04 Sep

Historias de veranos y de papas

Esta semana reciben, entre las varias delicias de su Canasta, unas papas procedentes de Tenjo, que fueron cultivadas de manera agroecológica por los integrantes de la Corporación Suna Hisca, quienes tienen muchos años de experiencia en estos temas y mucha experiencia de trabajo en el campo. En una historia anterior que pueden consultar en la página de La Canasta, compartimos las dificultades para producir papa orgánica.

Como verán, en su Canasta encontrarán papas de 2 tamaños. Esta vez, Rusvelt, agrónomo de Suna Hisca, nos explicó que a las papas pequeñitas se las llama “Riche”. Son la misma variedad de papa que las otras, papa parda pastusa, sólo que no crecieron tanto. También nos comentó que antes los campesinos y campesinas no lograban comercializar estas papitas debido a su tamaño, pero que ahora son consideradas “papas gourmet”.

Un tema que surgió en esta charla sobre papas y sus tamaños es el del verano. En la ciudad solemos agradecer los días soleados, y no nos entusiasman tanto los días lluviosos. El tráfico se vuelve imposible, las calles se vuelven ríos y la vida se nos complica. Sin embargo, en algunas regiones, después de un período difícil de exceso de lluvias, se está viviendo un período de verano, con la escasez de lluvias que lo caracteriza. Por ejemplo, Tenjo, donde recién ahora está volviendo el agua, la sequía tuvo muchas repercusiones en los cultivos. En el caso de las papas, éstas no crecieron normalmente por falta de agua, y por lo tanto, la producción sufrió una merma importante en peso, que se vuelve aún más extrema si las papas de tamaños pequeños no son aceptadas en el comercio.

La situación del verano se repite en otras partes del país. Es el caso de Vianí, de donde nos llegaron las naranjas, las mandarinas, los plátanos y los bananos. Los cafetales, el cultivo de mayor importancia económica para esta región, han sufrido mucho por la falta de agua. De hecho, se perdió una florescencia, esto quiere decir que la cosecha se va a demorar, porque el cafetal tiene que volver a hacer su proceso de generar flores. Los bananos no engruesan, las mandarinas se quedan enanas, lo mismo que las naranjas. Por eso están recibiendo mandarinas pequeñas en esta canasta. Don Jorge, de Agrosolidaria Vianí nos comenta que la mayoría de las personas de la vereda no tienen recursos suficientes para poder crear reservorios que mitiguen estos períodos. Los reservorios son lagunas artificiales que se construyen con la intensión de almacenar agua. Don Jorge tiene los suyos, porque además de los cultivos, tiene piscinas para cría de peces, pero es una excepción.

Como les contamos en la historia del 3 de julio sobre la producción de papa orgánica, el cubio es un aliado estratégico para el cultivo. ¡También lo es para el consumo, como sugerimos aquí en esta deliciosa y simple manera de preparar esta pareja!

Receta de papas “riche” y cubios salteados


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *