27 Ene

La tatarabuela de las heladas

IMG-20160127-WA0004Así definió Anaís, nuestra productora de Ciudad Bolívar, la helada que cayó la semana pasada. Ella y su grupo “Cultivadores de Vida”  nos mandan deliciosas fresas, papas, cubios, frutas y hortalizas de clima frío cada semana.  Conversamos con ella para conocer cómo van las cosas, evaluar las pérdidas y revisar qué hacemos como red ante esta situación, que ustedes saben se agrava por la larga sequía que se viene dando desde el año pasado. La semana pasada estuvimos con el grupo de Subachoque haciendo el mismo ejercicio. Será un tema a tratar en nuestra próxima asamblea, en la que colectivamente decidiremos qué haremos y cómo enfrentaremos estas situaciones.

Anaís nos contó que estos días cayeron otras heladas “las hijas y las nietas de la anterior”. Muchos cultivos se han perdido en estos meses, con estas condiciones climáticas. Eso implica que habrá menos alimentos disponibles, y que productores y productoras verán reducidos sus ingresos en una proporción muy importante. El trabajo de muchos meses se ha perdido.

Además, nos contó que siempre en su comunidad se espera que los años bisiestos como el actual vengan de la mano con cambios, positivos o negativos. Este año pinta difícil, y lo corroboran las cabañuelas y las contra cabañuelas. Las cabañuelas son una forma de prever lo que ocurrirá con el clima durante el año, revisando lo que ocurre los primeros 12 días del año, cada uno correspondiente a un mes, desde enero a diciembre. Con las contra cabañuelas se verifica lo que indicaron las cabañuelas, contando los siguientes 12 días, pero hacia atrás, o sea, de diciembre a enero. Cuando las cabañuelas y las contra cabañuelas se contradicen, significa que el clima estará variable. Este sistema es muy conocido en el campo colombiano, y Anaís nos cuenta que siempre les ha sido de gran utilidad. Este año las cabañuelas anuncian la predominancia de meses secos, con algunas lluvias acercándonos a la mitad del año, y grandes heladas antes de llegar al final. Prevé que será un año más bien duro, de escasez en cuanto a la alimentación.

La experiencia en el campo también les da otras herramientas a campesinos y campesinas para saber qué va a pasar. La helada se puede anunciar al llegar la noche, cuando está muy despejado durante el día, y hace frío por la mañana y por la tarde.

IMG-20160127-WA0002Anaís nos contó que se sintió muy desesperanzada y triste cuando amaneció la noche de la helada, y vio sus cultivos arruinados. Cuando logró juntar fuerzas para ir a verificar en las diferentes partes de la finca, tuvo, a pesar de todo, una grata sorpresa: los cultivos que plantó en forma de espiral, no se helaron. Su trabajo de rescate de técnicas ancestrales se evidenció no sólo útil, sino necesario para estas épocas.

Esperamos compartir estas experiencias y aprendizajes también en la asamblea, para que la red La Canasta siga fortaleciendo la producción campesina agroecológica y vinculándonos desde la ciudad a lo pasa en el campo.

Para aprovechar las fresas que se salvaron de las heladas, receta de Batido de fresa, banano y mango

A continuación unas fotos que nos envió Anaís de la helada de anoche.

IMG-20160127-WA0010 IMG-20160127-WA0011 IMG-20160127-WA0003 IMG-20160127-WA0005 IMG-20160127-WA0006 IMG-20160127-WA0008 IMG-20160127-WA0009


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *