16 May

¿Por qué la alimentación saludable no es una prioridad para muchos?

Cada vez que vemos de cerca cómo las costumbres de consumo de las personas se mueven entre objetos de tecnología, ropa de marca, viajes, licores de marca, comida ultraprocesada, obsequios valiosos, juguetes y regalos para los niños, un buen colegio, vehículos, entre otros, nos preguntamos ¿por qué la alimentación saludable no es valorada como una prioridad? ¿Por qué los menús infantiles ofrecen la comida menos saludable? ¿Por qué no invertimos en la buena alimentación, como la base de nuestra salud?

Lo último que consideramos cuando consumimos es un estilo de vida sostenible y saludable. El mercado de consumo va acompañado de producción de basura constante, de desperdicio, de comida chatarra, de contaminación ambiental. De nuevo nos preguntamos ¿por qué no somos consumidores conscientes?

Te invitamos a reflexionar sobre esto y comunicarlo entre las personas más cercanas a ti, teniendo en cuenta que el consumidor consciente de alimentos:

–   Valora la producción agroecológica u orgánica de alimentos, por ser una forma sostenible de generar trabajo digno en el campo, de pagar un precio justo al productor, de producir alimentos limpios de tóxicos, de mejorar la calidad del aire, el agua y los suelos.

–   Entiende que el precio que se paga por un producto agroecológico valora el trabajo y el tiempo del productor durante el cultivo, cuidado, cosecha, post cosecha y/o procesamiento de alimentos, y que llega al cliente final con poco impacto al medio ambiente.

–   Sabe que un alimento agrícola convencional es en general barato en el mercado porque no se le paga un precio justo al productor y que los grandes comercializadores se quedan con los mayores márgenes al movilizar grandes volúmenes.

–   No negocia el precio del producto por su calidad e impacto sobre la naturaleza y los productores.

–   Comprende que los costos de producir un alimento contaminando el suelo, el agua y el aire los está asumiendo indirectamente el sistema de salud y el medio ambiente, los productores y otros. Pero, nadie en particular está asumiendo este costo. Si éste se incorporara en el valor del producto, sería más costoso un producto convencional que uno agroecológico. Es decir, que el consumidor consciente sabe que está pagando por un alimento que lo mantendrá sano a él, a su familia y al planeta. Es una prioridad en sus valores de consumo.

ALGUNAS SUGERENCIAS PARA UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Tips básicos para que nos alimentemos bien:

1.  Todos en la familia debemos comer frutas y verduras agroecológicas todos los días, los niños siguen las costumbres de sus padres.

2.  No a los ultraprocesados: cereales, jugos, harinas fortificadas, dulces, frituras empacadas, etc. Debemos preferir alimentos integrales y completos.

3.  Comamos en casa o alimentos preparados en casa.


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *