18 Nov

El precio de los alimentos

Cada vez que visitamos alguna de las fincas de las familias productoras y podemos vivir un poco de su cotidianidad, nos hacemos el mismo cuestionamiento. Al ver todo el esfuerzo y dedicación que implican las labores en el campo, nos preguntamos cómo están los precios que estamos pagando por nuestros alimentos. Para quienes nos hayan acompañado en alguna de las visitas a las fincas (esperamos organizar otra pronto), es un tema que siempre se toca.

Curvas de nivel finca Jairo y JudithEste fin de semana estuvimos visitando a Judith y Jairo para un almuerzo organizado por nuestros amigos de BogotaPopUps y dimos una vuelta a la finca con Jairo conociendo los cultivos. Tan solo dar esta vuelta, sin siquiera hacer mayor trabajo en los cultivos, es una labor extenuante. Después de un rato, Jairo nos ayudó a cosechar un par de cositas para traer de vuelta a nuestras casas, que lógicamente nos tocó cargar de vuelta a la casa desde el lugar donde cosechamos. Llegamos con la lengua afuera y listos para descansar un rato.

Después de comer un rico esponjado de curuba y un delicioso pedazo de torta de calabaza, emprendimos la subida de vuelta hacía la carretera, donde estaba nuestro transporte para volver a Bogotá. La “subidita” de poco menos de un kilómetro fue la prueba de oro para terminar la jornada. Llegamos a la carretera listos para descansar…

La Canasta 2013-03-03 049Al siguiente día estuvimos visitando a Ana y Mario y les ayudamos a alimentar a las gallinas y los otros animales de la finca en sus corrales. Luego se abren las puertas y salen todos a pasar el día en donde les plazca dentro de la finca. Las gallinas se pierden de vista en un par de minutos y por ahí se van a buscar gusanitos y quien sabe a qué más. Luego fuimos a la finca de “arriba” que es a un par de kilómetros de Aguadita subiendo la cordillera. Es un sitio muy bello, pero de difícil acceso. Pudimos subir en un 4×4 hasta “al lado de la finca” y desde allí caminamos unos 10 minutos subiendo por un hermoso camino de piedras. De allá vienen las moras y curubas que recibimos esta semana. John, un primo de Mario que vive en esa finca las baja a pie a la Aguadita los martes temprano después de cosecharlas.

¿Pero todo esto a dónde va? Pues que nos hace pensar mucho en lo que valen nuestros alimentos. Pensar en Jairo y Judith cosechando varios productos, cargándolos hasta la casa, arreglándolos y luego subiéndolos en varios viajes hasta la carretera o en John bajando hasta la Aguadita cargando las moras y las curubas, nos lleva a preguntarnos si lo que estamos pagando por los alimentos compensa las arduas labores necesarias para que éstos nos lleguen. Pero cuando vemos los precios de los productos en las plazas y en los supermercados de la ciudad y vemos que allí un kilo de banano cuesta menos que lo que pagamos nosotros por el mismo kilo en finca, concluimos que si bien a largo plazo se les puede retribuir a los campesinos aún mejor por sus labores, en La Canasta vamos por buen camino y lo estamos haciendo mejor que muchos.

Esta semana, compartimos una receta de Arroz con calabaza.

La Canasta 2013-03-03 045


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *