07 Dic

Trabajando el fin de semana

Este fue un fin de semana de trabajo para el equipo de La Canasta. Como cada semana, nuestro trabajo del fin de semana empezó el viernes en la tarde cuando empezamos primeros procesos para la canasta de la siguiente semana. Empezamos por registrar los pedidos de los comensales matriculados y contactar a todos los grupos de productores para que nos cuenten qué productos y cantidades tendrán disponibles para ser cosechados a principios de la semana siguiente.

De esa manera, al final del día tenemos la oferta completa de toda la red de fincas y la mayoría de los pedidos para la siguiente semana. Luego, el sábado temprano, terminamos de registrar los últimos pedidos recibidos el viernes (y el par de pedidos que normalmente entran el sábado de quienes olvidaron o no alcanzaron a hacer el pedido el viernes). Luego viene lo difícil, escoger los productos que van a ir en las diferentes canastas y combos, para luego pedir estos a las fincas.

Paralelamente, mientras Rosalba y Claudia hacían estas tareas para la canasta que reciben hoy, Daniel salía hacia la finca de Judith y Jairo en Agua Bonita con un grupo de personas, algunas comensales de La Canasta y otras, personas inscritas para la visita y almuerzo que estaba organizada por BogotaPopUps.

Almuerzo-Judith

Como siempre, las visitas a las fincas son un aliciente para seguir adelante con nuestra tarea. Cuando alguien de nuestro equipo va a alguna de las fincas, se charla mucho con las familias anfitrionas con respecto a los cultivos y a los pormenores tanto en las fincas como en la comercialización en la ciudad. Son momentos muy importantes y de estrechar los lazos cada vez más. Claro está que cuando a esta ecuación se le suman comensales de La Canasta y otros visitantes, los avances en estrechar lazos entre el campo y la ciudad son mucho más grandes.

Es una gran alegría poder estar presentes durante las visitas, cuando por ejemplo Judith muestra sus dotes culinarias y nos deleita con ricas e innovadoras preparaciones. También es bonito ver a Jairo guiando al grupo y contando cosas nuevas para la mayoría de los presentes. Es reconfortante ver como los visitantes nos llenamos de aire puro y aprendemos sobre el día a día en una finca y comprendemos lo importante que es esta labor campesina que está tan lejos de nosotros en la ciudad y que nos queda tan difícil comprender desde nuestras casas.

En fin, fue un día en el cual creemos que todos los presentes aprendimos mucho y conocimos a otras personas nuevas y a otros con quienes habíamos interactuado antes.

Y el trabajo continuo el domingo cuando Rosalba y Daniel fuimos a visitar el renovado punto de venta de ARAC en la plaza de mercado de Subachoque, quedando muy felices al ver la aceptación que había tenido el relanzamiento y lo felices que estaban muchos de los miembros de ARAC.

Los invitamos a probar esta rica receta: Guiso de acelga y cubio


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *