01 Jul

La Vida a Granel

Esta semana nos topamos con un texto muy bonito de Guillermo Viglione de España, y nos pareció muy adecuado para compartirlo con ustedes.  Se llama “A Granel” y dice así:

“El hipermercado cerró los ultramarinos, y mató las conversaciones de barrio. El autoservicio dejó a las compras sin balanza y sin palabras. Prohibido bromear con la cajera, que se forma cola. Hay cajas rápidas para los que llevan pocos productos y ya hay cajas en las que te cobras tú mismo. Las lechugas vienen en bolsas, y deshojadas, las manzanas maduran en bandejas de plástico rígido. Este es un mundo: empaquetado, enlatado, etiquetado, clasificado, embotellado, precintado, embolsado, plastificado, deshuesado, desgrasado, pelado, precocinado y loncheado. Un mundo no-retornable, de PVC, de PET, de tetrabrick, aluminio, poliestireno expandido y mil tipos de plástico. Una vida insostenible, marcada, como nuestros productos, con fecha de caducidad. El progreso es aséptico, escrupuloso, exacto y desapasionado. Yo prefiero vivir a granel, comprar al corte, que vuelvan las hueveras y el bermú de barril, los mercados y los mercadillos, conocer a quien regó los tomates, rellenar sifones y devolver los cascos. Comprar lento, charlar, y perder el tiempo. No quiero una vida envasada al vacío. Aspiro a ser parte de un mundo imperfecto e inexacto. Amar a granel, no dosificar los besos, derrochar abrazos, reir a puñados, hacer manojos de caricias y gastarlos sin recato, no dar las gracias ni pedir perdón con cuentagotas, no poner etiquetas, gastar la amistad a raudales, soñar sin rigor y sin medida, comerme la vida a bocados… y atragantarme de ella”.

La Canasta 2013-08-10 006Ese anhelo del autor de vivir a granel y recuperar el contacto y las relaciones con las demás personas, y con aquellas que cultivan sus alimentos, es compartido por muchas de las personas que hacemos parte de La Canasta. Si bien en aras de hacer más fáciles los procesos nos apoyamos en las herramientas web, y las Canastas llegan a cada una de sus casas, eso no significa que sea otra forma de sacrificar los espacios de encuentro e intercambio.  Por eso es que periódicamente buscamos organizar salidas y actividades entre las personas de la red, en las que nos conocemos y entendemos mejor cómo es esto de la relación campo-ciudad, del ciclo agroalimentario, de la producción agroecológica de nuestros alimentos. A finales del año pasado ese encuentro lo propició nuestra asamblea. Ya estamos en mora de reunirnos nuevamente, por eso Sandra, que es una consumidora que hace parte de La Canasta desde hace mucho tiempo, se ofreció y está trabajando en la organización de nuestra próxima visita a las fincas. Les estaremos contando los detalles para que nos organicemos y retomemos esos momentos de encuentro que nos hacen tanta falta.

Esta semana, receta de Arepuelas caseras de Judith


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *