24 May

Frutos Silvestres – Uva Camarona

Esta semana recibimos la rica uva camarona, un fruto silvestre que nos manda Doña Anaís de un bosque que hay en su finca en la zona rural de Usme, cerca del embalse de La Regadera al sur oriente de Bogotá, subiendo hacia el páramo de Sumapaz.

Doña Anaís nos cuenta que desde niña conoce esta uva, que su papá las recogía en el bosque cuando pasaba y había. Si no tenía bolsita para empacarlas, las embolsaba entre su ruana y se las llevaba a sus hijos. Allí las comían frescas o en una mermelada que hacía su mamá.

Todos los años llega la cosecha y las matas dan frutos normalmente entre abril y junio más o menos. Este año ha habido muchas uvas, pero entre las lluvias y las aves, no se salvan tantas. Las matas son unos arbustos que crecen mejor asociadas con otras plantas en el bosque y van creciendo para buscar la luz por encima de las otras plantas.

Las que más aprovechan estas ricas uvas son las aves que las comen en el bosque y también las usan para sacar material para hacer sus nidos. Gracias a las aves es que se propagan estas matas, pues ellas transportan las semillas por los bosques.

Don Liborio, el esposo de Doña Anaís se encontró unas cepas muy bonitas y grandes en el Sumapaz y llevó un par de maticas a su casa, donde las sembraron a lo largo de una de las cercas del corral de las gallinas. Las maticas duraron unos 2 o 3 años sin dar frutos y hace un tiempo, al agrandar el corral de las gallinas, las matas quedaron dentro del corral cuando movieron la cerca en donde estaban. Este año, las maticas florecieron muy bien y dieron finalmente frutos que ahora son uno de los alimentos de las gallinas. Normalmente es difícil sembrar estas matas para tener en la huerta como cultivo. Había un señor que era un viverista de Usme a quien se le daban muy bien las matas, nos cuenta Doña Anaís, pero hace rato no lo ve. Ella dice que no sabe cómo hacía para hacer prender las matas tan bien.

Doña Anaís recomienda no comer muchas uvas de estas de una vez, pues uno se “empacha” al comer muchas. En efecto, gracias a nuestra amiga Cristina, leímos que los frutos de esta mata tienen alto contenido de calcio, potasio y fósforo y pueden ser usadas también como laxante. Las hojas cocidas en cambio se pueden usar para contrarrestar la diarrea. También leímos que son buenas para cercas vivas pues ayudan a recuperar humedad en los suelos y sus flores atraen aves insectívoras. Sus flores tienen abundante néctar y atraen colibríes e insectos polinizadores.

En La Canasta procuramos aprovechar este tipo de frutos silvestres en la medida que podamos. De esta manera ayudamos a mantener la diversidad en nuestras dietas y aprovechamos los productos nativos que no tienen mucho campo en el mercado convencional. Probamos, aprendemos y disfrutamos de la diversidad que tiene nuestra tierra.

Esta semana, aprovechemos estas ricas uvas para hacer un Helado de vainilla con Uva Camarona

Algunas fotos que nos mandó doña Anaís

 


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *