27 Jul

Unas van, otras vienen

Este último año ha estado lleno de sobresaltos en el sector de los alimentos. Por un lado, el niño nos trajo una sequía sin precedentes. Luego vino el paro agrario, seguido por el paro camionero. Hoy ya podemos hablar de esos sucesos mirando hacia atrás aparentemente. No obstante, las secuelas de estos hechos se sentirán todavía por un rato.

Quienes participan en La Canasta desde hace un tiempo, seguramente se habrán preguntado por qué dejamos de mandar los ricos tomates cherry que tradicionalmente hemos incluido en nuestras canastas. La buena noticia es que esta semana pudimos volver a incluirlos y esperamos que los disfruten mucho.

La Canasta 2012 - Karen 089Los tomaticos cherry que nos llegan vienen de la finca Pura Vida en Cachipay. De ellos también viene gran parte de la espinaca y los rábanos de hoy. En principio íbamos a recibir granadillas también, pero una granizada las dañó el domingo y nos tocó echar mano a la generosa cosecha de cítricos para reemplazarlas.

La producción en esa finca está hasta ahora recuperándose del verano, que no les hizo posible sembrar casi productos por un rato y es un par de meses después que empiezan a recuperar su producción habitual.

El caso de los tomates que nos mandan de Santa Sofía en Boyacá en cambio es diferente y casi que no conseguimos tomates para incluir en los mercados. Paradójicamente, un producto tan esencial en la dieta de la mayoría de nosotros es muy difícil de cultivar con producción agroecológica. Es un producto muy dependiente del agua y muy frágil y eso hace que sea muy susceptible a ataques de hongos y otros animales. Como secuela de la sequía, hay una temporada sin producción en Santa Sofía. Afortunadamente, nuestra amiga Isabel ha tenido suerte con este producto y nos ha dado una mano para poder ofrecerles tomates.

Como ven, de cualquier manera, los efectos del clima son diferentes de finca a finca, pero algo que si notamos es que si bien el impacto del clima si se sintió y se siente aún, las pequeñas producciones agroecológicas campesinas han sido más resilientes a las inclemencias del clima. Afortunadamente, durante todo este periodo hemos tenido suficientes productos para las canastas.

También podemos decir que La Canasta no sintió tanto impacto durante el paro agrario, pues las familias campesinas que hacen parte de nuestra Red no presentan los mismos problemas que otros campesinos. ¡Esto es un gran alivio para nosotros porque esta es una de las razones de ser de La Canasta!

Los dejamos con una rica receta compartida por Diana, que a su vez aprendió de su mamá: Receta de Torta de Calabaza


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *