09 Oct

Esta semana don Arturo pide la palabra

Don Arturo se dedica a las abejas desde hace 40 años. Su trabajo y conocimientos nos permiten tener miel pura cada semana en La Canasta. Él es el impulsor de la campaña “Salve a la reina”, un esfuerzo conjunto que estamos haciendo por aumentar el número de abejas, que están en serio peligro en el mundo. Don Arturo está preocupado por la desaparición de estos animales, sin los cuales la vida en el planeta es inviable, pues son los principales polinizadores. Por eso se puso manos a la obra y está montando más colmenas, con el apoyo de las personas que, como consumidoras, participan de la campaña (más información en www.la-canasta.org). Esta semana don Arturo llegó con una nueva preocupación: no sólo sus abejas están amenazadas por el uso de agrotóxicos en la agricultura, ahora también están amenazadas por la intención de extender las actividades de extracción minera en su municipio, donde tiene las colmenas.

Don ArturoDon Arturo nos cuenta que el 30 de septiembre se realizó una marcha en Cachipay, con personas de los municipios de La Mesa, San Joaquín, Apulo, Cachipay, Anolaima, Zipacón y Bojacá, preocupadas por los 9 títulos mineros que se están gestionando para realizar la explotación de las montañas del sistema Majuy-Manjui, que van desde Cota, pasando por Faca, Zipacón y Cachipay hasta La Mesa. La intención declarada es establecer canteras para materiales de construcción, pero se sospecha que los intereses van más allá, y que posiblemente tengan que ver con minerales presentes en las montañas. Las personas que participaron en la marcha, expresaron claramente su intención de proteger las montañas, y no permitir “ni un centímetro de minería en su territorio”. De concretarse la explotación, se verían afectadas más de 2 millones de personas. De estas montañas y su sistema hídrico dependen los ríos Bahamón, Apulo, la quebrada La Zurrona, la Adobera, la Salada e infinidad de nacederos que alimentan esa cuenca hidrográfica. Don Arturo y sus abejas serían unos de los afectados, y como dice muy claramente “si secamos el cerro nos vamos a quedar sin agua”. Además, en estos cerros están algunos de los pocos parches de bosque nativo de esta zona, y la pérdida de estos pequeños y frágiles bosques implica la desaparición no sólo de las abejas, sino de miles de aves y pequeños mamíferos, y en general de la biodiversidad del lugar.

En esta situación, es necesario buscar alternativas, e ir al meollo del problema. Si no cuestionamos el modelo de desarrollo, seguiremos necesitando cantidades enormes de materiales y recursos para mantener el ritmo de consumo. La pregunta es hasta cuándo y a qué precio vamos a seguir con las dinámicas actuales, y cuáles son las cosas que podemos cambiar para aminorar los impactos.

Esta semana compartimos una rica receta de quinua con acelga.

 


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *