14 Nov

La lógica de los descuentos y el precio y tamaño de La Canasta

La semana pasada recibimos productos de Don Luis quien tiene una finca cerca de Fusagasuga; él nos ofrece parte del perejil y las habichuelinas que llegan hoy en sus canastas y la semana pasada nos trajo la guanábana. Con respecto a esta fruta les podemos contar que estamos buscando la mejor manera de conservarla y transportarla pero es probable que por un tiempo no la incluyamos. La historia que queremos compartir con ustedes nos la contó justamente Don Luis la semana pasada mientras descargábamos los productos; nos decía que lleva más de 28 años produciendo frutas y verduras de manera agroecológica y que antes comercializaba sus guanábanas con un supermercado en Bogotá. Lo que nos sorprendió de su historia es que él tenía un precio y unas condiciones establecidas con esta empresa y que al ser vendida a una cadena más grande las condiciones cambiaron sin negociaciones previas con los productores. Su mayor sorpresa se la llevo tratando de averiguar la razón de unos importantes descuentos en los pagos y se dio cuenta que estos correspondían con las ¡promociones que se hacen a los clientes! Es decir, que el supermercado ofrece precios bajos a costa del productor sin que él lo sepa o esté de acuerdo con ello.

Por otro lado, uno de los consumidores, que no lee con cuidado las instrucciones, se quedó esperando su canasta el martes pasado y nos escribió para decirnos que quería aprovechar unos descuentos en un supermercado cerca de su casa y quería saber qué vendría en la canasta, no pudimos persuadirlo, ni tampoco contarle que traía su canasta de la semana, pero nos quedó una historia para pensar.

Esta historia nos parece relevante pues en La Canasta pensamos en plantear circuitos de comercialización alternativos para los pequeños productores que se ven obligados a aceptar este tipo de negociaciones desfavorables para ellos.

Y ya que estamos hablando de precios y descuentos, queremos aprovechar para contarles un poco sobre uno de los dilemas permanentes que tenemos al armar La Canasta cada semana. La Canasta define los precios con las personas que producen, procurando dejar un precio fijo que no fluctúe con las subidas y bajadas de los precios del mercado, de esta manera las personas en el campo pueden tener un poco más de previsibilidad en sus ingresos. Esto implica que el tamaño, volumen, peso y cantidad de productos en La Canasta cada semana no varía de acuerdo a los precios de los productos sino a la disponibilidad de estos en las fincas. Las frutas, por ejemplo, son más caras que otros productos; si hay cosecha de frutas y queremos incluirlas, éstas se llevarán una porción mayor del costo total de La Canasta, y habrá menos plata disponible para otros productos. El resultado de esta ecuación es una Canasta un poco más pequeña que otras que tienen productos con precios más bajos. La decisión de qué poner en La Canasta de cada semana es difícil porque quisiéramos enviar siempre canastas abundantes, pero para diversificar a veces es necesario poner productos más costosos. La idea de La Canasta es que todos participen, así que compartimos nuestro dilema semanal con ustedes. Si tienen ideas y comentarios al respecto pueden enviarlos al correo pedidos@la-canasta.org.

La receta de esta semana “Sopa de verduras


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *