11 Feb

Ironías de la Vida

Amigos de La Canasta, hoy queremos contarles una historia de esas que suelen pasar en nuestro país, que nunca dejará de sorprendernos. Como ustedes saben, La Canasta apoyó el paro campesino del año pasado, si bien no en las vías, sí desde nuestro ejercicio de divulgación y en la creación de esta alternativa. La razón de ser de nuestra organización es justamente, la defensa de los principios de la agroecología y el comercio justo, pues hemos podido acompañar a productores campesinos en muchas regiones del país y conocemos las dificultades que afrontan. Sabemos, gracias a sus testimonios y a haber recorrido junto a muchos de ellos sus fincas y veredas, que ser campesino en este país no es fácil, es un proyecto de vida en vía de extinción pues no es siempre viable económica ni socialmente.

En la cadena de comercialización, el campesino es el último eslabón, no tiene ningún poder de negociación, es empujado por proyectos nacionales a la producción a gran escala que no son rentables para la economía campesina de pequeña escala y que además atentan contra la biodiversidad y la naturaleza. En sus regiones deben conformarse con la falta de oferta de servicios (agua potable, salud) pues el campo no recibe la inversión necesaria. En fin, son miles de razones y por todas ellas apoyamos al paro y a sus líderes, quienes valientemente pusieron al descubierto una verdad conocida.

Cesar PachonHoy queremos contarles, por si no lo han visto en las noticias, que Cesar Pachón, una de las personas que lideró ese paro, fue llamado el lunes a una audiencia para responder por una denuncia que se hizo en su contra por efectuar daños contra la naturaleza con la quema de llantas en las vías durante el paro. Ironías de la vida, sobre todo sabiendo que los responsables de la quema de una bodega de llantas en Bogotá no han sido identificados. Pero este campesino, quien desde el 2011 buscó en la movilización social la solidaridad de la población con el campesino, es hoy objeto de una denuncia por la quema de unas cuantas llantas cuando trataban de luchar por unos derechos.

Acá lo seguimos apoyando, a él y a todas las personas en todas las regiones que quieren buscar que el proyecto de vida campesina sea viable, cuidando la naturaleza y las personas, buscando para todos, una vida más digna.

Esta noticia nos sorprende además, pues sabemos que en un lugar del país, o en muchos, una empresa o varias, explotan recursos sin licencias ambientales o consiguen licencias exprés… ironías de la vida.

Ahora, cambiando de tema, queremos recordarles que a partir de la próxima semana, La Canasta se renueva y ya no tendremos las usuales canastas grandes y pequeñas. Ahora tenemos una gama un poco más amplia de opciones para que hagan sus pedidos. ¡Esperamos que les gusten los cambios!

Esta semana les recordamos una rica receta que nos enseñó Judith hace un buen tiempo. Croquetas de acelga.


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *