles de glucosa en la sangre. Por esto ha venido ganando importancia entre los productos dietéticos y para las personas que padecen de diabetes. ¡Esperamos que les guste!


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *