29 Mar

Presentes de cumpleaños imprevistos

Por estos días estamos festejando los 5 años del primer envío de La Canasta. Un lustro que se ha pasado volando y que a pesar de las dificultades, muestra sus frutos. Uno de ellos, son las canastas que prácticamente de manera ininterrumpida se han repartido a lo largo y a lo ancho de Bogotá cada semana. La continuidad y la sostenibilidad son uno de los grandes desafíos a los que nos enfrentamos cuando emprendemos este tipo de procesos. 5 años nos permiten asumirnos como un proceso estable y duradero, y aunque el aprendizaje es cotidiano, ya podemos presentar un modelo consolidado con un bagaje gigante de experiencias. De las buenas y de las no tanto.

Entre las primeras, y como hemos dicho mil veces, están sobre todo las relaciones que hemos creado entre las personas que hacemos parte de este proceso. Y precisamente de este aspecto de la construcción de la red es de donde recibimos la retroalimentación más bonita. Ayer nos llamó una productora que si bien nunca estuvo directamente vinculada a la red, ha hecho unos aportes invalorables. Ella, junto con su esposo, fallecido hace ya varios meses, trabajaron mucho en la producción agroecológica, especialmente de fríjoles. Esos fríjoles de colores que reciben en sus casas cada vez que hay cosecha, tienen su origen en las semillas que ellos recogieron, reprodujeron y luego repartieron. La situación hoy en día no es fácil, según nos contó la señora en su llamada. Fallecido el esposo, no le fue posible continuar con el proceso agroecológico en la finca. Por un lado, hay un problema de relevo generacional, quienes asumieron el manejo de la finca decidieron continuar con la producción “convencional”. Por el otro, conseguir los insumos necesarios para la producción agroecológica se ha vuelto cada vez más difícil. Ya no queda ganado, por ejemplo, que provea el estiércol necesario para hacer los abonos. La finca es demasiado pequeña como para tener los propios animales, por lo que la única opción es comprar insumos, y la situación económica no lo permite. No hay ningún apoyo para la producción agroecológica, por lo tanto no hay incentivos para convencer a quienes hacen agricultura convencional.

La Canasta 2013-07-24 008

Lamentablemente, no hemos encontrado la forma de poder dar apoyos en este tipo de situaciones, que se salen de las manos y que tienen que ver con algunos de los problemas estructurales del país. Sin embargo, pudimos decirle a la señora que su esfuerzo no había sido en vano. Que las semillas que con tanto amor cultivaron con su esposo, han echado raíces en otras fincas de la red. Que cuando quiera recuperarlas, allí estarán. Y eso, sin solucionar los temas de fondo, dio un poco de alegría, tal vez un poco de esperanza. Y ese el mejor regalo para quienes somos La Canasta.

Esta semana, te invitamos a probar nuestra receta de Molde de acelga y papa gratinadas


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *