14 Ago

Noticias La Canasta No. 2

Llegada de los caballos zorreros a la finca de Judith y Jairo

agosto 2013 123Judith y Jairo participan en la red La Canasta desde hace más de un año. Viven en Aguabonita, en una finca muy diversa, donde cultivan gran cantidad de los alimentos que recibimos.

Son investigadores y experimentan constantemente, con nuevas semillas, nuevos preparados, nuevas técnicas. Además de los cultivos, en la finca encontramos varios animales: gallinas, piscos, conejos, vacas, y recientemente…. caballos. La historia de Mono, Solín y Manchitas es una de esas que tienen final feliz. No sabemos cómo comenzó, porque llegaron hace apenas un mes, en el marco del programa de la Alcaldía de Bogotá de reemplazo de las zorras tiradas por caballos. Judith se presentó a la convocatoria, y desde La Canasta apoyamos el proceso, y colaboramos con algunas certificaciones y documentos requeridos.

Los caballos tienen entre 10 y 12 años, que se ve han sido bastante duros para ellos. Los tres llegaron muy flacos, Manchitas está jubilado ya porque tiene una enfermedad en una pata que le impide caminar bien. Mono y Solín están en mejor estado, y los tres se han ido recuperando en este mes de su nueva vida.

Jairo y Judith nos cuentan que los animales han sufrido maltratos, y están permanentemente a la defensiva. De hecho, ya han repartido un par de mordiscos. Pero poco a poco van acostumbrándose a su nueva vida. Al principio, no sabían caminar en la montaña, ni en el barro. Se asustaban cuando sus patas se hundían en el terreno húmedo del campo. Después de un mes, se los ve muy contentos pastando cerca de la quebrada de la finca.

La idea de recibir estos animales, nos cuentan, tiene que ver con que los caballos siempre fueron parte de la vida de la finca en la historia de Jairo y Judith. Además, son de gran utilidad para poder llevar los productos desde la finca hasta la carretera, distante aproximadamente 1 km. Algunos vecinos cuestionan la decisión, porque es más rentable tener vacas pastando en el terreno, y no caballos. Pero los cálculos de Judith y Jairo no se limitan a lo económico, e involucran la satisfacción de darles un trato digno a los animales, el disfrute de tenerlos por ahí “hermoseando” la finca, los recuerdos de la infancia donde siempre hay caballos presentes. Jairo nos contaba , acariciando el lomo de Solín, que en su tierra natal, Tolima, los caballos eran parte del paisaje.

Hoy Solín, Manchitas y Mono dejaron atrás su historia de trotes en pavimento, y disfrutan de la vida que merecen. Además, colaboran con el trabajo de la finca, llevando algunos bultos, Solín y Mono, porque Manchitas ya no puede, y aportando buen abono.

agosto 2013 134 agosto 2013 125 agosto 2013 127

[space height=”HEIGHT”]

Visita a la finca de Judith y Jairo en Agua Bonita el fin de semana

Conociendo la huerta

Conociendo la huerta

El sábado pasado, Agosto 9 de 2013, estuvimos compartiendo con un grupo de consumidores un maravilloso día de campo en la finca de Judith y Jairo en Silvania. Salimos de Bogotá a las 7 de la mañana y tomamos la antigua vía a Fusa, por el alto de San Miguel. La vía nos condujo entre un paisaje de bosques nativos que se resisten al eucalipto y la deforestación. Llegamos a la finca e hicimos un recorrido por las huertas donde nos explicaron cómo se siembran la arracacha, el repollo, las zanahorias y cuánto tiempo lleva que cada una de estas plantas crezca. Fue una sorpresa entender que para deshierbar se requiere de una habilidad que en la ciudad no desarrollamos para diferenciar una mala hierba de una zanahoria germinando. Caminamos entre surcos de maíz y fríjoles y recogimos en la huerta los ingredientes para la mazamorra chiquita que almorzaríamos más tarde; como no sabemos diferenciar muy bien cuáles eran los frijoles listos, al desgranarlos encontramos uno que otro grano verde y alguna habichuela. Fue un día de aprendizaje e intercambios. De ponerle cara a las historias que reciben con sus pedidos de cada semana y a las manos que cultivan los alimentos que llegan a sus casas. Para Jairo y Judith fue además la oportunidad de contar con manos amigas para adelantar un poco del trabajo en su finca, entre otras labores que aprendimos, deshierbamos un par de huertas y ayudamos en la preparación de un bocachi: un abono orgánico en el que se mezclan estiércol de vaca o caballo, hojas secas, roca fosfórica, pulidura de arroz y melaza, que debe palearse a diario para que las bacterias tengan la temperatura y el oxígeno necesario para descomponer el abono sin que se pudra. El problema para Jairo y Judith es que no encuentran mano de obra en la región y deben hacer todos los trabajos solos. Sin ayuda, es muy difícil para ellos poder optimizar al máximo la producción en su finca, les hacen falta manos y el sábado, los consumidores de La Canasta, tuvieron la oportunidad de aportar un poco de tiempo y esfuerzo para que todos podamos disfrutar de los frutos de esta finca.

Durante el almuerzo

Durante el almuerzo

Judith nos recibió además con un masato de arroz dulce y refrescante, después de almorzar tuvimos tiempo de conversar y conocernos, de oír la historia de vida de los dueños de casa y sentirnos parte de una Red en la que trabajamos por el bienestar de muchas personas. Si usted quiere hacer parte de esta experiencia, cuéntenos y lo pondremos en contacto con las personas que hacen posible esta experiencia en el campo, para que puedan conocerse y podamos construir en la práctica esta Red que queremos pase de la virtualidad a la experiencia.

Los dejamos con un breve texto de Josée después de su experiencia en Silvania. También encontrarán en el siguiente enlace, la experiencia del sábado en palabras de Manuel y Tania.

“¡Un día al campo! El sábado pasado, pasamos el día en Silvania al campo de Judith y Jairo. Para mí, fue una experiencia muy especial e única para descubrir un poco de Colombia y la vida diaria de campesinos que hacen parte de La Canasta. Es evidente que Judith y Jairo tienen pasión, amor y respeto por la tierra. Nos acogemos calurosamente, ellos nos mostramos su campo, nos explicaron sus procesos y compartimos un almuerzo muy rico, con nuestra cosecha de verduras de sus huerta. Aprendimos también como hacer abono orgánico, un trabajo muy físico! Me doy esperanza encontrar personas como Judith y Jairo para tener un mundo mejor.”

La Canasta 2013-08-10 074 La Canasta 2013-08-10 089 La Canasta 2013-08-10 100

Evaluación de Agroexpo por parte de Subachoque

LOGO FINAL ARACLa Asociación Red Agroecológica Campesina (ARAC) de La Pradera, Subachoque, tuvo su primera experiencia en Agroexpo. La evaluación del evento se realizó en la reunión posterior al cierre de la feria y es claramente positiva.

Por un lado, la asociación fue capaz de organizarse en muy poco tiempo para participar en esta experiencia por primera vez. Eso habla muy bien de su capacidad de coordinar acciones, producto del trabajo colectivo que vienen realizando desde hace aproximadamente 3 años, y del conocimiento y confianza mutua. Rápidamente se pusieron de acuerdo acerca de quiénes iban a estar en el stand, quiénes iban a acompañar y ayudar a las personas responsables del stand, cómo se iba a montar, y demás arreglos logísticos que por lo general demandan tiempo y preparación.

Por otro lado, la presencia en Agroexpo les dio visibilidad, incluso entre personas de Subachoque que no los conocían. Varias de ellas propusieron que la Asociación abriera un punto de venta en el pueblo, para poder acceder a sus productos agroecológicos con más facilidad.

Además, hicieron contactos con personas interesadas en programar siembras, y muchas más que llamaron interesadas por los huevos de gallina criolla. De esta manera el espacio sirvió para establecer alianzas importantes para el grupo.

Las cosas que más llamaron la atención de las personas que visitaron la feria fueron una ahuyama gigante dela huerta de Pedro, y los huevos de las gallinas criollas de Inés y Gaby. Mucha gente se acercó para comprobar que fueran verdaderos. En su canastita, los huevos verdes, azules, rosados y verdosos suscitaron preguntas del tipo ¿Los pintaron? ¿De qué son esos huevos? ¿Las gallinas ponen huevos de colores?

En conclusión, la participación en Agroexpo fue una primera experiencia positiva de aprendizajes, que pone en evidencia los frutos del trabajo constante y paciente de la red. Fue muy importante el hecho que la ARAC invitara a La Canasta a participar en el evento, reforzando los lazos de cooperación y amistad que venimos tejiendo desde hace más de 3 años.

¿Quién está detrás de La Canasta?

Tal como hemos comunicado en varias formas y ocasiones, La Canasta es una red de confianza que se teje entre quienes producen y quienes consumen alimentos agroecológicos. Para hacer esto posible, hace alrededor de un año y medio le dimos forma a la Fundación Red Agroecológica La Canasta, facilitadora de una relación lo más directa posible entre el campo y la ciudad. En esta ocasión queremos presentarles a las personas que hacen parte del equipo de La Canasta y que facilitan esta relación entre personas produciendo y personas consumiendo estos alimentos.

De izquierda a derecha: Daniel, Daniel, Rosalba, Karen, Sabina, Mary y Marco (voluntario)

De izquierda a derecha: Daniel, Daniel, Rosalba, Karen, Sabina, Mary y Marco (voluntario)

Rosalba, Mary, Daniel, Carlos y Marco son el alma del armado de las canastas cada martes. Ellos comienzan el día revisando el inventario de cajas que nos han devuelto para reutilizar y armando estas cajas usadas y otras nuevas para los pedidos de cada semana. Esto lo alternan con la recepción de los productos, tarea de mucho cuidado, pues aquí nos damos cuenta de las cantidades con las que contamos para armar los mercados. Una vez esta tarea está concluida, revisan las cantidades recibidas y pedidas y se recompone el contenido de las canastas grandes y pequeñas de ser necesario. ¡Y aquí comienza el trajín! Durante algunas horas van armando las canastas con una organización cada vez más sorprendente, y en todo caso con muy buen humor y cariño. Al menos una persona se encarga de meter los productos adicionales de cada pedido y al final del día se almacenan las canastas casi listas para ser distribuidas.

Rosalba hace parte del equipo desde hace más de una año y en ella recaen cada vez más responsabilidades, ella está muy comprometida con nuestro trabajo. Mary nos ayudaba con la distribución (domicilios) hasta hace unos meses y ahora nos ayuda los martes con el armado. Daniel y Carlos son la sangre joven de La Canasta (hijos de Rosalba) y nos ayudan dependiendo de la cantidad de pedidos de cada semana con el armado. Marco comenzó como consumidor de La Canasta y nos ayuda como voluntario cuando tiene disponibilidad los martes. Marco trabaja en temas de economía social y solidaria y comercio justo.

Karen, Sabina y Daniel son los gestores de La Canasta y están encargados de la relación con los consumidores, con los productores y de la logística, respectivamente. Ellos se encontraron en la experiencia de las Canastas Solidarias y después de muchas discusiones y de mucho pensar en cómo tener incidencia en los temas que les interesaban, comenzaron con La Canasta. Los tres con formaciones distintas e intereses variados unieron experiencias y pasiones y empezaron a recibir productos y distribuirlos de la manera que ustedes conocen. Al principio cubrieron todos los frentes personalmente y poco a poco han ido conociendo a las personas indicadas para cada tarea y se están concentrando más y más en hacer que La Canasta logre los objetivos propuestos.

De izquierda a derecha: Jonathan, Yeimer, Humberto, Germán, Sebastián

De izquierda a derecha: Jonathan, Yeimer, Humberto, Germán, Sebastián

Finalmente, en la mayoría de los casos, la única cara visible de La Canasta, para ustedes, son las personas que nos ayudan con la distribución de las canastas a sus hogares. Después de varias pruebas y errores y de varias canastas llevadas en taxi, carro particular, bus, bicicleta y a pie, conocimos a Don Humberto, quien siempre nos complace con su buena actitud. También nos sorprende siempre con la persona que lo acompaña para las entregas: su esposa Aidé, sus hijas, una vecina y últimamente Sebastián. A Jonathan lo conocemos hace ya un buen tiempo, pues es el yerno de Ana Silvia, quien nos envía las orellanas. El caso es que él y su cuñada compraron la camioneta hace un par de meses y ahora está apoyándonos con los domicilios con su primo Yeimer o con su hermano Diego y con la recogida de los productos de Subachoque y de varios puntos en Bogotá los martes. Ellos están llenos de buena actitud y disposición para colaborar. Por último está Germán, quien nos ayuda desde hace varios meses por unas horas cada miércoles y está siempre dispuesto a hacer que las cosas funcionen, incluso cuando se presentan imprevistos. Germán también nos presentó a un vecino suyo Eduar y su sobrino Andrés, quienes nos colaboran cuando hay varios pedidos y que esperamos que nos pueda ayudar cada vez más a medida que La Canasta siga creciendo.

Festival Distritofónico

Logo Distritofonico 2013Nuestros amigos del colectivo de músicos y músicas de La Distritofónica nos propusieron el año pasado que La Canasta los acompañara en el festival, preparando los refrigerios para los artistas. Hace un año pudimos disfrutar de la buena música del festival y preparamos unos sandwiches con el pan de Mauricio, la mayonesa de Cristina, el queso de Alberto y unos vegetales asados, acompañados de fresas, uchuvas y tomaticos cherry. Aparentemente les gustaron los productos de la Red de La Canasta, porque este año nos invitaron nuevamente a participar en el festival, que vuelve con energías recargadas y un cartel de excelentes músicos y músicas colombianas y un buen número de reconocidos músicos de otros países.

En la página del festival y en su Facebook encontrarán información detallada así como videos y música de los artistas que participarán. ¡Les recomendamos que no se lo pierdan y que les pregunten a los artistas por los refrigerios de La Canasta!

Para La Canasta es importante fomentar este tipo de eventos organizados por talentosos artistas y afortunadamente también nos ha llevado a conocer a varias personas que ahora son parte de esta red.

Más información en www.festivaldistritofonico.com y en www.facebook.com/FestivalDistritofonico

Programa Distritofonico

 


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *