18 May

La Economía Social y Solidaria

La Canasta 2012-12-09-083La Canasta es una organización que se basa en tres principios: la agroecología, el consumo consciente y responsable y la economía social y solidaria. Estos principios también le dan estructura a nuestro ejercicio, y establecen responsabilidades para cada una de las partes del ciclo agroalimentario.

Los grupos productores asumen el reto de la agroecología, como forma de relacionarse con la naturaleza a través de la agricultura y la producción de alimentos, y como forma de generar relaciones más justas tanto con la naturaleza como con las demás personas.

El consumo consciente y responsable es el que asumen los y las comensales de La Canasta cada semana, optando por establecer unas relaciones campo-ciudad justas y solidarias, a través del alimento. Implica respetar los tiempos de cosecha, comer lo que da la tierra cada semana, ser capaz de entender la complejidad de la producción y en consecuencia ir dejando de lado los criterios de la sociedad de consumo para generar otros criterios de lo que es buen alimento, de lo que es en realidad elegir lo que estamos comiendo.

La economía social y solidaria, por su parte, es la que establece los principios del ejercicio de unir a quienes producen en el campo con quienes consumen los alimentos agroecológicos en la ciudad. Como modelo de economía, está centrada en las personas y la naturaleza, a diferencia de la economía hegemónica que apunta a la acumulación ilimitada de riquezas, medidas en dinero. No significa que no tenga que ser viable en términos económicos, pero sí que esa viabilidad se mide de maneras diferentes a la economía clásica. Por ejemplo, en estos momentos estamos implementando el sistema de paridad en los pagos, o sea, las personas que participamos en las tareas específicas de La Canasta cobramos lo mismo, independientemente de la tarea que realizamos, porque lo que medimos es el tiempo que le dedicamos a las tareas. ¿Por qué el tiempo de una persona es más valioso que el de otra en el esquema económico convencional? ¿Si yo dedico 5 hrs de tiempo a realizar una tarea que es necesaria para el proceso, la otra persona que también le dedica 5 hrs, con qué criterio tendría que recibir más o menos? Este aspecto es muy interesante, tiene pros y contras, es sujeto de muchas discusiones, con argumentos válidos de un lado y de otro, pero en todo caso, es para nosotr@s un ejercicio de experimentación, posible también por nuestras realidades particulares, no necesariamente generalizable a todos los contextos tal y como está organizada nuestra sociedad actualmente. Tampoco sabemos si podremos mantenerlo en el largo plazo, pero es una forma de, a través de la práctica, romper con las dinámicas con las que no estamos de acuerdo en el sistema actual.

Esta semana, Pilar vuelve a compartirnos una rica receta: Pasión Cítrica Clandestina


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *