29 May

Los granos secos

Esta semana reciben arvejas secas de variedad Santa Isabel. Fabriciano Ortiz, quien las cosecho hace un par de meses en su finca en el municipio de Boyacá en Boyacá, nos explicó algunas cosas sobre sus arvejas y otros granos secos.

Cuando los granos están maduros, se cosechan únicamente los que se pueden comercializar en ese momento. Los granos que no se cosechan en ese momento se dejan secar dentro de sus vainas, en la mata, al sol, hasta que estén casi como los recibimos hoy en La Canasta. Este proceso dura alrededor de un mes, dependiendo del clima, el verano moderado es el mejor momento para hacer este proceso. Una vez los granos están secos, se arrancan las vainas de la mata y luego se “agarran a palo” para separar los granos, que se siguen oreando al sol o en un zarzo para que queden bien secos y no produzcan hongos al almacenarlos. Este proceso es similar en general para otras leguminosas y cereales.

Una vez secos los granos, pueden almacenarse hasta por uno o dos años antes de consumirse, aunque según Fabriciano, a medida que pasa el tiempo, los granos van perdiendo propiedades nutricionales, “el embrión va perdiendo vida con el tiempo”. El contenido proteico de las arvejas es de 6% en las frescas y 22% en las secas. Las arvejas que recibimos esta semana tienen también un alto contenido de complejo B y son un tonificante para el sistema nervioso.

Para los productores, secar los granos es una buena manera de conservar los alimentos y no tener pérdidas por falta de demanda. Hoy además estamos apoyando a Fabriciano, guardián de semillas, quien tiene unas 5 variedades de arveja, desde blancas hasta negras. Las que nos envía hoy son las que más siembra y las demás variedades las tiene para conservar las semillas.

Ver recetas con granos secos…


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *