20 Dic

Nuestra última entrega de este año

Así como cada año, este no fue la excepción. Muchas personas salen de la ciudad, muchas otras andan con compromisos navideños, pero en general lo que siempre podemos identificar, es que mucha gente deja de pedir canasta para estas fechas. Es por esto y también porque nos merecemos el descanso, que en la última semana y la primera semana de cada año no hacemos entregas de canastas.

En estos días, esto nos da vuelta a la cabeza, pues para muchos negocios, esta es la mejor temporada del año, para La Canasta claramente no lo es. Lo paradójico aquí es que como bien sabemos, los productos no dejan de crecer y madurar, así en la ciudad sean vacaciones, y a los productores les toca usar su ingenio para no perder los alimentos que maduran. En principio debería no ser tan difícil planificar las siembras para no sembrar productos que maduren en este par de semanas, pero con la naturaleza hay muchas variables que no podemos controlar, como las lluvias, el sol, etc., que hacen que los alimentos crezcan más o menos rápido, lo cual hace más compleja esta planificación de siembras.

De cualquier manera, así son las dinámicas de lo que hacemos y cada año aprendemos a planificar y sobrellevar estos periodos de mejor manera. Lo bueno es que aparentemente el tema de los propósitos de nuevo año ha sido fructífero para La Canasta en otros años y si bien enero tiende a ser un mes donde muchos estamos sin plata por los regalos y las vacaciones, los niveles de pedidos no dejan mucho que desear normalmente en ese mes. Esperamos que muchas personas tengan como propósito de nuevo año una alimentación sana, que apoye a pequeños productores y productoras campesinos, que cuide del medio ambiente, que no genere desechos innecesarios por empaques, que esté basada en lógicas de economía social y solidaria y no de acumulación de capital y muchos de los otros beneficios que creemos que tiene el modelo de La Canasta.

2018 trae consigo varios retos para nosotros. 2017 fue un año difícil, en el cual los niveles de ventas de nuestras canastas fueron mucho menos que deseables, en parte por más iniciativas que han surgido que ofrecen productos similares a los nuestros y en parte también porque ha sido un año difícil en general para la economía del país, creemos. De cualquier manera, nuestro propósito para 2018 es que La Canasta crezca mucho y pueda trabajar con más familias campesinas y probar que este es un modelo que tiene más ventajas para todas las personas que participan y no únicamente para algunas, o para unas más que para otras.

¡Por lo pronto les deseamos unas felices fiestas y lo mejor para el año que viene!

Esta semana les sugerimos un Arroz con guiso de calabaza


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *