Nuestros Principios

Los ejes de trabajo de La Canasta imprimen el sentido a la organización y dan el marco para las acciones concretas. Son ejes interdependientes y complementarios, y dan cuenta de la integralidad del ciclo alimentario.

Cada concepto ha ido tomando forma en el transcurso del trabajo, la reflexión y la investigación. Nos apoyamos en diferentes fuentes, y consideramos que no debemos encerrarnos en definiciones dogmáticas, sino más bien, debemos enriquecer y repensar estas definiciones en el trajín de nuestras prácticas cotidianas. Nuestros ejes

Agroecología

Para La Canasta la agroecología es una forma de entender la agricultura, y por ende, la relación sociedad-naturaleza, fundada en unos principios que permiten la armonía en esa relación.

¿En mano de quiénes?

En manos de las familias campesinas y pequeños agricultores y agricultoras. La diversificación de actividades en las fincas, permite variar los roles y las posibilidades de integración de los miembros de las familias campesinas, promoviendo la integración de mujeres, jóvenes, niños y niñas, y ancianos y ancianas.

¿Para qué?

Para valorizar la cultura campesina y su protagonismo, sus saberes y prácticas. las familias productoras que trabajan la tierra, y viven de esto, toman las decisiones sobre sus actividades y sus saberes. Para garantizar la sostenibilidad de la agricultura en sus aspectos sociales, económicos, políticos y ambientales. La producción de alimentos se inscribe de esta manera en un marco amplio, en el que se comprende la complejidad de la vida social y sus relaciones con los procesos naturales. Para fomentar la organización tanto en el campo como en la ciudad. Sin organización, como individuos aislados y atomizados no tenemos posibilidad de realizar los cambios que valoramos como positivos.

¡Para producir alimentos sanos y nutritivos! ¿Cómo?

Sin agrotóxicos. Sin transgénicos. Cuidando el agua, el aire y recuperando y conservando el suelo. Con diversidad de cultivos y técnicas apropiadas y apropiables. Con autonomía para tomar decisiones Con los conocimientos ancestrales y tradicionales, unidos a los científicos en un diálogo de saberes respetuoso y enriquecedor Con el intercambio libre de saberes y semillas.

Economía Social y Solidaria

La Canasta es una entidad sin ánimo de lucro. Esto no es casual, creemos que para realizar los cambios a los que aspiramos, es necesario repensar y “reactuar” la economía.

Entendemos que la economía no es necesariamente escasez, que las sociedades tienen múltiples maneras de concebir sus necesidades y actuar para satisfacerlas, y por esto se habla de “socioeconomía”. Esta es la razón por la que nos enmarcamos en las lógicas de la economía social y solidaria, que responde a otra racionalidad, a otra forma de entender el ejercicio económico, que es más cooperación que competencia; que tiene como objetivo reproducir la vida, no sólo la humana, sino la de la naturaleza, y no la acumulación per se; que se basa en la solidaridad y no en la exclusión de los otros; que reconoce a los seres humanos como fines y no como medios. La Canasta es un proyecto de sociedad, basado en un sistema económico que nos permita hacer reales los principios que promovemos, y que genere relaciones en las que todas las partes ganen.

Consumo Consciente y Responsable

El consumo responsable es una postura ética frente a las repercusiones de nuestros actos.

Cuando consumimos algo, cuando elegimos un producto sobre otro, estamos apoyando a tal producto, la empresa que lo produce, la forma de producir, las relaciones socioeconómicas que implica, los impactos ambientales que tiene. El hecho de ignorarlos o de desestimarlos, no nos exime de estar apoyando en acto todo lo que el producto implica. Las decisiones que tomamos la consumir, pueden hacer la diferencia, especialmente si no lo hacemos como individuos aislados, sino que lo hacemos como parte de diferentes comunidades en las que participamos, con otras personas que también apuestan a la posibilidad de cambiar las cosas desde las acciones concretas y cotidianas.

Cuando consumimos de manera responsable, antes de darle nuestro apoyo a un producto y todo lo que viene con él, nos hacemos una serie de preguntas, como por ejemplo: ¿Quién lo produjo? ¿De qué manera? ¿Qué consecuencias tiene el proceso de producción en la vida del planeta? ¿Quién se está beneficiando con él? ¿De dónde viene?

Al preferir hacer parte de La Canasta no solo te alimentas de una manera mas saludable y natural sino que estas tomando una decisión que implica que los procesos detrás de los alimentos se han realizado respetando los derechos de las personas, las comunidades y la naturaleza.