03 Jul

Naranjas y más naranjas

¡Amigos de La Canasta!

Canasta con naranjasComo se han dado cuenta tenemos muchas naranjas estas semanas y vamos a seguir aprovechando esta cosecha. El naranjo es un árbol que da cosechas una sola vez al año y para los productores no es muy buen negocio venderla. Lo que les pagan por esta fruta no alcanza siquiera para cubrir el costo del transporte, así que es muy común encontrar en el campo grandes espacios tapizados de naranjas perdiéndose pues nadie encuentra un buen canal para comercializarlas. En la lógica de La Canasta esto no puede pasar, y por esta razón estamos aprovechando al máximo esta cosecha para que los productores de Vianí, Arbeláez y El Boquerón puedan recibir un beneficio por haber cuidado estos árboles durante todo el año. Adicionalmente, acordamos con ellos un precio que mantenemos todo el año y La Canasta cubre los costos del transporte. Todo esto se incluye en el precio que ustedes pagan y de esta manera aprovechamos la naranja, el productor recibe un precio justo y ustedes pueden tomarse un rico jugo en la mañana. De eso se tratan las relaciones gana-gana.

La finca de Wilson en el Boquerón queda entre grandes montañas y como les hemos contado antes, él volvió a la producción agrícola después de haber abandonado la labor en el campo pues no recibía un buen pago por sus productos y nadie apreciaba el esfuerzo que implica llevar una producción agroecológica. Desde hace varios meses Wilson hace parte de la Red de productores de La Canasta. Judith, su hermana, la esposa de Jairo y productora de huevos en Silvania nos contactó con él y tanto ella como Nubia, la agroecóloga de La Canasta, han estado acompañando su proceso. Judith hizo hace algunos meses el diplomado en Agroecología en la Universidad de Cundinamarca que organiza el colectivo Tierra Libre. El diplomado fue financiado en parte por La Canasta y en parte por la Red de productores. De esta manera Judith ha afianzado sus conocimientos y los está aplicando y compartiendo para solucionar los problemas que surgen en las fincas. En el caso de El Boquerón, donde Wilson, el problema es el calor y la cantidad de bichos que hay en el suelo: gusanos, tijeretas, ciempiés, milpiés, en fin… Han usado caldo de ceniza, purines de plantas (un preparado que se usa poniendo la planta a fermentar, por ejemplo la ortiga, barbasco, etc.), entre otras tantas preparaciones que se requieren para ahuyentar los animales que le hacen daño al cultivo, sin matar toda la vida alrededor y prevenir los ataques de hongos.

Los resultados del trabajo en conjunto de Wilson, Nubia y Judith, además de las naranjas cada vez más jugosas, son los pepinos cohombros que empezaron a salir la semana pasada. De esta manera en la finca de Wilson se vuelven a producir alimentos sanos. ¡Esperamos que los disfruten!

Aquí una sencilla y rica receta de postre de naranja


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *