30 Ene

Fríjoles y otras leguminosas

Esta semana les estamos enviando fríjol verde en vaina de la finca de Jairo en Silvania. El fríjol y sus parientes son cultivos muy importantes para los suelos pues hacen importantes aportes de nitrógeno. Como les hemos contado, la salud del suelo es la base de la agroecología y una de las claves para mantenerla es la rotación de cultivos. La combinación de productos en el suelo permite que éste se vaya fortaleciendo, evita la compactación y aumenta la fertilidad.

Después de la cosecha de fríjol, se pueden sembrar otros productos más exigentes en nitrógeno como espinacas, zanahorias, rábanos o papas, entre otros. El fríjol también se puede sembrar asociado al maíz pues estas dos plantas no necesitan los mismos nutrientes del suelo y se complementan muy bien.

En Colombia existen más de 20 variedades de fríjol pero en el mercado común se comercializan entre 5 y 7. La práctica más común para la siembra de fríjol son los monocultivos extendidos que requieren una alta cantidad de agroquímicos para mantener el control de plagas y enfermedades. Sembradas en menor cantidad como en el caso de las fincas de la red de La Canasta, las leguminosas permiten no solo mantener la fertilidad del suelo, sino que se evita que los productores tengan que asumir los costos de fertilizantes y otros productos químicos para aportar lo que las plantas necesitan. Además, en nuestro apoyo a la campaña de semillas libres, estamos promoviendo la siembra de distintas variedades de fríjoles para no perder esta riqueza.

De hecho, hace algunos meses, recibimos fríjoles secos de unas 9 variedades diferentes de los productores de Cabrera, tuvimos fríjol bola rojo y un paquete de fríjoles mixtos que compartimos con Jairo para que él pudiera sacar las semillas y ofrecernos los fríjoles que vamos a consumir hoy. En La Canasta estamos convencidos que el intercambio de semillas es indispensable para mantener la diversidad de productos en nuestras despensas; no nos parece que el fríjol cargamanto se pueda comparar con el fríjol de solla. ¡Asi que bienvenido el intercambio de semillas de productos nativos!

Las arvejas y habas también cumplen una importante función en el suelo. En esta época estamos en cosecha de leguminosas y debemos aprovecharlas pues no solo son una excelente fuente de proteínas y fibra, sino que pueden ayudar también a disminuir los niveles de glucosa en el cuerpo y aportar hierro y vitamina B.

Un par de preparaciones sencillas con fríjoles verdes


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *