04 Jun

En las faldas de Monserrate

En las faldas de Monserrate viven María, José y Jhon. Habitan en su terreno desde hace más de 35 años. En ese tiempo, han visto la ciudad crecer y extenderse desde su mirador, que les permite abarcar casi toda la extensión de la urbe desde la altura. Monserrate es uno de los cerros tutelares de la ciudad. Antes de la llegada de los conquistadores, los pueblos que habitaban en ese momento la región le concedían mucha importancia a los dos cerros, los que hoy conocemos como Monserrate y Guadalupe. Hay quien dice que en su lógica de conquista despiadada, los recién llegados ejercieron una fuerte violencia simbólica cambiando los principios de estos cerros. Así, Guadalupe hoy dedicado a la virgen sería el cerro con energía masculina, y Monserrate sería el femenino. Además, la catedral está ubicada donde se encontraba el observatorio astronómico. Ahora que se acerca el solsticio de junio prueben ir a la Plaza de Bolívar bien temprano, y verán que el sol saldrá por uno de los cerros. En el solsticio de diciembre sale por el otro, y en los equinoccios, sale justo en la mitad de los dos.

Pero volvamos a María. Nos conocimos hace ya un par de años. Forma parte de un grupo de agricultura urbana que visitamos cuando estábamos comenzando La Canasta y consolidando el grupo de personas productoras. Son varias las razones que nos conectaron con María, y luego con su familia. Una de ellas es el liderazgo de María, una referente comunitaria que no descansa nunca en su compromiso con las demás personas. Otra razón es la perseverancia en su trabajo, que la ha llevado a tener una huerta increíble en las alturas de la ciudad.

Uno de los problemas que teníamos al comienzo del ejercicio de la red, era que las lechugas llegaban mal después de ser traídas desde las fincas. La huerta de María apareció como la solución, ya que nos permite tener lechugas recién cosechadas. De su huerta nos llegan también algunos tomates, rúgula, tomates de árbol y curubas. También cebollín, perejil y aromáticas.

La huerta cuenta con un sistema muy organizado de terrazas, donde se realiza la siembra escalonada para que tengamos productos frescos cada semana. El suelo se alimenta con compost que se procesa ahí, y que asegura la fortaleza de los cultivos. El control de insectos y otros animales se hace con preparados, como caldos y purines. Tienen también una bonita infraestructura de invernaderos para contrarrestar las inclemencias del clima bogotano.

Hasta ahí de historias de María, José y Jhon. Sería mejor que charlaran directamente con ellos, y conocieran su huerta. Por eso, nuestra próxima salida será para conocerlos, pasar un buen rato descubriendo las maravillas que todavía nos reserva el cerro tutelar. ¡Les estaremos informando la fecha y los detalles próximamente! Y recuerden que por razones de organización, son las personas matriculadas las que reciben las invitaciones. Así que si alguien todavía no se ha matriculado, este es el momento para hacerlo.

Esta semana, receta de Ensalada de guatila y aguacate


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *