16 Ene

Los criterios de calidad y más sobre la miel

Los criterios de calidad y más sobre la miel

La semana pasada les contamos que uno de los objetivos de La Canasta en este nuevo año es trabajar por la conservación de las abejas, que de acuerdo a lo que ha sido publicado por diferentes entidades, están en vía de extinción. Uno de estos estudios concluye que sin abejas, la vida en la tierra como la conocemos, no duraría más de 40 años. Con su labor de polinización, las abejas constituyen un eslabón de gran importancia para el frágil equilibrio de la naturaleza. Desde hace varios meses hemos venido hablando con Don Arturo, quién nos trae la rica miel que ofrecemos en La Canasta, y nos cuenta que en regiones donde se practica la agricultura extensiva y se hacen fumigaciones aéreas se ha visto una importante reducción de las colonias de abejas. El calentamiento global, las ondas de los celulares y otras cosas están afectando a las abejas de diferentes maneras y en estos meses les iremos contando más al respecto porque este año nos comprometimos con Don Arturo a promover la conservación de las abejas con acciones prácticas.

Para eso esperamos contar con el apoyo de las personas de esta Red y sobre todo, deseamos que endulcen sus vidas comiendo mucha ¡mucha miel!.

Otro de los objetivos de La Canasta para el 2013 es seguir mejorando con respecto a la calidad de los productos, dentro de un marco de consumo consciente y responsable. Y este es un tema que tiene mucha tela para cortar, como nos dimos cuenta también en las discusiones que tuvimos entre productores, consumidores y el equipo de La Canasta, durante nuestro día de campo en Subachoque el mes pasado. Lo más interesante es que tanto productores como consumidores coincidían en opiniones.

Resulta que en otro estudio, encontramos unas cifras alarmantes sobre el desperdicio de comida en el mundo: varios diarios del mundo publicaron en estos días los resultados de un estudio de la Institución de Ingenieros Mecánicos del Reino Unido, donde se reveló que casi 2.000 millones de toneladas de comida se desperdician anualmente, es decir, casi el 50% de los alimentos producidos termina en la basura.

Sonará a cliché, pero ¿Cuánta gente no tiene nada que llevarse a la boca? Nuestras reflexiones en la marcha del trabajo con La Canasta nos han demostrado que con un poco de información, los consumidores estamos dispuestos a consumir lo que la tierra nos ofrece, sin anteponer nuestros “caprichos como consumidores”. Uno de los temas más preocupantes es que, gran parte de semejante cantidad tan abrumadora de comida perdida se debe a que los productos no cumplen con los criterios de calidad que imponen los mercados. Un amigo que trabaja en un importante almacén de cadena del país nos contaba también que se saca alrededor de una tonaleda diaria de productos que no se pueden vender por estar magullados o manchados por ejemplo.

Como ustedes han visto, nuestra filosofía es otra y en La Canasta pedimos a los productores las cantidades que nos han pedido y ellos mandan los productos que tengan la calidad apropiada. Todo esto basado en relaciones de confianza entre todas las personas de esta Red. Además, la producción agroecológica implica que los productos no sean uniformes, redonditos y casi lacados, no, nosotros les ofrecemos a cambio productos con sabores y colores más intensos y cultivados sobre todo con mucho amor, por la tierra y por todos nosotros!

Les compartimos hoy una receta de zanahorias caramelizadas con miel para que se animen a ensayar.


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *