24 Ene

Un sentido homenaje al “profe”

Hoy queremos escribir sobre el profe Ernesto Barón, quien falleció el pasado fin de semana…

Conocimos al profe desde antes que La Canasta fuera una realidad. El profe fue unos de los miembros de ARAC, la Asociación de productores en Subachoque, que nos abrió las puertas de su casa, de su huerta y de su corazón desde que nos conocimos en una de las reuniones de ARAC en La Conejera en La Pradera, cuando empezábamos con las canastas solidarias y asimismo cuando empezaban los asociados de ARAC a formar su organización. Esto fue hace unos 7 años o más y durante todo este tiempo solo tenemos imágenes del profe sonriendo e irradiando tranquilidad.

Como si supiera que íbamos a ir a las reuniones, cada vez que asistíamos a éstas, al final se nos acercaba el profe con algún detalle de su huerta, bien fueran un par de lechugas, unos duraznos, unas ciruelas o cualquier otro detalle para compartir con nosotros. El profe vivía en su finca entre Subachoque y La Pradera en una casa llena de calor humano y vegetal porque tenía una especie de solar una veranera que crecía por gran parte del espacio y nos hacía sentir muy a gusto.

Según entendemos el profe no era profe, pero se ganó ese cariñoso apodo, pues los niños de la vereda iban a su casa frecuentemente y el les ayudaba con las tareas de la escuela. Esto muestra la clase de persona que nos dejó, alguien dispuesto a compartir y ayudar en lo que estuviera a su alcance y alguien que siempre daba un aire de positivismo a cualquier conversación y reunión donde estuviera presente.

El profe tenía una huerta con varios frutales como durazno, ciruela y manzana y nos deleitaba con estas frutas en sus cosechas. También cultivaba hortalizas de distintas clases, tenía panales de abejas y un pequeño invernadero donde hacía lo posible por sacar tomates y otros productos difíciles de cultivar en el frío clima de la zona.

No necesariamente hay una relación directa, pero esta semana nos mandaron unas ricas ciruelas multicolor de la finca de Inés y Gaby que nos recuerdan mucho al profe. Por sus problemas de salud, en los últimos meses no había podido participar mucho en la Asociación y afortunadamente otros compañeros lo ayudaron un poco con su huerta y hace unas semanas todos sus compañeros de la Asociación trasladaron la reunión semanal a su casa para que el pudiera asistir a la que fue su última reunión de ARAC. Nos contaron lo feliz que lo hizo esto y celebramos que su segunda familia hubiera tenido ese bello gesto de solidaridad y cariño con un hombre que creyó en la ARAC desde sus inicios.

¡Gracias profe por todas las enseñanzas!

Esta semana sugerimos esta preparación: Crema de apio con cubio


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *