19 Ago

Sandra y Beatriz, unos se van otros regresan

Normalmente estas comunicaciones son para que las familias que reciben las canastas en la ciudad conozcan más sobre las historias de las familias que producen sus alimentos en el campo y alguna que otra historia sobre el complejo trabajo de la agroecología, entre otros temas. La Canasta 2012-12-09-020Hoy queremos sin embargo hablar un poco sobre los amigos de La Canasta en Bogotá, es decir, todos y cada uno de ustedes. Gracias a ustedes esta semana estamos trayendo del campo productos agroecológicos, frescos y sanos para sus familias, gracias a que cada uno de ustedes tomó una decisión de consumo responsable, hoy casi 30 familias en el campo pudieron vender su producción en un espacio de comercio justo, donde tienen voz y voto. Hoy, gracias a cada uno de ustedes un sueño se hizo realidad, muchos sueños en realidad si sumamos lo que representa La Canasta para cada persona que la conforma.

Para quienes están ensayando por primera vez, es importante que sepan que este es un espacio donde se construye una revolución desde el acto cotidiano de comer y que eso implica compromisos y ajustes en la vida de cada uno. Hay algunas personas que nos han acompañado en este trayecto desde hace varios años y han ajustado su manera de comprar y de comer a los ritmos de la tierra y en solidaridad con familias campesinas que quieren vender en una lógica diferente. Muchas de estas personas, como Sandra y Beatriz, han asumido un compromiso de compra regular, es decir, se han matriculado para recibir una canasta cada semana o cada quince días y han asumido con creatividad la llegada de las acelgas y la cebolla larga a sus casas. Hoy una de ellas se va pues su familia cambiará de lugar de residencia y no queremos dejar pasar la oportunidad de darle las gracias por su entusiasmo y apoyo en estos años. Gracias a personas como Sandra y Miguel quienes quieren construir algo distinto para sus hijos, existe todavía una canasta en movimiento. Gracias también a personas como Darwin, Ruth, Beatriz y Xabier, quienes regresan para darnos ánimo y recordarnos que aún hay mucho por hacer y que contamos con amigos al otro lado de este papel y esta ciudad para construir este sueño compartido. Nos gusta pensar que La Canasta es una Red de amigos en el campo y la ciudad y por esa razón nos damos esta licencia de emotividad. Gracias por creer en La Canasta, acompañarnos y regresar.

Acá seguimos convencidos que comiendo podemos cambiar muchas realidades. Si ven las noticias de este fin de semana van a encontrar que salieron los resultados del Censo Agrario, los resultados son lo que nos imaginábamos, mucha pobreza, falta de acceso a servicios, dependencia de cadenas viciosas de mercado con intermediarios inescrupulosos, en fin, nada nuevo y mucho trabajo por hacer, para cambiar esa realidad, todos podemos y debemos aportar.

Esta semana, los invitamos a probar una receta de Salsa de yogurt con pepino cohombro y yerbabuena


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *