16 Oct

La quinua

Hoy queremos hablar acerca de la quinua, que si bien se ofrece en La Canasta como un producto adicional, merece que nos refiramos a ella. Para quienes no la conocen, la quinua es un pequeño grano, redondo, que puede ser de varios colores dependiendo de la variedad; existe quinua roja, negra y la que cultivan en Boyacá, donde la conseguimos nosotros, que es de color amarillo o blanco. Está en discusión si se trata de un cereal o no, hay quienes la denominan pseudo-cereal ante la dificultad de clasificarla. En todo caso, sabemos que es de la familia de la espinaca. ¿Por qué es tan especial la quinua? Para empezar, es una planta nativa, que reviste mucha importancia para los pueblos indígenas de los Andes. Una historia cuenta que era un ingrediente fundamental de la dieta de algunas de las poblaciones locales a la llegada de los conquistadores. Con el proceso de conquista y colonización, especialmente en lo que se conoció como el proceso de “extirpación de idolatrías”, la quinua fue prohibida y perseguida, por formar parte de los rituales que realizaban los indígenas. Por eso fue desapareciendo, y fue remplazada por alimentos como el arroz, que proviene de Asia.

La quinua tiene muchas propiedades nutricionales, resulta que de los 22 aminoácidos básicos que necesita nuestro cuerpo para funcionar, la quinua tiene ¡16! Esto la convierte en uno de los alimentos más completos que se conocen. Hay quienes dicen por ahí que la quinua hace parte de la dieta de los astronautas, lo cierto es que este rico alimento está poniéndose de moda y se conocen cada vez más propiedades para la salud humana.

Pero las bondades de la quinua no terminan allí, como se trata de una planta nativa, esta ha ido co-evolucionando con el medio local y esto permite que sea muy resistente a plagas y enfermedades. Una de sus características más interesantes, sobre todo en el contexto actual, es que la planta de quinua no requiere mucha agua.

Una de las complicaciones que plantea la producción de quinua es la extracción de la saponina que es una sustancia que recubre el grano, y es bastante amarga. Para consumirla es necesario hacer un proceso de raspado para sacar la saponina, no se debe hacer con agua porque la quinua germina muy fácilmente cuando se humedece.

La quinua que tenemos en La Canasta viene de Soracá, Boyacá, de un grupo de 7 familias. Allí, cuentan con una máquina especial, que mandaron a hacer para poder extraer la saponina. Lo bueno de todo esto, es que la saponina se vende a muy buen precio a pequeñas fábricas artesanales de jabón.

Para ideas de cómo consumir la quinua les recomendamos que revisen nuestra página donde está la receta de una torta de quinua con vegetales y otras preparaciones.

La quinua se prepara básicamente como el arroz. Pueden poner a hervir agua con sal (el doble de agua por la medida de quinua) y poner la quinua cuando el agua esté hirviendo. Cuando comience a secarse el agua se debe bajar el fuego y tapar para que se cocine. Recomendamos que la usen como acompañamiento para platos con salsas o que la mezclen con verduras salteadas.

También se puede adicionar a diferentes sopas, cocinando la quinua durante al menos 20 minutos dentro de la sopa. Le da un sabor y textura muy especial a cualquier sopa.


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *