02 Oct

¿Quieren conocer a Don Jorge?

Don Jorge en platanalesDon Jorge Bello es una persona muy importante en el proceso de La Canasta. Lo conocimos por el 2010, cuando andábamos experimentando con modelos de construcción de redes campo-ciudad. Desde esa época Don Jorge ha trabajado de la mano de La Canasta para que saquemos este proyecto adelante. Como dinamizador de la seccional Vianí de Agrosolidaria, hemos visto a Don Jorge hacer de todo: organizar asambleas, llevar las cuentas de la organización, coordinar siembras de tomate, criar peces, pasar proyectos a la alcaldía, organizar los pedidos de La Canasta, cocinar cuando vamos de visita a Vianí, hacer vino de naranja para aprovechar la cosecha, entre muchas más.

Don Jorge no solamente ha puesto de su tiempo y energía para hacer posible que en nuestras canastas de cada semana tengamos bananos, naranjas, mandarinas, ahuyamas o pepinos dulces. También ha puesto, y pone, su carro para traer los productos. Al principio, porque el pedido era pequeño y no valía la pena pagar un transporte para el traslado desde Vianí, que es bastante caro. Don JorgeEntonces Don Jorge coordinaba sus venidas a Bogotá con el pedido de La Canasta, y cargaba su auto, que valga la aclaración no es un carro de carga, con los productos. A medida que el pedido se fue haciendo más grande, el grupo de Vianí empezó a mandar los productos en el bus que pasa por la vereda a las 6 de la mañana. Pero el descanso de Don Jorge duró poco, porque los pedidos siguieron creciendo y el bus no trae tantas canastillas y lonas, así que ahora el grupo divide el pedido, una parte en el carro de Don Jorge y otra en el bus. Casi cada semana lo vemos llegar, siempre contento, siempre amable, siempre dispuesto a colaborar, y diciendo con una amplia sonrisa al despedirse “que esté contento/a”. Abre el baúl del auto rebosante de naranjas, los bananos a veces vienen en el asiento de atrás e incluso el asiento del acompañante, con su respectivo cinturón de seguridad, viene ocupado por un bulto de algún producto.

No podemos olvidarnos de Estela, su esposa, que lo apoya en esta tarea de crear otras formas de relacionarnos y de habitar este mundo. Personas como Don Jorge, y su familia, hacen que estos proyectos se vuelvan realidad, y que dé gusto hacer parte de ellos. Porque cuando las cosas no salen tan bien, cuando los resultados esperados no concuerdan con las obtenidos, cuando es necesario recargarse de energía, nada como ir a visitar a Don Jorge a Vianí, escuchar las historias de la vereda y comerse un pescado bien rico con un buen vino de naranja. Así sí vale la pena.

Diana nos compartió hace días esta rica receta de Creppes de espinacas y almendras que encontrarán en el enlace.


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *