02 Dic

Tratado mata cumbre

Este podría ser el titular de las noticias de estos días, en los que se está desarrollando la Cumbre del Cambio Climático de Paris.

Quisiéramos ser más optimistas y decir que estamos esperanzados con los acuerdos a que se llegue en esta nueva Cumbre. Quisiéramos pensar que, después del fiasco de Kyoto, de Copenhague, ahora sí los países del mundo, especialmente los que más emisiones de gases de efecto invernadero producen, ante las evidencias de la amenaza inminente de un desbarajuste monumental del clima que no tenemos mucha idea de lo que pueda generar, ahora sí van a estar dispuestos a tomar las medidas que sean necesarias para mitigar el daño, que para evitarlo ya es un poco tarde.

Pero mientras esperamos los resultados de esta Cumbre, encontramos que los Tratados de Libre Comercio siguen proliferando a lo largo y ancho del globo, y que los intereses económicos de los sectores más concentrados de la economía siguen primando sobre la evidencia de la amenaza eminente del desbarajuste monumental del clima que parece no hay intención ni siquiera de mitigar. En un artículo muy interesante, la organización GRAIN –www.grain.org– analiza cómo la proliferación de estos tratados implica básicamente una profundización del modelo de desarrollo que nos ha traído hasta acá. Uno de los elementos más importantes es el rubro alimentario. Se calcula que el modelo agroalimentario basado en la industrialización de la producción, la utilización de fertilizantes de síntesis, la extensión de la frontera agropecuaria con la consiguiente deforestación, así como toda la cadena de transporte y comercialización, es el responsable por más o menos la mitad de la emisión de los gases de efecto invernadero-GEI. Otros estudios hablan de un tercio. En todo caso, la producción de alimentos es fundamental para mitigar el proceso de acumulación de los GEIs. Sin mencionar que la forma de producción agroecológica es una forma no sólo de emitir menos gases, por su menor dependencia de combustibles fósiles, su no uso de fertilizantes de síntesis, su aumento de la biomasa en los suelos, sino que incluso permite capturar CO2. Por eso desde Vía Campesina no se cansan de repetir que la agroecología, que implica campesinado, es capaz de enfriar el planeta.

Botas y azadon

En este punto nos preguntamos entonces, ¿Quiénes tienen verdaderas intenciones de actuar frente al cambio climático? ¿Los poderes que se reúnen en Paris? ¿O los campesinos y campesinas que apuestan por la agroecología y las personas de las ciudades que se organizan y cambian sus modelos de consumo y apoyan a esos campesinos y campesinas? ¿O las organizaciones que se pelean la defensa de los territorios? En síntesis, tal vez los titulares de las noticias deberían enfocarse en otro lado…

Esta semana los invitamos a probar esta fresca receta de Ensalada de zanahoria, pepino, apio en yogurt


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *