22 Mar

Las bondades de la Red

Podríamos empezar a hablar sobre internet y las posibilidades que esta red brinda, pero en esta ocasión hablaremos sobre nuestra Red de Confianza. En especial, sobre el trabajo de asociatividad en el que se ha enfocado La Canasta siempre.

Como la mayoría debe saber, La Canasta trae a la ciudad alimentos cultivados por pequeños productores y productoras campesinas. Muchos de éstos, como Doña Paulina, Don Juan María y muchos otros en Subachoque y La Pradera por ejemplo, tienen pequeños terrenos que destinan a cultivar, y donde producen los alimentos para ofrecernos cada semana. Pero dado que se trata de pequeñas producciones, sería muy difícil y costoso para ellos, para nosotros o para cualquiera, pensar en comercializar sus productos debido a que los costos serían muy altos y la oferta sería muy limitada.

Es aquí donde la asociatividad de varios pequeños productores posibilita que ellos puedan hacer llegar sus productos a los hogares en Bogotá. El ejemplo en Subachoque es definitivamente uno a seguir en términos de asociatividad, pues con la Asociación ARAC que crearon hace un par de años, no solo trabajan como grupo para ofrecer mayor variedad y cantidad de productos, sino que también pueden acceder a recursos y apoyos externos que facilitan que sus procesos se fortalezcan. Y estos son solo dos aspectos, porque aún más relevante es la familia en la que se han convertido y el círculo de apoyo que han construido entre todo@s. Así, los y las integrantes de la Asociación se apoyan mutuamente con consejos y asesorías entre unos y otros y cada uno ofrece su experiencia para apoyar a los demás de su red.

La Canasta 2012-12-09-028

Pero volviendo a nuestra Red de Confianza, después de varios años de trabajo con las y los mismos productores, ellos han ido conociéndose cada vez más y se sienten también parte de esta gran familia, en la que se relacionan sin tener que pasar necesariamente por el equipo de La Canasta como intermediario. Es así como ayer nos llegaron unas matas de ahuyamilla que doña María mandó para que le hiciéramos llegar a Doña Anaís con las rutas que tenemos todas las semanas. Así mismo, hace unas semanas nos llegaron semillas de papa que mandaba Don Fabriciano a Jairo y Judith. También se dan intercambios de saberes, experiencias, semillas y más en visitas entre los grupos, como sucedió hace un par de semanas cuando productores de Silvania y de Subachoque visitaron a Don Fabriciano.

En fin, siempre toma tiempo construir la confianza necesaria para que estas sinergias se den, pero creemos que hasta ahora hemos logrado construir una Red muy bonita y fuerte que favorece a las personas que deciden hacer parte de ésta, tanto desde el campo como desde la ciudad.

Esta semana, los invitamos a probar una Ensalada de repollo verde


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *