Chachafruto o Balú, el rey de las leguminosas - La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá
chachafruto o Balu

El chachafruto es un árbol originario de los Andes suramericanos. En Colombia crece entre los 1400 y 2400 msnm y alcanza hasta 8m de altura. Se siembra desde semilla o estaca y empieza a producir después de 2 años, generalmente. Luego de que aparecen sus flores de color naranja escarlata y caen sus pétalos, del mismo lugar comienzan a aparecer las vainas de color verde, muy pequeñas al inicio, pero después de 1 mes llegan a crecer unos 30cm en promedio, incluso llegan a crecer hasta 55cm. Produce vainas durante todo el año y dentro de estas crecen unos granos con cáscara café o rosada de pulpa blanca que alcanzan hasta 5cm de longitud.

Es una leguminosa que alcanza una vida útil hasta de 50 años. Tiene el más alto contenido de aminoácidos frente a las demás leguminosas (arveja, fríjol, habichuela, habas). Es un árbol multipropósito, pues como leguminosa aporta nitrógeno al suelo y produce alimento para humanos y animales. Un solo árbol de chachafruto es capaz de producir toda la proteína requerida por un adulto en un año. Sus hojas y cáscaras se pueden usar como alimento para aves de corral, ovejas, cerdos, vacas, peces. Ayuda a reforestar cuencas y también se puede usar como cerca viva.

En algunas partes de Colombia es reconocido como un alimento que da larga vida a las personas. Hay una historia muy bonita, que narra en su libro el profesor Luis Enrique Acero, donde describe como un anciano indígena de la comunidad Ingana del Putumayo cuenta que el “sachaporoto” salvó de la hambruna a su comunidad por dos temporadas, una en 1910 y la otra en 1915, pues por las adversidades del clima no pudieron cultivar maíz ni fríjol, pero en cambio los chachafrutos resistieron y siempre dieron vainas.

Este súper alimento nativo fue muy abundante en zonas cafeteras colombianas, especialmente cuando se cultivaba mayor cantidad de café de sombra. Ahora nuestra tarea es recuperarlo en los cultivos y en la mesa. Su consistencia es suave como la de una nuez. Es muy nutritivo y versátil a la hora de prepararlo. Se pueden elaborar platos salados, tipo guiso, salteado, en chips, mezclado con verduras u otras leguminosas, salsas o hummus y también postres, como malteadas, natilla, torta o esponjado.

La receta de la semana es Hummus de chachafruto