09 Sep

Del Campo, La Amistad y “La Cucharita”

Hoy escribe nuestro amigo Mauricio, editor del libro La Cucharita. Abajo encontrarán el comunicado de prensa sobre el libro.

cucharita tapaNuestra tierra cundiboyacense es rica en cultivos, pero también en cultura. Y, si no, que lo diga Jorge Velosa, maestro de la música carranguera, cuyas coplas se inspiran en la tradición campesina.

¿Sabía que la famosa canción “La cucharita” nació al calor de unos huevos duros y una humeante mazamorra? Hoy queremos en estas líneas contarles la anécdota que dio origen a esta canción, pues nos recuerda que la riqueza del campo está también en la amistad, la cocina y la generosidad de su gente:

A finales de los años 70, Jorge Velosa conducía un programa radial llamado “Canta el Pueblo”. Todos los pueblos de Boyacá y Cundinamarca lo escuchaban porque, en él, Velosa compartía con su audiencia las historias, las canciones y las coplas que los oyentes le enviaban. Alguna vez, Velosa recibió un hermoso cuento, escrito a lápiz en unas hojas marchitas, que le envío un campesino llamado Gregorio Martínez, desde la vereda Velandia, del municipio de Saboyá (Boyacá).

El cuento relataba las aventuras de un sirviente que se enamoraba de las hijas de un rey. A Velosa le encantó, pero era tan largo que a Gregorio se le habían acabado las hojas de papel antes de terminarlo. Para conocer el final, Velosa llegó a la casa de Gregorio sin avisarle en la mañana de un sábado de 1979.

Inés, su esposa, estaba preparando una mazamorra pero aún no estaba lista para ofrecerle a Jorge, por lo que decidió echar en la misma olla unos huevos de sus gallinas y, en cuestión de minutos, los tres estaban compartiendo unos deliciosos huevos duros con sal, mientras Gregorio le contaba el final de la historia a Velosa.

¿Y dónde entra la cucharita?, se preguntarán. Pues bien, entre los campesinos era tradición rociar sal a las comidas con una cucharita tallada en hueso de vaca. La cucharita de Inés y Gregorio era particularmente bonita y Velosa se atrevió a preguntarles si se la podrían regalar. Ellos lo dudaron pero finalmente se la regalaron. Ese fue el origen de una amistad de compadres y también el de la famosa cucharita que luego se perdió y se convirtió en canción.

Aunque no sabemos si aquella mañana Jorge Velosa llegó a probar la mazamorra de Inés, acá les regalamos la receta:

Receta de Mazamorra chiquita

——————–

Comunicado de prensa sobre el libro

La cucharita: un libro inspirado en la canción de Jorge Velosa

¿Existió realmente la famosa cucharita que se le perdió a Jorge Velosa? ¿Quién se la regaló? ¿En dónde se le perdió? Así como la mayoría de las canciones del maestro de la carranga, “La cucharita” está basada en una historia que tuvo lugar en Boyacá. Y hay un libro que la cuenta.

El periodista Germán Izquierdo Manrique se dio a la tarea de reconstruirla y en el libro La Cucharita. Historia de una canción (Editorial Monigote) narra con detalle los hechos que dieron origen a este tema con el que Velosa y los carrangueros de Ráquira saltaron a la fama.

Izquierdo hizo un extenso trabajo de reportería que incluyó visitar varias veces la vereda Velandia (Boyacá) para dialogar con Gregorio Martínez, el campesino que le regaló la cucharita a Velosa, y con otras personas que conocieron la historia de cerca. En Bogotá también se entrevistó en varias oportunidades con el propio Jorge Velosa. De allí que el libro tenga humor y un lenguaje tan propio del campo cundiboyacense.

“Lo primero que surgió fue una crónica periodística que luego se adaptó para que funcionara en el formato de un libro ilustrado –dice el autor–. Documenta con hechos reales una historia particular pero también reúne elementos gráficos que reflejan nuestra admiración por el campo cundiboyacense”.

Junto con José Arboleda, el artista a cargo de las ilustraciones, hicieron un trabajo de campo fotográfico para que la ilustración del libro fuera fiel tanto a la historia como al contexto en el que todo sucedió. Fue así como cuidaron, por ejemplo, la forma y la textura de las ruanas y los sombreros, símbolos por antonomasia de la identidad y la cultura cundiboyacense. También incluyeron referentes como el toche de pecho amarillo, un pájaro muy común en la región, y el chorote de barro, tan usado en el ordeño y las labores de cocina diarias del campo.

Especial cuidado tuvieron a la hora de recrear la cucharita original. Para ello contaron con la asesoría de Dagoberto Martínez, tal vez el único campesino que hoy en día fabrica cucharitas de hueso con la calidad y el cuidado de antaño. “Dagoberto es un campesino amable y descomplicado que trabaja en los cultivos,  cría conejos y hace las cucharitas de hueso más bonitas que alguien pueda imaginar”, afirma Izquierdo.

La historia de La cucharita

En 1979 Jorge Velosa dirigía desde Chiquinquirá un programa radial llamado “Canta el Pueblo” al que campesinos de Boyacá y Cundinamarca enviaban coplas, cuentos, adivinanzas e historias que Velosa compartía con su audiencia. En una ocasión recibió, escrito a lápiz por un campesino llamado Gregorio Martínez, un cuento titulado “Sebastián y las princesas”. Velosa lo leyó con entusiasmo pero llegando al final ¡descubrió que al campesino se le había acabado el papel antes de poder terminarlo! Para conocer el final del cuento, decidió ir hasta la casa de Gregorio, en las montañas de Saboyá.

Germán Izquierdo nos cuenta que Gregorio y su esposa Inés le ofrecieron huevos duros a su ilustre visita. Era costumbre entre los campesino rociar la sal a los huevos con una cucharita tallada en hueso de canilla de vaca. “Para ellos era tan especial que solo la usaban cuando tenían ciertas visitas”, explica Izquierdo. En ese entonces las cucharitas de hueso eran consideradas un objeto de lujo pues ya eran pocos los artesanos que las elaboraban con calidad y buenos acabados. “Esta cucharita en particular había sido tallada por un familiar de Inés quien se la dejó como herencia poco antes de morir”. A Velosa le encantó la cucharita y terminada su visita se atrevió a pedirles que se la regalaran.

Los detalles sobre cómo la cucharita se le perdió a Velosa en pleno centro de Bogotá y cómo surgieron las estrofas y el contagioso estribillo de la célebre canción están en este, el primer libro publicado por Editorial Monigote, un nuevo sello independiente bogotano que seguirá editando historias reales en formatos que tradicionalmente se asocian a literatura de ficción, como son el libro álbum y la novela gráfica.

El libro tiene un costo de 34.000 pesos y está a la venta en las principales librerías de Bogotá. También puede adquirirse solicitándolo directamente a la editorial: contacto@editorialmonigote.com, cel.: 3157415884.

Facebook.com/editorialmonigote


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *