14 Feb

Los dilemas de las certificaciones

El tema de las certificaciones es un tema bastante complejo, en especial para iniciativas como La Canasta y otros mercados afines que no funcionamos con las lógicas convencionales comerciales sino que por el contrario escogemos trabajar con campesinos con pequeñas producciones, con diversas personas preparando productos artesanales y en general en pequeña escala.

Desde que comenzó La Canasta y aún ahora, escogemos no exigir certificaciones de ninguna clase a las personas que producen los alimentos que ofrecemos en nuestros mercados, tanto para los productos frescos como para los procesados. Eso no quiere decir que no estemos de acuerdo con muchos de los requisitos que hacen parte de las certificaciones, tanto del tipo de producción como de índole fitosanitarias, sino que para producciones con escalas pequeñas y medianas no es muy viable acceder a estas certificaciones.

Por ejemplo, para recibir una certificación orgánica para los productos frescos que vienen de una finca, es necesario invertir una buena cantidad de dinero, y para recuperar esta sería necesario vender grandes cantidades de productos o subir los precios mucho y así de cierta manera salir de competencia o apuntar únicamente a mercados de nicho para gente con suficientes recursos para poder acceder a estos. Y esto es algo no deseado por nosotros, pues queremos que nuestros productos sean asequibles para la mayoría de personas de la ciudad.

En esta misma lógica, nos encontramos con el tema de los registros fitosanitarios que exige el Invima para los productos transformados. Por convicción, escogimos trabajar con productos artesanales y apoyar pequeños emprendimientos e incluso la transformación y de productos frescos en las mismas fincas para darles mayor valor agregado a los productos y contribuir con estos de mayor manera a la economía familiar. Para este tipo de producciones, es difícil cumplir todos los requerimientos impuestos para recibir las certificaciones y sellos.

La misma lógica de nuestros mercados y la decisión de apoyar producciones artesanales, agroecológicas y campesinas constituye un dilema difícil de resolver pues las certificaciones están pensadas y diseñadas principalmente para producciones grandes y de cierta manera tecnificadas.

Visita del Sistema de Garantías Participativo

Para afrontar este dilema, estamos trabajando desde varios frentes y en cooperación con otros productores y mercados. En términos de las certificaciones del tipo de producción, estamos implementando un Sistema de Garantías Participativo que busca que entre nosotros mismos podamos “certificar” las producciones en las fincas. Por otro lado estamos investigando las posibilidades de obtener registros Invima o por lo menos cumplir con los requisitos más importantes, pero evaluados desde las lógicas de la producción artesanal. Les iremos contando los avances…

Esta semana te invitamos a probar Arvejas en crema de leche


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *