06 Sep

Cooperación con otras iniciativas

Tal como les hemos contado en diversas ocasiones recientemente, en los últimos meses le hemos apostado a sumar esfuerzos con varias iniciativas con trabajo y principios afines a La Canasta. De esta manera, hemos dado pasos para hacer más eficientes muchos de los procesos que realizamos, por medio de unir esfuerzos con otros que realizan procesos similares, por ejemplo. Previamente les hemos contado sobre la recientemente constituida Red de Mercados Agroecológicos de Bogotá, de donde han surgido muchas sinergias como por ejemplo hacer pedidos en conjunto para bajar costos de transporte, realizar eventos juntos, etc. Un aspecto importante de la colaboración que estamos reforzando es el de podernos apoyar mutuamente con nuestras respectivas redes de productores. Sin ir más lejos, doña Anaís y las otras fincas de nuestra Red ubicadas en la zona rural de Usme, están sacando las deliciosas papas nativas que hemos estado mandando las últimas semanas. Desafortunadamente, las últimas semanas no han brillado por la cantidad de pedidos que hemos recibido, haciendo que no podamos pedir las cantidades que nos ofrecen. Afortunadamente hemos podido ofrecerles estas papas cornetas y bandera a otros mercados para que las ofrezcan a sus comensales también, diversificando ellos su oferta y pidiendo nosotros mayores cantidades a las familias de nuestra Red para que no se pierdan estas ricas papas.

Por otro lado, en los últimos meses conocimos a un colectivo llamado Con la cuchara no se juega. Hemos tenido un par de encuentros y charlas con ellos para ver cómo podemos apoyarnos mutuamente y hace unos días se acercaron a nosotros con varias propuestas para trabajar conjuntamente. Es reconfortante recibir este tipo de propuestas concretas y poder empezar a soñar más en grande.

Por lo pronto empezaremos con una de las tareas que tenemos pendientes hace un tiempo que es la de organizar visitas a fincas de nuestra Red. Estas visitas son espacios increíbles para fortalecer esta Red entre comensales y productores, aprender mutuamente y lograr ponernos en los zapatos de los otros para comprender mejor las necesidades y restricciones de ambas caras de la moneda. Cada vez que hemos visitado alguna finca con más comensales, la satisfacción de todas las partes es muy grande y las ganas de volver son inmensas.

Sin la colaboración ofrecida por ellos, y dados los varios frentes de trabajo que tenemos, seguiríamos postergando estas visitas, así como otras actividades, por falta de tiempo principalmente. Afortunadamente nos darán una mano y les anticipamos que estaremos invitándolos pronto a que nos acompañen a visitar alguna(s) de las familias que producen los alimentos que llevamos a sus casas semana tras semana.

Esta semana, los invitamos a probar un Puré de papa bandera con espinaca y queso


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


02 Ago

Reconectando con la savia

La savia es el “líquido que circula por los vasos de las plantas” es la que da la energía a las células de la planta, es un elemento vivificador. Una alimentación basada y rica en plantas nos hace sentir mejor, más saludables. Además, consumir plantas que han sido cultivadas, cuidadas y cosechadas con amor, dedicación y de una forma sostenible con el medio ambiente da otro valor agregado a nuestra alimentación. Una alimentación basada en plantas, es aquella que es enriquecida con variedad de frutas, vegetales, tubérculos, granos, legumbres. Desde la ciudad es muy poco el contacto que tenemos con el ciclo de vida de las plantas, y todo lo que implica en términos de su siembra, su cuidado, su cosecha, su transporte, de los recursos naturales que requieren las plantitas y aquellos recursos humanos como son las horas de trabajo, el involucramiento emocional, la organización entre las familias y las comunidades, que son vitales para que el alimento pueda llegar a nuestras mesas.

Pensar en los ciclos y recorridos de las plantas que consumimos nos permite hacer conexiones. A veces estamos desconectados de nuestro ser, nuestro cuerpo, nuestro territorio, nuestro entorno, de las otras personas que no hacen parte de nuestro círculo social estrecho. Esta desconexión no nos permite tener una visión compleja de nuestro mundo y de entender las conexiones ocultas que hay entre nosotros y los otros humanos y no humanos. Es por esto que, a partir de conectarnos con nuestro alimento, buscando conocer sus nutrientes, sus propiedades en nuestro cuerpo, su procedencia, los ecosistemas aledaños del lugar donde lo cultivan, conociendo a las personas que lo cultivan y la forma como lo hacen, y a las personas que dedican el tiempo para hacernos llegar el alimento, empezamos a entender que todos los medios de vida y el destino de toda clase de seres, elementos y entidades en este planeta están totalmente conectados.

Hoy les hacemos una invitación para que adopten una planta, preferiblemente que sea alimenticia. Qué sucede con su semilla, cómo es, cuándo es el mejor momento para sembrarla, cuáles son los cuidados que requiere, cuánta agua, qué suelo, poco sol, mucho sol. Una vez que nace la plántula cómo la trasplanto, cuál es el mejor momento, qué luna. Cuándo estará lista para cosechar, cuándo la coseche cómo la preparo para aprovechar sus nutrientes al máximo. Qué experiencia han tenido otras personas cultivando esa planta, qué secretos y sugerencias tienen. Algunos pensaran, y bueno… “yo vivo en Bogotá en un apartamento sin balcón, sin terraza”, pues ahí está el reto de aprender, de explorar, experimentar y de conectar ideas, prácticas y saberes que nos permitan, aunque sea tener una planta de albahaca, que además de darle muy buen sabor a nuestros platos, es muy buena para cosas como el dolor de cabeza. Esperamos que puedan reconectarse con la savia, con ese elemento vital de las plantas.

Nuestras amigas del Colectivo Savias y Sabias nos invitan a los talleres en el Jardín botánico los próximos fines de semana, en nuestra página encontrarás más información al respecto.

Del Colectivo, hoy una recomendación para hacer un rico jugo verde: Batido vegetal “frescura vital”


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


12 Jul

Los precios solidarios de La Canasta

Uno de los temas de mayor sensibilidad dentro de nuestro trabajo es el de los precios que se pagan por los productos a las personas que los cultivan en el campo. Uno de los tres pilares de La Canasta es La Economía Social y Solidaria, lo cual entre otras cosas y en pocas palabras quiere decir que en nuestra red se compran los productos a precios justos para quienes los cultivan y también se venden éstos a precios igualmente justos a los comensales. En la práctica, por un lado, alrededor de un 70% del precio que recibimos por la venta de las canastas va directamente a pagar a los campesinos por sus productos, y por otro lado, los precios de los productos no están regidos por las leyes de la oferta y la demanda y del mercado, sino que se fijan en común acuerdo con los productores.

Los precios de los productos se fijan de acuerdo a los costos de producción, asegurando que éstos permitan que las personas que cultivan los productos puedan vivir en condiciones de vida digna, gracias a su labor campesina. El acuerdo es que cada vez que las condiciones cambian (por ejemplo cada año con la inflación), se revisan los precios y se establecen los incrementos o rebajas a éstos. Este proceso se realiza siempre en común acuerdo y con la participación de productores, comensales y el equipo de La Canasta en nuestra Asamblea anual Desde hace unos meses, cuando fijamos los precios para este año, quedó en el tintero la idea de unificar los precios pagados por cada producto a todas las fincas. Hasta ahora, cada finca maneja un listado de precios específico y si bien las variaciones de éstos no eran grandes entre finca y finca, si había ciertos productos que se pagaban diferente. Rosalba, la persona de nuestro equipo encargada de las relaciones con las fincas, en conversaciones con la mayoría de las personas en las fincas, propuso unificar los precios de cada producto para todas las fincas.

De esta manera, el sábado pasado nos reunimos con representantes de todos los grupos de productores para discutir sobre ésto y sobre temas de planificación de siembras. En consenso total decidimos revisar y unificar los precios de todos los productos. Entre las personas reunidas, en especial los productores, decidimos bajar ciertos precios para ser aún más competitivos con nuestras canastas. Los cambios no fueron radicales, pero eventualmente verán más productos que lo acostumbrado en sus canastas en las próximas semanas. La apuesta es incrementar las ventas para sacar más volúmenes.

Paradójicamente, en una visita a la plaza de Paloquemao este fin de semana nos sorprendió que los precios de muchos de los productos estaban bastante altos allá, incluso por encima de los precios de La Canasta, lo que no es lo habitual. Las ventajas de los precios fijos y de la economía solidaria para los comensales…

Esta semana, sugerimos una rica preparación: Casquitos de papa criolla dorados


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


14 Jun

La satisfacción de trabajar colectivamente

Si recibieron canasta la semana pasada o si nos siguen en Facebook o Instagram, posiblemente sepan que el sábado pasado tuvimos el muy esperado Lanzamiento de nuestra nueva Red de Mercados Agroecológicos de Bogotá-Región. Fue un evento que preparamos durante varios meses y para el que fuimos trabajando poco a poco entre todas las iniciativas que componemos esta Red.

Una de las razones para establecer esta Red fue el objetivo de sumar esfuerzos y tener mayor incidencia y alcance entre todas las iniciativas, en vez de seguir como veníamos, donde cada una hacía grandes esfuerzos para lograr llegar al mayor número de personas posible. Muchas de las personas involucradas hemos venido remando contra la corriente desde hace varios años y si bien hay muchas satisfacciones, los logros tienden a ser más bien pequeños comparados con los esfuerzos invertidos.

En este caso, desde la perspectiva de La Canasta, y posiblemente de las personas que lideran los otros mercados o iniciativas, consideramos que con esfuerzos mucho menores a los habituales logramos tener un alcance grandioso. Cuando estábamos organizando el evento, y teniendo en cuenta experiencias anteriores, por momentos creímos que éste iba a ser un buen espacio para juntarnos los allegados a los mercados, las personas que hacen ya parte de cada una de las redes y un par de visitantes más. Pero para nuestra sorpresa llegó el sábado en la tarde y empezaron a llegar visitantes. Muchas de las actividades que teníamos pensadas se diluyeron, porque la asistencia nos desbordó a organizadores y al mismo espacio físico que se quedó pequeño para recibir cómodamente a tantos visitantes. ¡Qué alegría!

Los resultados excedieron nuestras expectativas. Esto nos da mucha energía y nos impulsa a fortalecer estos vínculos para entendernos como aliados más que como competidores, un punto que no nos cansaremos de remarcar.

Para quienes hayan podido ir al evento, esperamos que hayan conocido a algunos de los productores que estaban representando a La Canasta y a otros mercados. Tuvimos la fortuna de contar con la compañía de doña Anaís y doña Alejandrina de Usme, de don Pedro y don Orlando de Subachoque, de Jairo de Aguabonita, de don Jorge de Vianí, entre otras muchas personas allegadas a La Canasta. Fueron ellos quienes nos representaron en nuestro stand, pues con la gran acogida del evento, nos tocó dejarlo solo para colaborar en la zona del mercado de productos de todas las iniciativas. Y en últimas, ¿quiénes pueden representar mejor a La Canasta que las propias personas que cultivan los alimentos que enviamos a sus casas cada semana?

Por lo pronto seguiremos trabajando en los otros proyectos comunes de esta gran Red. Seguiremos reportándoles sobre los avances de nuestro Sistema Participativo de Garantías, que es uno de sus grandes apuestas a corto plazo.

Esta semana, un fresca idea: Yogurt natural con miel y frutas


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


07 Jun

Cooperanado mas que compitiendo

En 2016, y luego de varios años de trabajo solidario, los promotores de varios Mercados Agroecológicos, constituimos la Red de Mercados Agroecológicos de Bogotá-Región, que actualmente vincula a más de 10 iniciativas con valores afines.

La Red de Mercados Agroecológicos de Bogota Región es un espacio que promueve el consumo responsable, el comercio justo, la economía solidaria y que por medio del trabajo articulado promueve el fortalecimiento de la agricultura ecológica local. La Red vincula alrededor de 2.000 familias practicando consumo responsable, cerca de 200 familias que hacen producción agroecológica y a un grupo importante de colaboradores.

Como red, nos une la idea de que la cooperación puede más que la competencia, así como de que los retos y expectativas, comunes a cada uno de los mercados integrantes, se pueden desarrollar en colectivo, con resultados más sostenibles.

Hemos avanzado creando un marco propio de indicadores de sostenibilidad para evaluar nuestros mercados y para planear nuestro fortalecimiento.

Hemos compartido productores, compradores, y nos hemos apoyado en actividades divulgativas.

Estamos creando nuestro propio Sistema Participativo de Garantías, un gran espacio pedagógico que pretende construir un lenguaje común y práctico, de conceptos como la agroecología, el consumo responsable, el comercio justo, la economía solidaria y local, pero que también busca mejorar la calidad de nuestros productos y el servicio que ofrecen nuestros mercados.

Tenemos también otros proyectos en común, que buscan beneficiar no solo a los mercados, sino también a productores y comensales, sobre los cuales les informaremos gradualmente.

El próximo sábado 10 de junio, celebramos el Lanzamiento de esta Red. Nuestro evento de lanzamiento es un encuentro entre productores y comensales en donde contaremos con un mercado orgánico y solidario, música, exhibición y trueque de semillas, degustaciones, actividades para niños y otras actividades para toda la familia.

Esperamos nos acompañen con su familia, para que puedan conocer o reencontrarse con los productores cultivan los que llevamos a sus casas cada semana, para que conozcan la red, los mercados agroecológicos que la integran y que sigan apoyando este esfuerzo colectivo por construir sistemas agroalimentarios sostenibles.

Fecha: Sábado 10 de junio

Lugar: Impact Hub Calle 69 No. 6-20

Horario: 2:00 pm a 6:00 pm.

Facebook: www.facebook.com/RedMercadosAgroecologicosBogota

Esta semana, te invitamos a probar la receta de Quinua con vegetales y cubio


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


31 May

Visita a Wilson y familia

Este sábado que pasó, tuvimos la fortuna de ir a visitar a Wilson y su esposa Mélida en su finca en El Boquerón. Esta visita hace parte de las pruebas piloto de nuestro diseño del Sistema Participativo de Garantías (SPG). En ocasiones previas les hemos contado sobre nuestra iniciativa de cooperación con otras iniciativas afines a La Canasta en la ciudad, de La Red de Mercados Agroecológicos de Bogotá Región.

Una de las primeras iniciativas en las que estamos trabajando en esta red es el diseño de un SPG que nos permita “certificar” el trabajo que se realiza en las fincas. La idea es que en vez de contratar una certificadora externa que ponga un sello de orgánico a los productos o las fincas, nosotros mismos certifiquemos esto, desde una perspectiva más constructiva para las fincas. De esta manera hemos venido diseñando los procesos para hacer las visitas a las fincas para “certificarlas”. A estas visitas deben ir idealmente al menos otro productor o productora, alguien de la organización y un comensal. De esta manera se pueden tener en cuenta todas las perspectivas que participan en el ciclo agroalimentario durante la visita.

El diseño y las pruebas de este SPG lo está liderando Sonia, estudiante de Ingeniera Agroecológica de la Uniminuto, uno de los miembros de nuestra Red. Sonia ha venido realizando talleres y unificando e implementando todas las decisiones que hemos tomado los miembros de la red durante los talleres.

En este orden de ideas, a la visita de este sábado fuimos dos personas del equipo de La Canasta, Sonia y una comensal de La Canasta. Llegamos a El Boquerón en la mañana, donde nos encontramos con Wilson para que nos llevara a su finca. No estaba claro si tendríamos que subir a pie o podríamos subir en campero, pues con las lluvias la carretera se pone difícil. No había llovido en un par de días y con el calor, pareciera que no hubiese llovido en años y subimos en carro hasta donde pudimos. Desde ahí caminamos entre árboles de todos los cítricos: naranja común, tangelo, limón Tahití, mandarino, dulce, lima, toronja, limón toronja, naranja agria, etc. También había muchos árboles de cacao, mamoncillo, carambolo, papaya y otros frutos.

Doña Mélida nos estaba esperando con una fría y refrescante limonada y en la casa llenamos los formatos que traíamos, almorzamos un suculento sancocho de gallina, perfecto para coger fuerzas para seguir con el recorrido por la finca en busca del nacimiento de la quebrada de donde ellos y sus vecinos se abastecen de agua. En el camino nos topamos con varios árboles con troncos tan grandes que se necesitarían al menos 3 o 4 personas extendiendo los brazos para abrazarlos.

¿Cómo comer los diferentes pepinos que recibimos?


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


10 May

Los dilemas de las arepas

Esta semana queremos aprovechar este espacio para contarles que uno de los productos que tenemos la costumbre de ofrecerles estará ausente de nuestra canasta semanal, por lo menos por un tiempo. Se trata de las arepas con las que Ana nos ha deleitado desde hace tiempo, que dejaremos de ofrecer desde la próxima semana. La razón de que las arepas no sigan llegando es que Ana y Mario decidieron comenzar con otro emprendimiento que les demanda mucho tiempo, paralelo a sus labores en la finca, por lo que no pueden seguir comprometiéndose con la elaboración de las arepas.

Es un cambio que genera muchas reflexiones. En comunicaciones anteriores les contamos acerca del proceso artesanal de este tipo de productos. Incluso quienes estuvimos en una de las visitas a las fincas hicimos todo el proceso, y vimos cuánto tiempo y trabajo requieren: desde hervir el maíz, procesarlo en el molino, amasarlo, darle forma, y asarlas en el asador con carbón.

Una de las cosas que pone en evidencia este cambio, es que los productos artesanales muchas veces no generan ingresos suficientes o representativos para quienes los elaboran. La relación tiempo/esfuerzo/ingresos puede no ser proporcional. Y si lo fuera, se transformaría en un producto comparativamente tan caro que no sería posible comercializarlo. Y el conflicto no es del precio que tendría el producto artesanal, sino de los precios “irreales” que tienen los productos convencionales. Tenemos indicios de que esto tiene que ver con la reducción y externalización de costos de la producción de tipo masiva, que se abarata no sólo por la producción en masa y mecanizada, sino también porque no contempla en el precio final los verdaderos costos que implica su producción (precio justo de sus materias primas, pago justo a quien trabaja, incluso los impactos ambientales que no se contabilizan y se externalizan).

Otro elemento que se evidencia es la necesidad de pluriactividad en las personas dedicadas a las labores del campo para completar sus ingresos. Suele suceder que personas que tienen la intención de cultivar y dedicarse a esta actividad de producir comida, deben emplearse en otras actividades, o en otros sectores para poder contar con ingresos suficientes, que no se consiguen con la producción de alimentos. Así, vemos cómo campesinos con un gran conocimiento y disposición para este tipo de labores, dedican una buena parte de su tiempo a actividades como celaduría, o jornales en la construcción, entre otros, donde esos conocimientos no pueden ser aprovechados.

Estas reflexiones dan cuenta de problemas estructurales en el campo, frente a los que iniciativas de pequeña y mediana escala como La Canasta no tienen, en este momento, capacidad de injerencia.

En todo caso, esperamos que las actividades de Ana y Mario vayan viento en popa. Y que pronto encontremos un productor/a de arepas que nos deleite nuevamente con este elemento esencial de nuestras dietas en Colombia, y que logremos que la labor artesanal sea una opción viable para quienes producen los alimentos.

Esta semana una opción diferente para comer papayuela: Jugo de papayuela


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


05 Abr

Avances de la Red de Mercados

Como hemos escrito en otras ocasiones, desde hace varios meses venimos trabajando, en compañía con otras iniciativas afines a La Canasta y sus principios, en crear La Red de Mercados Agroecológicos de Bogotá-Región. Entre otros temas en los que venimos trabajando, estas últimas semanas nos hemos enfocado en el lanzamiento de la Red, sobre el cual les contaremos más adelante, en su debido tiempo, y sobre un Sistema Participativo de Garantías (SPG) que queremos implementar para toda la Red.

La Canasta 2012-12-09-040Sin entrar mucho en detalles ahora, un SPG es una manera de certificar producciones agroecológicas, tanto internamente, como para terceras personas. Un SPG brinda innumerables posibilidades para las personas que están cultivando en las fincas, pero también es una excelente manera de poder garantizar a los comensales, que los alimentos que llegan a sus casas son agroecológicos. En el momento, y también como parte de la naturaleza de La Canasta, la confianza es nuestra manera para garantizar esto, y consideramos que es una de las virtudes de La Canasta, pues hemos logrado construir esta Red de Confianza en la que todas las partes ganamos. Pero para las personas que están apenas conociéndonos, este proceso de confianza no tiende a ser algo que se sobreentiende y tener alguna medida estándar puede ayudar a comunicar lo que se hace.

Típicamente, existen las certificaciones de terceras partes, no muy realistas ni deseables para nuestro trabajo, pues en últimas se trata de procesos muy costosos para pequeñas producciones campesinas, en quienes nos enfocamos nosotros. Una finca grande, con una producción de mediana o grande puede certificarse y los costos serán marginales para los volúmenes de productos que cultivan, pero para quienes tienen pequeñas áreas de tierra, es casi inalcanzable. Por otro lado, y un punto aún más importante es que queremos que la razón de tener una producción agroecológica no sea el poder vender a mejores precios, por ejemplo, sino que se haga por convicción y que se haga por convicción y un SPG cumple con esto, pues el sistema pertenece y es operado por la misma red. Las certificaciones no las hace una tercera parte, sino que se hacen visitas cruzadas entre los diferentes productores, propiciando así también que se compartan experiencias y se aprenda por parte y parte. Más aún, los comensales mismos pueden hacer parte de este sistema, en su diseño y en su implementación, y quien quiera participar más activamente, solo tiene que decírnoslo.

Por ahora, los dejamos con este abrebocas, con información sobre las Ferias Agroecológicas que realiza uno de nuestros aliados y con una receta para que prueben.

Esta semana, prueben la receta de Pasta con salsa de calabaza y pesto de perejil


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


29 Mar

Presentes de cumpleaños imprevistos

Por estos días estamos festejando los 5 años del primer envío de La Canasta. Un lustro que se ha pasado volando y que a pesar de las dificultades, muestra sus frutos. Uno de ellos, son las canastas que prácticamente de manera ininterrumpida se han repartido a lo largo y a lo ancho de Bogotá cada semana. La continuidad y la sostenibilidad son uno de los grandes desafíos a los que nos enfrentamos cuando emprendemos este tipo de procesos. 5 años nos permiten asumirnos como un proceso estable y duradero, y aunque el aprendizaje es cotidiano, ya podemos presentar un modelo consolidado con un bagaje gigante de experiencias. De las buenas y de las no tanto.

Entre las primeras, y como hemos dicho mil veces, están sobre todo las relaciones que hemos creado entre las personas que hacemos parte de este proceso. Y precisamente de este aspecto de la construcción de la red es de donde recibimos la retroalimentación más bonita. Ayer nos llamó una productora que si bien nunca estuvo directamente vinculada a la red, ha hecho unos aportes invalorables. Ella, junto con su esposo, fallecido hace ya varios meses, trabajaron mucho en la producción agroecológica, especialmente de fríjoles. Esos fríjoles de colores que reciben en sus casas cada vez que hay cosecha, tienen su origen en las semillas que ellos recogieron, reprodujeron y luego repartieron. La situación hoy en día no es fácil, según nos contó la señora en su llamada. Fallecido el esposo, no le fue posible continuar con el proceso agroecológico en la finca. Por un lado, hay un problema de relevo generacional, quienes asumieron el manejo de la finca decidieron continuar con la producción “convencional”. Por el otro, conseguir los insumos necesarios para la producción agroecológica se ha vuelto cada vez más difícil. Ya no queda ganado, por ejemplo, que provea el estiércol necesario para hacer los abonos. La finca es demasiado pequeña como para tener los propios animales, por lo que la única opción es comprar insumos, y la situación económica no lo permite. No hay ningún apoyo para la producción agroecológica, por lo tanto no hay incentivos para convencer a quienes hacen agricultura convencional.

La Canasta 2013-07-24 008

Lamentablemente, no hemos encontrado la forma de poder dar apoyos en este tipo de situaciones, que se salen de las manos y que tienen que ver con algunos de los problemas estructurales del país. Sin embargo, pudimos decirle a la señora que su esfuerzo no había sido en vano. Que las semillas que con tanto amor cultivaron con su esposo, han echado raíces en otras fincas de la red. Que cuando quiera recuperarlas, allí estarán. Y eso, sin solucionar los temas de fondo, dio un poco de alegría, tal vez un poco de esperanza. Y ese el mejor regalo para quienes somos La Canasta.

Esta semana, te invitamos a probar nuestra receta de Molde de acelga y papa gratinadas


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


01 Mar

Nuestra Asamblea. Parte 2

La semana pasada les contamos los resultados de nuestra Asamblea Anual. Esta semana nos gustaría contarles algunos detalles del evento, esos detalles que hacen que esta reunión anual sea también el envión que necesitamos para empezar el año con energías renovadas.

Una de las cosas más bonitas que tiene la Asamblea, es la posibilidad de ponerle una cara, de encontrar a la persona que identificamos con las etiquetas que ponemos cada semana en sus canastas. Nombres que vemos impresos semana tras otra durante todo un año, finalmente se materializan en los y las comensales que vienen por primera vez a este espacio.

Están también los y las comensales que participan cada año. Algunas se van del país, vuelven, y regresan a La Canasta y a la Asamblea. Con otras nos encontramos en las salidas a las fincas, en las reuniones de comensales, y están ahí prácticamente desde el primer día. Ahí es cuando recordamos que La Canasta es un proceso de muchas personas, que la sienten propia, que les es propia, que a pesar de no vernos tan seguido, vamos caminando juntas. Al final de la reunión nos damos un rato de charla, que suele confluir en recordar cómo hemos cambiado –para bien- en cómo los comienzos fueron de mucho trabajo, y de cómo hemos ido aprendiendo, volviéndonos más prácticas, y delegando muchas tareas para que el proceso no dependa de unas personas, sino que sea capaz de seguir su camino con muchas otras que se van sumando. Así, hoy el equipo cuenta con Rosalba en las visitas a las fincas, con Claudia en el proceso de armado virtual, con Sergio en la parte contable, con Julio y Daniel en el armado, con Humberto que asume tareas de armado y transporte, don Fabio, John Freddy, don Jorge…. que llevan las canastas cada semana (con todos ellos nos reunimos a fin de año en una bien merecida parranda al son de la carranga de los hermanos de don Fabriciano, que además de producir las papas más sabrosas de Boyacá y región, tienen su grupo musical).

ppt-asambleaDe esta manera, la Asamblea, es más que  la posibilidad de encuentro entre productoras y productores y comensales, y quienes permiten la conexión entre esos dos, para revisar el desempeño de la organización y tomar decisiones sobre su futuro. Es el acto mismo de tejer la red, si se quiere. Es la condensación, la materialización de esa red. Es invocar el espíritu que le dio y le da vida a La Canasta, es una especie de ritual anual que le da sentido al trabajo cotidiano que implica este proceso. Un ritual bastante peculiar, hecho de conversaciones en ronda para discutir las cifras del power point que representa ventas, ingresos, gastos, márgenes, muy serio de a ratos, pero ritual al fin.

Esperamos que nuestra ronda sea cada vez más grande, y que tanto comensales como productores y productoras aprovechen esa posibilidad de encuentro cada vez más.

Esta semana los invitamos a probar esta rica receta de una verdura agridulce: Repollo y zanahoria en miel y limón


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!