21 Mar

La relevancia de la agricultura familiar

La semana pasada asistimos a un gran evento organizado en Cali por Uniminuto y por el Parque Científico de Innovación Social de la Corporación Minuto de Dios, con el apoyo de la FAO, el IICA y la Red Nacional de Agricultura Familiar. El TEC 2018, Jornada Internacional de Innovación Social, como se llamaba el evento, fue un evento donde confluimos una diversidad de experiencias relacionadas con el agro, la agricultura familiar, la agroecología, la academia, organizaciones de incidencia política, campesinos y campesinas y personas con diversos vínculos con estos temas.

Uno de los objetivos principales a los que se quería contribuir es sobre cómo contribuir y dar herramientas innovadoras aplicadas para fomentar y apoyar la agricultura familiar en el país. Se hizo mucho énfasis en la relevancia de la agricultura familiar y en el hecho que ésta manera de producir alimentos es más eficiente que la agricultura de monocultivos. No entraremos en detalles de esto, pero para quien quiera, el jueves pasado salió una entrevista al Profesor Álvaro Acevedo al respecto en El Espectador (www.elespectador.com/economia/por-que-es-importante-la-agricultura-familiar-articulo-744643). El reto, claro está, es cómo lograr asociatividad entre varias pequeñas producciones y de esta manera poder competir en igualdad de condiciones con las grandes plantaciones, pues desarticuladamente es imposible hacerlo, pues los costos de logística y coordinación lo dificultan.

A nosotros nos invitaron para compartir nuestra experiencia de La Canasta específicamente como una alternativa usando innovación en Tecnologías de la Información y la Comunicación para el apoyo de la agricultura familiar. En nuestra charla expusimos el modelo de comercialización de La Canasta en general, haciendo énfasis en el uso de las TICs dentro de nuestra operación. Claro está que la innovación social no está únicamente en las tecnologías que se apliquen, como por ejemplo la página web de La Canasta, sino que las tecnologías son únicamente las herramientas que se utilizan dentro de una propuesta para lograr un objetivo. En nuestro caso, vender mercados por una página web es algo que hace 7 años fue en efecto relativamente innovador, pero la virtud de La Canasta es que no vendemos mercados para generar márgenes para nuestra organización, sino como una herramienta para acercar a familias campesinas cultivando con comensales en la ciudad, de una manera solidaria. La tecnología posibilita que podamos programar siembras, tener menos desperdicios y lograr comunicaciones más eficientes por un lado, pero por otro lado nos permite contar las historias del campo y entregar no solo un mercado sino una caja llena de vida y de trabajo realizado por campesinos y campesinas de los alrededores de nuestra ciudad.

De cualquier manera, pensamos que vamos por buen camino, pero debemos seguir uniendo fuerzas con otros para garantizar mejores condiciones para la agricultura familiar. En la medida que podamos seguir innovando para tener más relevancia en el mercado y tender lazos con más familias campesinas con modelos solidarios, podremos avanzar para tener un país mas equitativo.

Esta semana, les recomendamos una refrescante Limonada de curuba


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *