25 Mar

Memorias del diplomado al que asistió Judith

A continuación transcribimos un texto escrito por Judith, quien hace parte de la Red de La Canasta. Judith y su esposo Jairo viven en su finca en Agua Bonita, Silvania, de donde nos envían una gran variedad de productos como muchas de las moras que distribuimos, los huevos de sus gallinas criollas y otras delicias mas. Judith asistió a un diplomado, representando al grupo de Silvania de La Canasta y ahora está socializando lo aprendido entre el grupo. Su participación en el diplomado fue financiada por La Canasta y las otras personas del grupo de Silvania.

Experiencia sobre el Diplomado de Permacultura, Cromatografía y Microbiología, en la universidad de Cundinamarca, en el mes de agosto.

JudithLeyendo estas palabras quedé sin saber de qué se trataba. Además ir a la universidad. Que no fuera a conocerla internamente si no a estudiar pues era algo para mí novedoso e impactante; pero como me gusta estar aprendiendo cosas nuevas, fui a ver de qué se trataba y quedé satisfecha, y además lo que me enseñaron y vi llenó todas mis expectativas. Ya sabía que la mejor agricultura era la orgánica la que practicaron nuestros antepasados, pero por circunstancias del comercio y yo no sé qué más nos han hecho creer que no, que debemos aplicar cuanto químico hay en el mercado. Y así hemos venido en las últimas décadas envenenándonos con nuestra alimentación. Pero gracias a un grupo de personas maravillosas que todavía creen que es posible salvar esta agricultura nos están haciendo tomar conciencia y ayudándonos a volver a lo natural, a lo limpio, pues la naturaleza es sabia y agradecida y con un poco de esfuerzo nos devuelve por montones la ayuda que le damos para repararse del daño tan grande que le hacemos con nuestras prácticas equivocadas de agricultura química.

Allí aprendí de permacultura, es diseñar con métodos sencillos nuestros cultivos. Con una manguera de las que se hacen los niveles de construcción podemos hacer las curvas a nivel para hacer nuestros surcos y así evitar erosión, encharcamientos y que en los veranos se nos seque rápido la tierra. Con estas curvas de nivel también podemos diseñar la clase de cultivo que plantamos y además en qué sitio deben ir, y a pesar del corto tiempo pasado ya lo estamos poniendo en práctica con muy buenos resultados.

La microbiología es saber que nuestro tesoro más preciado que es la tierra está llena de una cantidad de aliados que son microorganismos, seres vivos que trabajan para ayudarnos a que nuestras plantas sean fuertes, sanas y productivas, y que otros seres no se nos conviertan en plagas, pues ellos nos ayudan también a controlarlos, y a equilibrar estos sistemas.

Que elaborando productos sencillos con lo que disponemos en nuestra finca, aprendiendo a conocerlos, como muchas plantas que llamamos malezas pero que no los son, vamos ayudando a nuestros suelos, a mejorar su calidad y equilibrio.

Bioles, bocachis, fermentados y microorganismos hacen parte ya de nuestro vocabulario diario.

Las tres M, como nos insistían los profesores:

M- materia orgánica

M- microorganismos

M- minerales.

Todos están en la tierra, sólo tenemos que no destruirlos sino ayudarlos y darles espacio para que trabajen a nuestro favor y así lograr productos limpios que nos alimenten bien y no nos envenenen.

Atte

Judith Pineda R.

Jairo y Judith con una remolacha gigante

 


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


One thought on “Memorias del diplomado al que asistió Judith

  1. Pingback: Naranjas y más naranjas | LaCanasta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *