17 Abr

La Quinua y el mercado "libre"

La semana pasada, en una fiesta, surgió una charla sobre la quinua, producto que ha venido ganando popularidad en los últimos años. Siendo éste uno de los alimentos tradicionales, más aún un alimento sagrado de las culturas andinas antes de la conquista, es paradójico que en Colombia la hayamos olvidado por tantos años y hasta ahora estemos consumiéndola y cultivándola de nuevo. Esto no es difícil de entender si pensamos en la fuerte influencia que tuvo la conquista en nuestra dieta actual con la importación de hábitos alimenticios y productos como el trigo y el arroz, por ejemplo.

En fin, se habló de la quinua y del alto precio que tiene en el mercado. Nos quedamos con la inquietud e hicimos un pequeño estudio de mercado y nos dimos cuenta del sobreprecio que se está cobrando por este alimento en el mercado. ¡Por eso decidimos cobrar el doble por nuestra quinua de ahora en adelante! No, mentira…. Esta idea suena ridícula, pero así funciona el mercado. Si hay escasez o mucha demanda, los precios tienden a subir y en muchos casos comienza la especulación que resulta en mayores precios, olvidándonos de los costos de producción que podrían ser un buen indicador del precio de cada producto.

Afortunadamente en La Canasta contamos con quinua producida en Usme, en la finca de Omar, quien lleva más de 12 años trabajando con este producto y promoviéndolo en diferentes espacios. Omar viene también de realizar un proceso de reincorporación de la quinua a la agricultura en Soracá, Boyacá, donde ya hay varias fincas de la red de Agrosolidaria produciendo este alimento de nuevo en tierras donde no se había producido durante muchos años. Estos procesos le apuestan a la economía social y solidaria como La Canasta.

Por fortuna, la quinua aquí en Colombia no ha entrado aún en el peligroso ciclo que se está viviendo en Bolivia, por ejemplo. El precio de la quinua se ha triplicado desde 2006 y es un alimento con cada vez mayor demanda en Norteamérica, Europa y Asia. Si bien esto ha traído mayores ingresos para sus productores, también ha traído problemas graves que no están teniendo muy buenas consecuencias en el pueblo boliviano. Familias que han consumido la quinua como parte esencial de su dieta están dejando de alimentarse con este nutritivo alimento para cambiarlo por comidas procesadas y de menor calidad nutricional, pues ganan más si venden su quinua por fuera del país y compran comidas más baratas. Son también muy preocupantes las disputas por las tierras (masacres, secuestros, etc.) y los impactos ambientales que tiene la expansión de este cultivo si se hace sin control. El frágil ecosistema andino se está viendo amenazado por el aumento en la demanda de suelos para cultivar quinua y una mayor necesidad de agua. El fertilizante principal de estas tierras lo producían las llamas que las habitaban y éstas están siendo vendidas para tener más espacio para el cultivo, los fertilizantes químicos están amenazando la producción orgánica que ha sido la norma hasta ahora.

Empacando quinuaEn resumidas cuentas, un fenómeno aparentemente muy deseable como mayor demanda por la quinua está trayendo consigo efectos colaterales que no necesariamente son tenidos en cuenta dentro de los estudios del modelo económico actual. La Canasta le apuesta a una economía social y solidaria, donde las personas son la prioridad, no el crecimiento económico.

Los invitamos a probar esta rica y sencilla receta de una sopa de vegetales con quinua.


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *