10 Abr

Buscando alternativas

Hoy en día existen una gran variedad de alternativas para consumir un producto o el otro, y por eso pensamos que es importante detenerse un momento a preguntarse por la relación entre las elecciones diarias y las situaciones que nos generan inconformidad.

Hace unos días vimos una foto de un campesino con una leyenda que decía: “Un día necesitarás un médico, un día necesitarás un abogado, pero todos los días de tu vida necesitarás a un agricultor”. Si bien el mensaje es importante, no necesariamente es cierto pues las transformaciones en los procesos de producción de alimentos están haciendo desaparecer al agricultor y lo han ido reemplazando por la producción industrial. Colombia, afortunadamente, está más lejos que otros países de esta realidad, aunque no le es del todo ajena. Recorriendo las fincas de los productores de la Red de La Canasta nos cuentan sus historias de vida y muchos de ellos han estado a punto de abandonar el campo debido a las dificultades que han encontrado para mantenerse en las actividades agrícolas. Dificultades para transportar los productos, especulación en los precios, imposibilidad de competir con los procesos industriales, son apenas algunos de los factores que los han desmotivado.

Doña Oliva, Jaime y Andrés durante una actividad de la red

Doña Oliva, Jaime y Andrés durante una actividad de la red

Doña Oliva por ejemplo, es una productora de la Red en Subachoque. Hace unos años hizo un curso de transformación de lácteos en el SENA. Su parcela es muy pequeña y con los lácteos puede complementar sus ingresos. Con un grupo de mujeres intentaron organizarse para la producción y comercialización de lácteos, pero la iniciativa no funcionó. Por falta de contactos, de plata, en fin. Doña Oliva llegó por sus vecinos a la Red de Subachoque y allí le dijeron podría participar y comercializar su yogurt si éste venía sin azúcar ni colorante. Para ella participar en la Red es una opción de vida y sus ingresos dependen de lo que comercialice con nosotros.

La realidad del campesino puede tener mucho que ver con las elecciones que hacemos en la ciudad al comprar un producto. Al menos tres veces al día nos preguntamos ¿Qué me voy a comer ahora? La respuesta a esta pregunta, si bien es puramente instintiva y debe responder a la satisfacción de un deseo, también puede ayudar a construir alternativas para generar cambios en el sistema de producción y consumo de alimentos. A la pregunta sobre qué comer cada día se pueden sumar otras: ¿Quién cultiva lo que consumo? ¿Cómo están produciendo los alimentos que consumo? ¿Qué implicaciones tiene el sistema de producción en la vida de un agricultor? En La Canasta creemos que el apoyo a los productores es fundamental y por esta razón trabajamos de la mano con todos ellos. Ofrecemos apoyo en asistencia técnica, los acompañamos permanentemente y definimos los precios en conjunto. Creemos que otra alimentación es posible, y no solo eso, creemos que otra realidad para los campesinos es posible.

Si para ustedes estas reflexiones son importantes y si están de acuerdo con la búsqueda de alternativas: ¡Levanten la mano! comuníquense con nosotros, cuéntenle a sus amigos sobre esta iniciativa y demostremos entre todos que no estamos obligados a mantener un sistema con el que no estamos conformes.

Hoy los invitamos a probar una rica salsa de yogurt y calabaza para untar.


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *