30 Sep

Seco, seco, seco

Así está el campo en gran parte del país. La situación es triste y preocupante. Es difícil describir lo que hemos visto en las últimas semanas al visitar varias fincas de nuestra Red. Ver surcos de acelgas, lechugas, espinacas y otras tantas hortalizas donde Jairo y Judith totalmente achiladas y cansadas de recibir tanto sol y nada de agua es triste y nos hace sentir maniatados.

Hortalizas sufriendo donde Jairo y Judith

Hortalizas sufriendo donde Jairo y Judith

Hace un par de semanas estuvimos por la zona de Anapoima y La Mesa y hacia donde mirábamos, solo veíamos pastos, arbustos, cultivos y árboles amarillos y cafés, secos por el calor y la falta de lluvia. Al otro lado de las montañas en el valle del río Sumapaz, la cosa no es tan impactante, porque el páramo de Sumapaz todavía está distribuyendo sus aguas a esta cuenca. Pero esto no quiere decir que la cosa esté tranquila, pues las quebradas también se están secando. Para quienes tienen la bendición del agua corriendo por su finca, pueden regar algunas matas un poco para ayudarlas a sobrevivir el calor. Pero incluso teniendo algo de agua, la situación es complicada, pues algo de riego no suple las necesidades acumuladas de hidratación de los cultivos.

Donde Jairo y Judith se están muriendo muchas matas, incluso con el poco riego que les pueden dar de la quebrada que pasa por su finca. Las gallinas de Mario y Ana, y también las de Judith no ponen sino la mitad de huevos que ponían hace un par de meses. Los naranjos y mandarinos de la finca de Wilson y Mélida en El Boquerón ya no dan más frutos. La cosecha fue corta y con menos frutos que normalmente y de menor calidad, como ustedes se han podido dar cuenta. No hay agua para que las mandarinas y naranjas salgan robustas y jugosas. Vienen un poco blandengues pero de buen sabor, eso sí. La situación con los cítricos es parecida en Vianí, donde ya no quieren mandar más naranjas, porque no logran conseguirlas  de óptima calidad.

Y más arriba en el altiplano, en Subachoque, la cosa no es más alentadora. ¡En el último par de semanas les han caído tres heladas! La combinación entre falta de lluvias, soles intensos, viento y heladas es cruel con los cultivos. La oferta de las fincas de Subachoque ha bajado considerablemente y nos dicen que si la cosa sigue así, no saben si tendrán mucho para ofrecernos en las próximas semanas.

Pero son estas situaciones extremas las que nos llevan a pensar sobre lo que podríamos hacer para contrarrestar estos eventos en el futuro. Quienes han sido suficientemente precavidos, y han tenido el espacio y sobre todo, los medios, tienen reservorios de agua, que en estos momentos son claves para que los cultivos sobrevivan. Ahora el reto es que cuando pase esta sequía empecemos a prepararnos para la próxima. Y mientras tanto, esperemos que venga octubre con sus muchas lluvias!!!!

Esta semana los invitamos a preparar Chips de papa pepina, de arracacha y de remolacha


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


One thought on “Seco, seco, seco

  1. Pingback: Nosotros y La Naturaleza | La Canasta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *