29 Abr

“La revolución empieza en el campo y continúa en la cocina”

Vandana ShivaVandana Shiva es una mujer conocida por su trabajo en favor de la soberanía alimentaria, la liberación de las semillas de todo intento de privatización, y en general, por ser una defensora de la vida y los derechos de las comunidades. Su trabajo nos ha inspirado a nosotros y a muchas personas y organizaciones que en el mundo se mueven por la misma causa: lograr, a través de la reflexión de consumidores y productores, un cambio drástico en la cadena agroalimentaria. Así, buscamos mejorar nuestra calidad de vida, defender la soberanía alimentaria, y que nos dejen de engañar con la comida que nos venden.

La comida refleja las tradiciones locales, la riqueza natural de los lugares y está asociada a modelos y estilos de vida. La comida que nos venden las grandes cadenas y sus patrocinadores (Empresas como Syngenta y Monsanto) nos invita a dejar de dedicarle tiempo a la comida, y comer productos que acompañan la marcha del consumo. En estos días encontramos una entrevista a Vandana Shiva en la prensa y una de las reflexiones más bonitas de la conversación, por lo menos para estos lectores, es la frase que titula este escrito. Muchas veces hemos compartido esta reflexión en nuestras comunicaciones con ustedes, muchas veces en las reuniones con consumidores y productores hemos tratado este tema. Hay todo un movimiento internacional que se dedica a promover el goce por la comida lenta, los ingredientes variados, locales y orgánicos, el tiempo de consentirse preparando un buen plato. Todo esto implica un estilo de vida, una posición – como dice Tania – ética y política ante la vida. Las revoluciones también se dan en gestos pequeños, en actos cotidianos.

¿Cuál es la mejor manera de ser revolucionario? Siendo un cocinero interesado por lo que compro y lo que como. Preocuparnos por entender y conocer qué llevamos a nuestros platos es un acto de rebeldía y una apuesta por la vida. La primera vez que yo consumí La Canasta tuve que pensar mil veces qué hacer con acelgas todas las semanas, ahora me aficioné a una torta con queso y acelga, eso sí, con huevos campesinos y me cuesta trabajo pasar la semana sin probarla. Cuando no estoy en mi casa sueño con la crema de espinaca que preparamos apenas llega La Canasta. La reflexión de Vandana Shiva nos hace pensar que los antojos no son tan banales, a veces pueden ser actos profundamente revolucionarios, dependiendo qué comamos. Tanto tiempo pensando en cuál era la mejor manera de rebelarnos contra las cosas que no nos gustan y la respuesta – al menos para mí, nosotros – estuvo siempre a la mano y me ha dado muchas razones para ser feliz: es actuar. Mis sartenes son mi laboratorio de cambio.

Mis amigos quienes se arriesgan a probar esos ensayos, y todos salimos contentos y victoriosos, nos revelamos comiendo un puré de papa pepina.

Y ahora para poner esto en práctica, una rica receta para una Ensalada de Espinaca y Mandarina.


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


One thought on ““La revolución empieza en el campo y continúa en la cocina”

  1. Pingback: La Canasta: Red de confianza | Procomun

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *