25 Nov

La mora

La Canasta 2013-03-03 096Casi todas las semanas incluimos moras en las canastas. Estas moras vienen principalmente de las fincas de Ana y Mario en Aguadita y de Judith y Jairo en Agua Bonita, ambos lugares en la vía a Fusa por el Alto de San Miguel. Esta bella carretera se toma pasando Soacha, desviándose hacia Sibaté y luego pasando por el Alto de San Miguel para seguir por una carretera llena de curvas, vegetación nativa y vistas impresionantes. Esta zona está llena de cultivos de fresa más arriba y mora hasta llegar a la parte alta de Aguadita. Basta desviarse por la pequeña vía que va a donde Judith y Jairo para encontrarse con cultivos de mora de castilla.

La mayoría de los cultivos que encontramos son manejados con químicos y la gente ya está habituada a esto. Todos quieren producir grandes volúmenes de la fruta, sin importar mucho por cuánto la puedan vender, ni qué implicaciones tienen sus cultivos en el medio ambiente, en su salud y en la de quienes van a comer estas moras que tienen que ser fumigadas bastante para combatir las plagas que las atacan por no tener ninguna clase de “controlador natural”.

La Canasta 2013-03-03 093También se da por aquí y por allá una morita silvestre que es más pequeña que la de castilla y no se ha manejado en cultivo hasta ahora. La mora de castilla es un bonito cultivo, nos cuenta Judith. “A ella toca estarla consintiendo, ella es de cuidado. Cuando uno no lo hace, da su cosecha y se duerme. Si uno es bien dedicado, uno la poda cada que da producción, va levantando los gajos para que no caigan al piso, ella produce bien 2 veces a la semana. Toca estarla abonando con compost, biol y bocachi. Le gusta mucho abono orgánico y por no echarle mucho se pasmaron un poco.”

Hace poco las podaron bastante para que se renovaran, abonaron bien el suelo y ahora tienen que esperar unos 2 o 3 meses para que vuelvan a producir.

Los cultivos de mora de castilla tienen varios “enemigos”. Las arañitas, los trips (insecto pequeño), los grajos (cucarroncito pequeño que huele horrible), etc, son animales que las comen. Por otro lado está el clima.  Si bien la mora es “de agua” como nos dice Judith, sufre mucho con las heladas porque se chamuzca y el exceso de humedad, seguido por sol, hace que se llenen de hongos. En estos días que ha llovido tan duro, la lluvia tumba las moras. También, por la sequía, las matas no cargaron tanto y las frutas salen muy pequeñitas.

La Canasta 2012-06-24-023Todo esto para contarles que la producción de moras se les bajó sensiblemente a Jairo y Judith por la poda y a Ana y Mario por la falta y luego el exceso de agua. Lo bueno es que las matas volverán a cargarse de frutas y nos seguirán deleitando con ese rico sabor.

Un par de datos curiosos: dependiendo qué tan cargadas estén las matas, coger una libra puede durar alrededor de 5 minutos; no se cogen únicamente las moras muy maduras sino las pintoncitas también; cada gajo (rama) se poda una vez produce y vuelve a renovar hasta unas 8 veces y de cada cepa salen nuevos brotes; se trata con cola de caballo (una hojita), hoja de papayo cocida y tabaco entre otros preparados para mantener sano el cultivo.

Esta semana los invitamos a que prueben un rico Batido de mora y banano


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *