03 Abr

Saludemos al Sr. Chiraco…

El camino se abre en la montaña. Hacia la derecha, un pequeño valle, que da paso a otra línea de montañas, cada vez más altas, cada vez más imponentes. Y al borde del camino, un arbolito sin demasiadas pretensiones. Sobre el camino, un niño, que al pasar por el arbolito inclina solemne la cabeza y dice: “Buenos días, Sr. Chiraco”…

Esta imagen no salió de una película animada japonesa, aunque bien podría pertenecer a alguna obra de Miyasaki, el director japonés que ha realizado tantas obras hermosas del cine animado. Lo recomendamos si aún no lo conocen. Esta escena es mucho más cercana, tenía lugar diariamente hace algunos años, cuando don Jorge Bello, su protagonista, era un niño que recorría los caminos de Vianí, Cundinamarca.

Paisaje en Vianí

La historia surgió en nuestra última visita a la vereda, mientras caminábamos hacia la finca de Virgilio. Ahí, al costado del camino estaba ese arbolito sin muchas pretensiones, pero con unas hojas extremadamente urticantes. Don Jorge nos contó que la clave para evitar su efecto irritante era no dejar de dar el correspondiente saludo al Sr. Chiraco, el arbolito en cuestión. Así que saludamos al sr. Chiraco y seguimos nuestro camino.

Cuando llegamos a la finca de Virgilio, lo encontramos atareado en su nuevo cultivo. Estaba estrenando las nuevas terrazas que con bastante trabajo construyó durante 20 días, con el fin cuidar el suelo en un paisaje de pendientes muy pronunciadas. Entre el rastrojo que también fue dejado para proteger el suelo, Virgilio plantó arvejas, habas, mazorcas, plátanos, papayos, yucas, arracachas, ahuyamas y fríjoles. Con este trabajo, Virgilio está diversificando cultivos y sembrando alimentos, ahora que tiene la oportunidad de contar con una red de apoyo como La Canasta que asegura la comercialización de sus productos. Es una forma de atenuar la dependecia del café y de los vaivenes de su comercialización.

El camino nos llevó también hasta la finca de don Jorge Méndez, otro vecino de la vereda e integrante de la red La Canasta que está apostando por la incorporación de otros cultivos. Está preparando el terreno para sembrar pimentón combinado con fríjol, entre los plátanos, los mangos, los aguacates y los cafetales de su finca. Y está esperando la fase de la luna adecuada para hacerlo, porque tiene muy claro sus efectos en los ciclos de las plantas.

A la vuelta saludamos nuevamente al Sr. Chiraco. Y agradecimos a don Jorge por haber compartido esta historia, y por habernos dado un pedacito de magia. Ahora ya sabemos, siempre hay que saludar al Sr. Chiraco.

Esta semana tenemos unas ricas berenjenas que pueden probar en esta Salsa de vegetales para pasta.


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *