11 Sep

Comer bien

Comer bien es una preocupación del ser humano. Tenemos un amigo historiador que nos cuenta que en el S. XIX se contaban las calorías que requería una persona para poder funcionar en su trabajo y para garantizar los estándares de productividad que requería la industria. El rendimiento laboral esperado dependía de que los obreros consumieran un mínimo de 2.500 calorías al día y en función de esto se definían también los salarios de los trabajadores para que estos fueran suficientes para comer.

Las preocupaciones sobre la alimentación han pasado por análisis económicos, sociológicos, históricos, estéticos y psicológicos. Últimamente oímos hablar sobre las bondades de una buena alimentación en la salud humana y de cómo las tendencias de producción industrializada han afectado nuestra salud y calidad de vida. Si bien los tiempos han cambiado y en particular lo han hecho los sistemas de producción de alimentos, la relación entre una buena alimentación y el bienestar personal ha estado presente desde hace miles de años. Lo dijo Hipócrates: “Que tu alimento sea tu medicina, y que tu medicina sea tu alimento”.

En La Canasta estamos convencidos que comer bien está directamente relacionado con los sistemas de producción y de allí nuestro interés en que ustedes conozcan el origen de los productos y que estos sean cultivados bajo los parámetros de la agroecología. Pero también creemos que comer bien implica el goce de dedicarse tiempo, de darse licencias en la cocina para ensayar recetas y de sentarse a disfrutar cada bocado.

Más que promover una manera particular de comer, en La Canasta promovemos el ser conscientes y responsables de lo que consumimos y de los procesos que esto implica. Aunque un amigo nos decía que de alguna manera al seleccionar nosotros los productos que vienen en La Canasta de cada semana estamos influyendo en la manera de comer de quienes la consumen, no pretendemos imponer hábitos o crear modas, lo que esperamos es impulsar el consumo responsable y ¡que disfrutemos la comida!

LIMONES

Existen muchas variedades de limones y en La Canasta de esta semana tenemos dos: limón mandarino y limón tahití. Algunos vienen de Arbeláez y los que tienen la piel arrugadita llegaron este fin de semana desde San José del Guaviare y fueron cultivados por los Jiw. Su aspecto no afecta su sabor y aquí les recomendamos una rica receta de Sorbete de Limón para usarlos.

Este rico sorbete se debe preparar justo antes de consumirlo. Poner en la licuadora leche, azúcar o panela y agregar el zumo del limón poco a poco con la licuadora prendida.

En sus canastas de hoy vienen también papa parda pastusa grande y “riche”. Así se denominaba en el campo a las papas pequeñas que no se consumían por no tener el mismo valor en los mercados. Las nuevas tendencias en la cocina han ayudado a cambiar esta percepción sobre estas papas, muy ricas en sabor y fáciles de usar por su tamaño. Nos contaba Rusvelt el productor de Suna Hisca que nos las provee que ahora son un producto “gourmet”. Esperamos que las disfruten. Pueden encontrar más recetas en nuestra pagina www.la-canasta.org


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *