28 Oct

El Ají Dulce

En la tarde del viernes pasado recibimos una llamada de Ana. En principio esperábamos que fuera la llamada rutinaria de los viernes en la tarde, en la cual las familias del grupo de Silvania y Fusa se van turnando para informarnos sobre los productos y cantidades que están listos para ser cosechados en unos días en las fincas de ese grupo.

La sorpresa fue muy grata porque Ana nos contó que estaba de visita en donde su mamá en Santander. Ana y la pequeña Ana María habían ido a visitar a su abuela por unos días y dejaron a Mario a cargo de las gallinas y los cultivos en la finca en Aguadita. Pues la llamada de Ana no era solo para contarnos sobre su visita, sino que quería ofrecernos un producto especial que cultiva su mamá y que no se consigue muy comúnmente en la región cundiboyacense. ¡Se trata del ají dulce!

Aji DulceEste ofrecimiento nos trajo a la memoria el pedido muy especial que una de nuestras abuelas nos ha hecho desde hace rato. La receta de la bisabuela para hacer el ají casero es siempre con ají dulce, entre otros ingredientes. Pues por un lado, para finalmente complacer este pedido y por otro lado para ofrecerles a ustedes un producto poco común en La Canasta, nos apresuramos a pedirle los ajíes dulces que su mamá nos estaba ofreciendo.

Aprovechamos para indagar un poco con respecto a este producto y nos dimos cuenta que es muy usado en Venezuela para varias de sus preparaciones. También aprendimos que este ají tiene un contenido muy bajo de una sustancia llamada capcicina, que es lo que le da el picante al fruto. En otras palabras, al ají dulce no tiene sabor picante.

El picante se acumula principalmente en la parte que une a las semillas con el fruto. Pero es poco el contenido de esta capcicina que existe como mecanismo de defensa de los frutos contra insectos y otras plagas que los acechan. Una característica interesante es que el contenido de capcicina en los frutos es hereditario. Interesante también es que al sembrar matas de ají dulce al lado de matas de ají picante, puede ocurrir polinización cruzada y los ajíes dulces se van volviendo más picantes.

Ana nos cuenta cómo su mamá cosecha éstos ajíes cuando los árboles están bien cargaditos. Los ajíes se cosechas más bien pintones o verdes y ellos van madurando hasta alcanzar las tonalidades naranja rojizas que vemos en los que nos llegan hoy en muchas de las canastas.

La mamá de Ana lleva su cosecha normalmente a la plaza de Barranca y allí la vende al precio que le den por ellos. Normalmente es un costo relativamente estable, parece. En todo caso, esta vez podemos aprovechar nosotros que Ana y Ana María estuvieron visitando a su familia y gracias a eso, muchos de nosotros podremos disfrutar de este rico producto. Una sencilla preparación es añadirlo al guiso de tomate y cebolla.

Esta semana los invitamos a probar una receta para hacer una Base para Ají en conserva


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *