14 Dic

La Canasta para, la tierra no…

Para muchos negocios, diciembre es un muy buen mes. Reuniones familiares, empresariales, de amigas y amigos, regalos, paseos, viajes, etc. Mucha gente está afuera celebrando y comprando regalos, comida, bebidas…

Para La Canasta por lo contrario, diciembre es un mes lento y corto, con pocos pedidos. Afortunadamente, enero es un buen mes normalmente, eso sin tener en cuenta las dos primeras semanas, en las que la gente está hasta ahora volviendo a sus ritmos. No obstante, no sabemos si será porque muchas personas empiezan el año con nuevos propósitos como alimentarse sanamente, apoyar al campo y sus campesinos, o cosas por el estilo, pero el caso es que normalmente, nos va mejor en enero que en diciembre.

De cualquier manera, las primeras 3 semanas de diciembre son de pocos pedidos, y después de navidad pasa lo mismo que pasa con la ciudad de Bogotá entre el 24 de diciembre y el 6 de enero más o menos, que se vuelve una ciudad muy tranquila. Es por esto que todos los años paramos las entregas de La Canasta por dos semanas en diciembre y enero y también por una semana en semana santa. Esta temporada específicamente, no tendremos entregas ni el 28 de diciembre ni el 4 de enero. Volveremos con entregas el miércoles 11 de enero y la última entrega de 2016 será el próximo miércoles 20 de diciembre.

La Canasta 2012-02-06-024El dilema, no obstante, es que las dinámicas de la tierra no se acoplan a estos ritmos de la ciudad y los cultivos siguen creciendo y madurando. Si bien las familias que producen para La Canasta tienen esto presente y hacen lo posible por planificar sus siembras de esta manera, los cultivos no se comportan de una forma tan controlada y es difícil calcular los tiempos exactos para dejar de sembrar y no tener tanta comida durante las pausas de La Canasta. ¡Esperamos que no se pasen muchos cultivos durante esta pausa!

Hasta ahora no hemos logrado contrarrestar este efecto de ninguna manera muy eficaz. Hemos ofrecido canastas navideñas, intentando sacar algunos de los alimentos y procesarlos para incluirlos en la oferta. Hemos impulsado también las canastas de donación para para incrementar los volúmenes de los alimentos que pedimos antes y después de la pausa.

En todo caso, también hay que decir que para las personas del equipo de La Canasta, estas pausas también son justas y necesarias. Son momentos para recargar energías, romper la rutina y volver con energías recargadas. En otras palabras, las pausas seguirán probablemente los próximos años, la pregunta es cómo no alterar el balance que viene teniendo el mercado en las fincas. ¡Se aceptan ideas!

Esta semana, los invitamos a probar hornear unos Muffins de banano


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *