01 Feb

¿Ya conocen a Judith y a Jairo?

Quienes han tenido el placer de ir a alguna de las visitas a su finca, o a uno de los almuerzos de BogotaPopUps, o que han confluido con ellos en alguna de las reuniones de La Canasta, seguro darán fe de las grandes personas que son Judith y Jairo.

Ambos nacieron y crecieron en la misma vereda en Villarica, Tolima. Judith se acuerda de que se conocían desde que ella era muy niña, que iban a la misma escuela. Luego, ella fue al pueblo a hacer el bachillerato y se mudaron de vereda. No fue sino hasta más adelante cuando se ennoviaron. Judith tenía 15 años y Jairo 20. Después de vivir algunos años en Villarica, se fueron ya con hijos a Bogotá, donde empezaron con ventas ambulantes de mandarina y terminaron teniendo un “líchigo”, una tienda donde vendían mercado en Suba. En 2002, el campo los volvió a llamar y compraron su finca en Aguabonita, cerca de Silvania.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ambos campesinos, crecieron en fincas y vieron a sus papas y abuelos cultivar la tierra, pero principalmente en tierra caliente. En su finca, los primeros meses fueron complicados porque tuvieron que aprender mucho de cultivos de clima más frío y también conocer la tierra que tenían. Judith nos cuenta como al principio no se hallaba. Arreglaron la casa de la finca, y fueron aprendiendo “dando tumbos” hasta que se fueron adaptando y aprendiendo.

Cultivar orgánico fue siempre el sueño de Judith, recordando a su abuelo y a su papá. Al principio, e incluso hoy en día, los vecinos los tildan de locos por no echarle químicos a la tierra. Pero gracias, en parte a La Canasta, ellos tienen el 100% de su producción agroecológica. Si bien sigue siendo un reto y las cosas no son fáciles, ambos están convencidos y orgullosos de su finca y sus cultivos.

Judith es la que prepara todos los insumos que utilizan para sus cultivos, porque como ella misma dice, la tierra le devuelve a uno, lo que uno le dé, o en otras palabras, las matas le devuelven a uno, como uno las ha tratado. Por eso es clave alimentar la tierra y los cultivos con lo que necesiten para que estos se den mejor.

Judith y Jairo se complementan muy bien. El es muy emprendedor y trabajador y ella tiene mucho conocimiento de las técnicas agroecológicas. Ella va “guiándolo” por el buen camino y ayudándolo en la medida que las labores de la casa y la cocina se lo permiten y el va trabajando y cuidando los cultivos para cosechar alimentos sanos y diversos. Sus cultivos, como ella los llama son sancochos con varios productos, a diferencia de los conocidos monocultivos que abundan por todos lados.                                                       

Esta semana, nuestra amiga Pilar nos vuelve a deleitar con una receta de Ensalada frijolitos enguatilados


¿Quieres saber más sobre La Canasta?

¡Haz click aquí!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *