Clima cambiante y calidad de los alimentos | La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Login

Register

Login

Register

“Como es conocido por todos los que habitamos la sabana de Bogotá, en los últimos días hemos tenido fuertes cambios en el estado del clima y se han evidenciado heladas, lluvia torrenciales e inclusive días muy secos y calurosos. En redes sociales se han viralizado fotografías hermosas por los efectos de la nieve o hielo en el paisaje y al mismo tiempo fotos divertidas de muñecos de nieve. En realidad esto debería alarmarnos, aunque parezca bonito o divertido, el frio o calor que caracterizan nuestras temporadas de lluvia o sequía, son cada año más intensas y corresponden a los efectos secundarios del calentamiento global. Es preocupante sobre todo porque los cambios son cada vez mayores, o más frío o más calor y esto genera sus consecuencias por supuesto en el sistema agroalimentario de La Canasta.

Muchos se preguntan por qué en las últimas semanas no hemos tenido calabacines amarillos o fresas; esto se debe a las heladas. Las heladas han quemado las plantas menos resistentes al frio o más expuestas en Usme rural, en donde se producen estos alimentos para nuestra Red. Sin embargo, a pesar de la pérdida, los campesinos sufren menos el impacto de la helada por tener huertas en condiciones de gran biodiversidad, las fincas han sufrido de manera que se han quemado todas las plantas de estos alimentos. Por otro lado se han evidenciado cambios significativos en la calidad de los productos, un ejemplo de esto es como han crecido en tamaño en cuestión de días, los calabacines en la Vega. Debido al fuerte calor crecieron tan rápido que al ser cosechados se pensaría que están viejos por el gran grosor pero en realidad es que no habían completado el ciclo natural para ser cortados antes.

Otro alimento que ha sufrido bastante las consecuencias del clima cambiante es la mazorca, hemos visto como han llegado de las fincas en diferentes grados de maduración y esto se debe principalmente a que las plantas aunque son sembradas al mismo tiempo, unas se maduran, otras no y algunas simplemente se pasan de maduras; esto nos lleva a compartirles la siguiente receta para aprovechar el alimento que por razones naturales se ha pasado pero que no queremos que termine en la caneca de basura, sino que sea aprovechado y consumido y así valorar las arduas labores campesinas.”