23 May

¿Qué comemos hoy?

Hay algo claro, si nos gusta la buena vida, nos gusta la buena comida. Si en algo tenemos que invertir tiempo y dinero en la vida es en una buena alimentación, recuperar costumbres gastronómicas alrededor de la cocina, disfrutar con las sensaciones de olores, sabores y colores que hay alrededor del alimento, compartir en familia, disfrutar el momento de llevarnos a la boca algo recién preparado, agradecer por tener ese alimento que viene de manos que trabajan con amor, en nuestra mesa.

Con esto queremos decirles, que la buena alimentación no es sólo una suma y resta de nutrientes, es un acto social que afecta positivamente muchas familias del campo, afianza relaciones personales y construye cultura. Nuestra civilización comenzó hace miles de años con la domesticación de las plantas y el fuego para preparar los alimentos. Es decir, la alimentación es lo más cotidiano que tenemos, tan vital como el aire que respiramos.

La vida moderna con su afán ha facilitado que la industria de alimentos nos haya llenado de comidas ultraprocesadas para hacer de la alimentación un acto rápido y superfluo de la vida, generando una falsa tranquilidad en la adición de nutrientes de origen químico. Así, hemos llegado hoy al punto que la gente que vive en el campo no produce su propia comida y en cambio compra en el supermercado, no se cocina en casa sino en restaurantes y sitios de comida rápida en el peor de los casos, poco nos alimentamos con comida fresca y en cambio preferimos la conveniencia de alimentos llenos de calorías vacías listos para consumir. Pero, todavía hay mucho por hacer. Desde La Canasta promovemos que nuestra red de productores produzca su propia comida, en otras palabras fomentamos la soberanía alimentaria. No hay nada más delicioso que cosechar algo fresco de la huerta y comerlo al instante. Esta es la experiencia que queremos reproducir al llevar a tu casa un producto cosechado hace uno o dos días normalmente y que además tiene una historia detrás, buena calidad, sabores profundos, colores vivos y que está lleno de salud y buena energía.

Conociendo esto, ¿cómo organizamos nuestro menú diario? Pensemos en ponerle verdura a todo, experimentemos con nuevas formas de preparación, arriesguémonos a probar de todo. Por ejemplo, se pueden preparar los huevos del desayuno con verduras, saltear verduras y mezclarlas con el arroz de todos los días, hacer moldes al horno con vegetales semejando una lasaña, picar verduras y hacer salsas para untar y picar, apanarlas, hacer chips, si se come carne, mezclar verduras en su preparación. En lugar de salsa boloñesa con carne hacerla con quinua. Comer fruta con el desayuno y en un refrigerio. Tener siempre en la alacena cereales enteros, frutos secos, conservas hechas con ingredientes agroecológicos, nada o poca azúcar, mejor panela o miel, aceites prensados en frío o ghee.

Esta semana, los invitamos a probar un rico Ceviche de yacón o guatila


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


16 May

¿Por qué la alimentación saludable no es una prioridad para muchos?

Cada vez que vemos de cerca cómo las costumbres de consumo de las personas se mueven entre objetos de tecnología, ropa de marca, viajes, licores de marca, comida ultraprocesada, obsequios valiosos, juguetes y regalos para los niños, un buen colegio, vehículos, entre otros, nos preguntamos ¿por qué la alimentación saludable no es valorada como una prioridad? ¿Por qué los menús infantiles ofrecen la comida menos saludable? ¿Por qué no invertimos en la buena alimentación, como la base de nuestra salud?

Lo último que consideramos cuando consumimos es un estilo de vida sostenible y saludable. El mercado de consumo va acompañado de producción de basura constante, de desperdicio, de comida chatarra, de contaminación ambiental. De nuevo nos preguntamos ¿por qué no somos consumidores conscientes?

Te invitamos a reflexionar sobre esto y comunicarlo entre las personas más cercanas a ti, teniendo en cuenta que el consumidor consciente de alimentos:

–   Valora la producción agroecológica u orgánica de alimentos, por ser una forma sostenible de generar trabajo digno en el campo, de pagar un precio justo al productor, de producir alimentos limpios de tóxicos, de mejorar la calidad del aire, el agua y los suelos.

–   Entiende que el precio que se paga por un producto agroecológico valora el trabajo y el tiempo del productor durante el cultivo, cuidado, cosecha, post cosecha y/o procesamiento de alimentos, y que llega al cliente final con poco impacto al medio ambiente.

–   Sabe que un alimento agrícola convencional es en general barato en el mercado porque no se le paga un precio justo al productor y que los grandes comercializadores se quedan con los mayores márgenes al movilizar grandes volúmenes.

–   No negocia el precio del producto por su calidad e impacto sobre la naturaleza y los productores.

–   Comprende que los costos de producir un alimento contaminando el suelo, el agua y el aire los está asumiendo indirectamente el sistema de salud y el medio ambiente, los productores y otros. Pero, nadie en particular está asumiendo este costo. Si éste se incorporara en el valor del producto, sería más costoso un producto convencional que uno agroecológico. Es decir, que el consumidor consciente sabe que está pagando por un alimento que lo mantendrá sano a él, a su familia y al planeta. Es una prioridad en sus valores de consumo.

ALGUNAS SUGERENCIAS PARA UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Tips básicos para que nos alimentemos bien:

1.  Todos en la familia debemos comer frutas y verduras agroecológicas todos los días, los niños siguen las costumbres de sus padres.

2.  No a los ultraprocesados: cereales, jugos, harinas fortificadas, dulces, frituras empacadas, etc. Debemos preferir alimentos integrales y completos.

3.  Comamos en casa o alimentos preparados en casa.


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


09 May

Visitas cruzadas a las fincas

Las últimas semanas han estado bastante movidas para nuestra red de productores. Por un lado hemos tenido ya tres sesiones de capacitación para productores sobre nuestro Sistema Participativo de Garantías. Por otro lado, nuestro equipo de acompañamiento en campo acompañó a todas las visitas de verificación de los productores de ARAC en Subachoque. Y por último se han organizado ya tres visitas entre productores de nuestra red, unos a otros.

Como les hemos comentado en otras ocasiones, dentro de nuestra Red de Mercados Agroecológicos de Bogotá Región diseñamos un Sistema Participativo de Garantías – SPG para hacer seguimiento a los procesos en las fincas y aprender unos de otros. El año pasado hicimos las pruebas piloto visitando algunas fincas y este año nos hemos dedicado a pulir el sistema y a empezar con la implementación. Para esto tuvimos 3 capacitaciones para los productores, así podíamos explicarles de qué se trata el SPG y recibir su retroalimentación para luego hacer las visitas. Lo interesante de estas visitas es que siempre debe ir alguien con experiencia técnica en agroecología, alguien del mercado y preferiblemente otro productor y un consumidor en la medida de lo posible. Esto hace que las visitas no sean únicamente de verificación, sino que se fomente la retroalimentación y la visión desde las diferentes perspectivas presentes. En estas 3 capacitaciones, hemos recibido más de 120 productores de toda la red y las discusiones han sido muy enriquecedores, además que ellos han podido dimensionar la Red de la que hacen parte por intermedio de sus mercados.

En el mismo campo, ARAC, la Asociación de productores de Subachoque con quienes trabajamos desde nuestros inicios, también implementó un SPG hace un tiempo y hace unas semanas se hicieron las visitas de seguimiento. Rosalba, por parte de La Canasta, acompañó al equipo que realizó las visitas y pudo ver los avances y estado de los cultivos en las fincas de los asociados de ARAC. Esto es clave para nosotros por la confianza que nos tienen y para retroalimentarlos como sus clientes.

Por último, como también les hemos contado antes, nuestra red de productores ha estado organizando visitas cruzadas entre productores de la red. Así, en diciembre fueron miembros de las fincas de Silvania, de Subachoque y de Bogotá a visitar las fincas en Usme. Productores de Silvania también han ido a visitar fincas en Subachoque y la semana pasada un grupo de Subachoque, doña María y doña Anaís de la zona rural de Bogotá fueron a visitar las fincas de Ana y Mario y de Judith y Jairo en la vía a Fusa. Estas visitas han dado no solamente para que hagan planificaciones de siembra conjuntas y para aprender unos de otros sino también para fortalecer la red para cualquier actividad que se quiera emprender en el futuro. ¡Desde el equipo de La Canasta celebramos todas estas actividades de los productores!

Esta semana, te invitamos a probar un rico Molde de papa y calabacín gratinado


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


02 May

Reflexiones sobre el Día del Trabajo

Ayer, primero de mayo, día del trabajo, decidimos trabajar recibiendo los productos de las fincas y empacándolos para podérselos llevar a sus casas hoy dos de mayo. Fue una decisión consensuada con todas las personas que dedicaríamos nuestro festivo a trabajar, celebrando así el día del trabajo. La verdad que no fue muy complicado consensuar esto, nadie se opuso a la idea de trabajar en este día. De cualquier manera, aprovechamos este espacio para agradecer a todas las personas que con su trabajo hacen que La Canasta sea una realidad. La gran alegría para compartir en un día como este es que el trabajo en La Canasta puede ser pesado y complicado por momentos, pero hacemos lo posible por hacerlo con la mejor actitud y afortunadamente el equipo de trabajo se ha fortalecido no solo en lo laboral sino también en lo personal y nos apoyamos y procuramos aprender unos de otros afianzándonos cada vez más como equipo.

Claramente, una cosa es el equipo aquí en Bogotá y otra cosa son todas las personas en las fincas. Afortunadamente nuestra red de productores es como una gran familia y cada vez se tejen más lazos solidarios entre todos. El día de hoy, un grupo de Subachoque, un par de Usme, y Rosalba de nuestro equipo estarán visitando la finca de Jairo y Judith en Aguabonita, vía a Fusa. Ya hubo una visita de está índole hace unos meses en Usme y ahora se retomarán temas de coordinación entre los diferentes grupos, se recorrerá la finca para compartir experiencias y aprender unos de otros y seguramente compartirán unas enriquecedoras horas juntos hablando sobre agroecología, la vida en el campo y la manera de hacer la labor campesina una posibilidad real de subsistencia en condiciones de buen vivir.

Para todos es claro que sin el campo y sus campesinos, las ciudades serían insostenibles, pues dependemos de su trabajo para alimentarnos. Lamentablemente, en general, por lo menos no en el mercado convencional, queremos conseguir alimentos cada vez más baratos lo cual representa un reto grande, pues esto va en contravía de la idea de garantizar un buen vivir por medio la labor campesina. Y precisamente esta es una de las razones de ser de La Canasta y agradecemos a todos los comensales que apuestan por este modelo que dignifica el trabajo campesino.

Afortunadamente, nuestra red de productores se fortalece cada vez más y encuentra cada vez más maneras de trabajar solidariamente. Para no ir más lejos, el domingo pasado tuvimos una minga de siembra en Subachoque, donde mientras unos trasplantaron matas de mora, otros cocinamos y otros prepararon la tierra para sembrar hortalizas al final del día. Se logró avanzar mucho en la siembra con el trabajo cooperativo de todas las personas que participamos, de otra manera los resultados serían menores. Pronto habrá más posibilidades de retribuir el trabajo en otras fincas y así cooperar entre varios para facilitar procesos que cada familia no lograría avanzar en solitario tan ágilmente.

Esta semana los invitamos a probar una receta de Raviolis con salteado de orellanas


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


25 Abr

Noticias de nuestra red de productores

Este último par de semanas han estado llenas de actividades especiales en la red de fincas. Desde mingas de trabajo en Usme y Subachoque hasta visitas a las fincas como parte del SPG de ARAC y reuniones de capacitación para el SPG de la Red de Mercados.

La semana pasada hubo una minga en la finca de Anaís en Usme para hacer un preparado para los cultivos. Lamentablemente, don Edgar, quien iba a llevar parte de los insumos tuvo una calamidad familiar y la actividad tuvo que cambiarse por preparar camas para siembra y colgar arvejas para que siguieran creciendo. También se le hizo seguimiento al cultivo de tomates que ha respondido mejor de lo esperado pese al frío clima de la zona. Este domingo que viene habrá una minga de siembra en Subachoque, si alguien quiere acompañarnos, comuníquense.

Por otro lado, en las últimas semanas se adelantaron las visitas rutinarias del Sistema Participativo de Garantías de La Asociación Red Agroecológica Campesina de Subachoque – ARAC. En compañía de Rosalba por parte de La Canasta y un pequeño grupo de asociados de ARAC, se visitaron todas las fincas de la Asociación y se llenaron los formatos de seguimiento dispuestos para esto. Estas visitas permiten ver avances, identificar problemas, anticipar tiempos de cosechas para procurar estar preparados para comercializar los productos y cruzar información con otras fincas, etc. Se visitaron en total 26 fincas.

Siguiendo en el tema de los SPG les contamos que tanto el viernes y lunes pasados tuvimos unas muy interesantes y concurridas jornadas de capacitación para productores en nuestra nueva sede. Fue el primer evento masivo que organizamos aquí y seguimos confirmando que la decisión de compartir casa con otros mercados fue una excelente opción que abre cada día más posibilidades para todos. Durante las capacitaciones, además de explicarles a casi 100 participantes de todos los mercados de la Red de Mercados Agroecológicos de Bogotá Región, se generaron interesantes discusiones sobre la agroecología entre otros temas, hubo intercambios de semillas y de datos entre productores, procesadores y mercados, se compartió comida de diferentes fincas y se vivió un excelente espíritu de cooperación entre todos.

Algo interesante que pudimos oir por aquí y por allá en los pasillos fue que varios estaban impresionados con la magnitud de esta Red de la que han hecho parte ya por un tiempo muchos de los asistentes. Estos encuentros son siempre gratificantes y nos dan la energía necesaria para seguir remando contra la corriente para promover la agroecología y la economía solidaria.

Esta semana, les recomendamos Pepinos de guiso rellenos


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


11 Abr

Cada vez más cooperación

Como muy probablemente saben por otras comunicaciones de nuestra parte en las últimas semanas, desde hace poco más de un mes nos mudamos a una casa en donde compartimos con otras organizaciones afines espacios de bodega, empaque y oficinas. Las sinergias que se están construyendo han ido sobrepasando las expectativas que teníamos. Todas las organizaciones que compartimos la casa veníamos con nuestros procesos y herramientas con las que funcionábamos y estar en un solo lugar ha permitido que trabajemos más eficientemente cada uno, apoyándonos en las herramientas de todos y aprendiendo de los procesos de los otros también.

En la casa estamos trabajando cuatro mercados diferentes, un cocinero y una fundación con trabajo de construcción de tejido social en barrios de escasos recursos de Bogotá. El espíritu de la casa es cooperar y trabajar solidariamente. Día a día vamos aprendiendo de lo que vemos del trabajo de los otros, operamos más cómodamente usando las herramientas los unos de los otros y evaluamos procesos y proyectos que podemos compartir o emprender en conjunto, además de tener ahorros en costos, que era desde un principio lo más evidente.

También les habíamos contado hace unas semanas sobre el trabajo en red de varios de los productores y productoras con quienes trabajamos en el campo. Hace unas semanas se hizo una planificación de siembras combinada entre productores de Usme, de Silvania y de Subachoque. Esto fue también más allá y hoy recibimos un bulto de semillas de papas nativas que compraron para compartir entre los de Usme y los de Subachoque. Nos da mucha alegría que La Canasta pueda ser la facilitadora de esta Red entre el campo y la ciudad, que es como siempre nos hemos entendido. Y nos alegra aún más que esta red se esté ampliando y que otros mercados, sus productores y productos puedan interactuar y generar sinergias positivas para todos.

Si bien los niveles de ventas han dejado mucho que desear en el último año, vemos un panorama muy positivo y lleno de oportunidades. Claro está que nos tocas seguir trabajando duro para volver a distribuir más canastas, pues ha habido una baja considerable. Muchas veces hemos oído que las crisis son oportunidades para replantear y mejorar y esta vez parece que lo estamos viviendo en carne propia. Paradójicamente, estamos en un momento complicado en términos de sostenibilidad del proceso, pero sentimos que la Red que hemos ido construyendo es más robusta que nunca y tiene mucho potencial para seguir haciendo este trabajo y acercando al campo y la ciudad de manera solidaria.

Esta semana, prueba unos deliciosos Panqueques de papa y espinaca


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


04 Abr

La cúrcuma

Esta semana nos llega cúrcuma en raíz para algunas canastas. Esta cúrcuma nos la manda Juan Miguel, un chileno exiliado en Colombia hace varios años. Juan Miguel vive en Yopal, Casanare, donde tiene su cultivo de cúrcuma y sábila principalmente. Después de varios años de trabajar en cooperación y de promover la agroecología y el desarrollo rural con comunidades indígenas y campesinas en Putumayo y Caquetá principalmente, estableció sus cultivos y en esta ocasión recibimos un poco de la cúrcuma de su finca y la compartimos con ustedes.

La cúrcuma es un alimento con muchas bondades, entre las cuales enumeramos algunas a continuación.

1. La cúrcuma ha demostrado que mata las células cancerosas e incluso inhibe su multiplicación

2. Es una forma natural para la prevención y tratamiento de la diabetes

3. La cúrcuma es depurativa y nos ayuda a eliminar toxinas y metales pesados del organismo

4. El extracto de cúrcuma puede ser una alternativa natural a los antidepresivos

5. Ayuda a regenerar las células del hígado y tiene efecto hepatoprotector

6. La cúrcuma es un remedio natural y efectivo para los procesos inflamatorios y dolorosos como la artritis

7. Estimula a nuestro sistema inmunológico

8. Ayuda a perder peso, por lo que puede ser un complemento en las dietas para adelgazar

9. Cuida del buen funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular

10. Favorece la función cognitiva

¡Y lo mejor de todo es que es un alimento que da un sabor delicioso y mucho color a las comidas!

La cúrcuma, también conocida como azafrán amarillo es uno de los ingredientes principales del curry de la India.

En ocasiones es utilizada para reemplazar el azafrán, pues el costo de ambas no tiene comparación. Recomendamos su uso de manera gradual, en especial para quien nunca haya cocinado con ella, pues si se usa mucho, puede dar un sabor un poco amargo a las comidas.

Si la quieres consumir con fines medicinales principalmente, se recomienda usarla al final de la cocción, pues sus propiedades se mantienen mejor de esta manera.

Esta semana, los invitamos a probar unas ricas Lentejas con cúrcuma


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


21 Mar

La relevancia de la agricultura familiar

La semana pasada asistimos a un gran evento organizado en Cali por Uniminuto y por el Parque Científico de Innovación Social de la Corporación Minuto de Dios, con el apoyo de la FAO, el IICA y la Red Nacional de Agricultura Familiar. El TEC 2018, Jornada Internacional de Innovación Social, como se llamaba el evento, fue un evento donde confluimos una diversidad de experiencias relacionadas con el agro, la agricultura familiar, la agroecología, la academia, organizaciones de incidencia política, campesinos y campesinas y personas con diversos vínculos con estos temas.

Uno de los objetivos principales a los que se quería contribuir es sobre cómo contribuir y dar herramientas innovadoras aplicadas para fomentar y apoyar la agricultura familiar en el país. Se hizo mucho énfasis en la relevancia de la agricultura familiar y en el hecho que ésta manera de producir alimentos es más eficiente que la agricultura de monocultivos. No entraremos en detalles de esto, pero para quien quiera, el jueves pasado salió una entrevista al Profesor Álvaro Acevedo al respecto en El Espectador (www.elespectador.com/economia/por-que-es-importante-la-agricultura-familiar-articulo-744643). El reto, claro está, es cómo lograr asociatividad entre varias pequeñas producciones y de esta manera poder competir en igualdad de condiciones con las grandes plantaciones, pues desarticuladamente es imposible hacerlo, pues los costos de logística y coordinación lo dificultan.

A nosotros nos invitaron para compartir nuestra experiencia de La Canasta específicamente como una alternativa usando innovación en Tecnologías de la Información y la Comunicación para el apoyo de la agricultura familiar. En nuestra charla expusimos el modelo de comercialización de La Canasta en general, haciendo énfasis en el uso de las TICs dentro de nuestra operación. Claro está que la innovación social no está únicamente en las tecnologías que se apliquen, como por ejemplo la página web de La Canasta, sino que las tecnologías son únicamente las herramientas que se utilizan dentro de una propuesta para lograr un objetivo. En nuestro caso, vender mercados por una página web es algo que hace 7 años fue en efecto relativamente innovador, pero la virtud de La Canasta es que no vendemos mercados para generar márgenes para nuestra organización, sino como una herramienta para acercar a familias campesinas cultivando con comensales en la ciudad, de una manera solidaria. La tecnología posibilita que podamos programar siembras, tener menos desperdicios y lograr comunicaciones más eficientes por un lado, pero por otro lado nos permite contar las historias del campo y entregar no solo un mercado sino una caja llena de vida y de trabajo realizado por campesinos y campesinas de los alrededores de nuestra ciudad.

De cualquier manera, pensamos que vamos por buen camino, pero debemos seguir uniendo fuerzas con otros para garantizar mejores condiciones para la agricultura familiar. En la medida que podamos seguir innovando para tener más relevancia en el mercado y tender lazos con más familias campesinas con modelos solidarios, podremos avanzar para tener un país mas equitativo.

Esta semana, les recomendamos una refrescante Limonada de curuba


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


14 Mar

Soplan nuevos vientos

Los últimos días han sido de soles intensos y vientos fríos en Bogotá y sus alrededores. Clima fuerte para los cultivos, como se podrán imaginar, pues las diferencias en temperaturas y los vientos hacen que las plantas deban adaptarse a estos extremos. Pero las plantas son resilientes, en especial aquellas de cultivos agroecológicos, que como nos ha demostrado la experiencia, responden mejor a condiciones adversas pues no son variedades únicas en grandes áreas sino más bien muchas variedades de plantas que se asemejan más a ecosistemas biodiversos.

Pero en este caso no estamos refiriéndonos a los vientos que soplan en los cultivos sino a los que soplan dentro de nuestra organización. Como les hemos comentado en otras ocasiones últimamente, La Canasta está uniendo esfuerzos con otros mercados similares. Es así como desde esta semana estamos trabajando en una nueva locación. En compañía de Jero el Granjero, Sembrando Confianza y Semilla Andina, nos mudamos a un nuevo centro de operaciones, donde compartimos bodega, lugar para empaque y oficinas.

Esperamos que esta nueva etapa sea provechosa para todos y tenemos la confianza que así será. Con toda seguridad podremos aprender los unos de los otros y reforzar nuestras actividades. Por el momento podemos contarles que la disposición de todos a cooperar es grande. Esperamos que día a día podamos reforzar más los procesos de cada uno y que podamos sumar los esfuerzos individuales que hemos venido haciendo y que en vez de duplicar esfuerzos logremos obtener más resultados con esfuerzos combinados.

De entrada podemos decirles que en cuanto a espacio físico e infraestructura de trabajo, ahora contamos con mejores condiciones para poder preparar sus mercados más cómodamente y esperamos que esto se vea reflejado en las canastas que están recibiendo hoy.

Seguramente nos tomará un par de semanas acoplarnos al nuevo espacio y empezar a cooperar en diferentes frentes de trabajo, pero ya hay mucho terreno ganado y la cercanía física que nos brinda el nuevo espacio de trabajo compartido, junto con la cercanía en principios que todas las organizaciones compartimos, nos permitirán seguramente fortalecernos a cada unas de las organizaciones por su parte y a todas en conjunto. Les iremos contando hacia donde nos van llevando estos nuevos vientos.

Esta semana, nuestra amiga Pilar nos comparte una de sus ricas recetas: CURCURUBITA. ¡Muchas gracias Pilar¡


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


07 Mar

Compartiendo

Los últimos meses han estado caracterizados por varios esfuerzos de nuestra parte por cooperar con otros y compartir en el mejor sentido de la palabra. Por un lado hemos avanzado mucho en nuestro trabajo en la Red de Mercados Agroecológicos de Bogotá Región, donde hemos trabajado en varios temas, dentro de los cuales cabe resaltar el Sistema Participativo de Garantías que diseñamos y estamos implementando actualmente. Este sistema nos permite hacer visitas periódicas a las fincas de todos los productores de nuestros mercados, para poder asegurar que las prácticas que se están implementando están basadas en la agroecología como hemos acordado previamente. Con esta y otras iniciativas en las que estamos trabajando juntos, damos pasos adelante en la cooperación entre los varios mercados que conformamos esta red.

Por otro lado, las noticias son buenas en cuanto a nuestro nuevo centro de operaciones. En estos días estaremos mudándonos a una casa que compartiremos con otros mercados amigos de La Canasta, específicamente Jero el Granjero, Sembrando Confianza y Semilla Andina. Esperamos que compartir este espacio físico nos ayude a estrechar lazos y seguir en nuestros procesos de apoyo mutuo para fortalecernos todos. Esperamos poder invitarlos prontamente a que conozcan nuestra nueva sede y también esperamos poder organizar eventos y encuentros entre productores y comensales para dinamizar más esta red.

Desde esta nueva sede seguiremos funcionando de la misma manera que cada uno de ustedes conoce y a medida que haya cambios que impacten los procesos a los que ustedes están acostumbrados, les iremos informando.

La semana pasada tuvimos también una visita coordinada por la fundación FUCAI, de un grupo de promotores indígenas de la Amazonía Colombiana, Brasilera y Peruana. Nuestros visitantes han trabajado últimamente en siembras de diversas variedades de productos en sus comunidades y los directivos de FUCAI nos pidieron que les compartiéramos nuestra experiencia de comercialización. Unos de los puntos que resaltamos fue el tema de la asociatividad y por eso fuimos con ellos a conocer la experiencia asociativa de ARAC en Subachoque, quienes compartieron también sus experiencias. El cierre del día fue en Subachoque y hubo un intercambio de experiencias e invitaciones de todas las partes a mantener los vínculos establecidos y reafirmarlos cuando haya oportunidades para esto.

Por lo pronto, solamente podemos decir que estas iniciativas de compartir generosamente nos han dado muy buenos resultados y sentimos que nuestros lazos son cada vez mas fuertes, cosa que estamos seguros que nos servirá en el futuro lejano y no tan lejano.

El fin de semana hicimos una rica Sopa de cebada con verduras en leña


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!